Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C S Á B A D O 27 D E O C T U B R E D E i9o6. PAG, 7. EDÍCION i. Yo he leído la carta del Bajá á sus subordinados, á quienes refiere que el ángel Gabriel ha dicho á un santón que vivan alerta con las asechanzas de los cristianos, especialmente de los franceses concluyendo el escrito con este versículo del Koran: ¡Oh, creyentes! combatid d vuestros vecinos infieles; que hallen en vosotros enemigos implacables; acordaos de que Alah está con quien le ieme. i ¡Si los medios que se quiere emplear en nuestra empresa de África han de ser pacíficos, estos datos demuestran que no son los de la vecina República los más llamados á llevar la dirección de la obra. El fenómeno psicológico de la antipatía existe entre marroquíes y franceses, siendo peligroso, como oportunamente indicó un periódico de Madrid, que España vaya en este asunto descaradamente del brazo de Francia. Aunque son exagerados los temores de la última de estas naciones, y á veces aparezcan interesados, no cabe duda que esta empresa europea, proyectada en Algeciras, ha de costar sangre y algunas inquietudes entre las grandes Potencias, pues á medida que los framesis hacen más público su afán de poseer en Marruecos, están de más perfecto acuerdo los alemanes con el Maghzen, para desbaratar en un momento todo el maquiavelismo que se traen aquí los primeros. Una carta de Fez asegura que el Sultán al recibir á la Embajada alemana, que ya había salido de regreso para Tánger, dejó de ser el despótico amo y señor para manifestarse protegido. Alemania es país grato al Maghzen; Alemania es esperanza y confianza del reinado de Abd- el- Aziz. Y tan vivo resulta el ciego egoísmo de los franceses que ignoran los peligros que rodean esa labor suya de procurar conflictos en busca de inmediatos provechos. La ceguera siempre es funesta y en esta ocasión hay que repetir con Mahoma: ¿Todos tos males proceden de la ignorancia, y sin embargo, hay un mal peor, el de ignorar uno su ignorancia. El egoísta es hermano del ignorante, que no fija la atención en lo que sucede en torno suyo m en lo que otros oreparan. GUILLIRMO SÁNCHEZ CABEZA Tánger, 21 Octubre 1906. del Gobierno el nombramiento de una Comisión, formada de representantes de todas las regiones y asesores técnicos, á fin de que ella estudiara el asunto de Iss admisiones temporales y lo resolviera. Se solicitaba también en la proposición que una comisión de asambleístas visitara al ministro de Hacienda, á fin de que procediese lo antes posible al nombramiento de la Comisión citada. Apoyó esta proposición el Sr. Ugalde y manifestó que si no era aprobada por la Asamblea, los representantes de Cataluña se retirarían. Se opuso á la pretensión de éstos el señor Salillas, porque era volver á los procedimientos viejos de comisiones, oficiales y porque la Asamblea se había reunido para defender los intereses de una representación nacional fuerte y no para solicitar ayuda de técnicos ni ase sores. Por ello pidió que fuese desechada la pro posición de los catalanes. El Sr. Ugalde insistió en sus manifestacio nes, porque los elementos en cuyo nombre ha biaba no habían tomado parte en los trabajos preparatorios de las sesiones, y, por lo tanto, no podían someter sus intereses á una Asamblea así constituida. Nosotros, dijo, no queremos sólo la imparcialidad; buscamos la equidad; ¿y quién nos dice que las conclusiones de la Asamblea no han sido preparadas de antemano? y afirmó que no asistiría á ninguna reunión convocada por harineros catalanes. El Sr. Estores, representante del Centro Hispano- marroquí de Barcelona, dijo que habían presentado la proposición aludida por estar convencidos de que, para resolver un asunto de tal importancia, era necesario oir á la Administración y á las Juntas consultivas. I os catalanes se van. El Sr. Salillas, para rebatir los argumenmentos de los catalanes, dijo que, cuando se trató de la organización de la Asamblea, pidieron una audiencia al ministro de Hacienda los representantes de varias regiones, para comunicarle su propósito, y que el Sr. Navarro Reverter les contestó que le parecía muy bien el pensamiento, porque la Asamblea podría servir de orientación al Gobierno. Luego si éste es el primer trámite del asunto, siguió diciendo, jpor qué no ha de querer discutir las razones que expongan unos y otros, si el objeto de la Asamblea no es el de tomar aquerdos, sino el de armonizar los intereses de las regiones para llegar á una solución satisfactoria? Trató el presidente de aclarar conceptos y de convencer á los representantes catalanes; pero éstos, no sólo no se convencieron, sinc que se marcharon del salón. El presidente de la Diputación de Salamanca, Sr. González Domingo, afirmó que Cataluña no se había retirado de la Asamblea, porque continuaba en el salón el verdadero representante de Cataluña, el vicepresidente de Is Diputación de Barcelona, Sr. Homs. Y en vista de esto pidió que ennezaran Jas deliberaciones. I a verdadera representación. El Sr. Homs se lamentó de que los harineros catalanes se negasen á tomar parte en las deliberaciones, y de queesto fuera causa de que los agricultores españoles no llegasen á conseguir una solución satisfactoria, unidos en fraternal abrazo. Yo he venido aquí, añadió, sin prejuicio de ninguna clase; he venido á escuchar, á recoger impresiones, para llevarlas después á la Corporación que represento, para que ésta resuelva. Y tengo empeño en hacer constar que la Diputación de Barcelona quiere, sí, que su provincia prospere y se engrandezca, pero sin perjudicar á las demás regiones, sin que su triunfo lo logre á costa de éstas, á las que desea iguales prosperidades, para que la Nación se haga más fuerte, tanto como los buenos patriotas desean. El Sr. Homs fue objeto de una entusiasta ovación y se oyeron muchos ¡vivas! á España y á Cataluña española. Hablaron luego los Sres. Valverde y Chaves y después comenzaron O I Tumulto y confusión. El efecto producido por estas palabras fue de indignación. Todos los representantes de las demás regiones se levantaron increpando al Sr. Ugalde por las palabras que había pronunciado y que juzgaban ofensivas. La confusión fue tremenda. Las voces y las frases de protesta no dejaban oir los campanillazos del presidente. Por fin se restableció el orden. El presidente rogó al Sr. Ugalde que retirase las palabras últimas que había pronunciado; lo hizo así el Sr. Ugalde, agregando que no había tratado de molestar á nadie, y Gigue el debate. D. Abilio Calderón, diputado á Cortes y representante de la Cámara de Comercio de Patencia, usó de la palabra para consumir el primer turno en contra de la proposición presentada por los harineros del Norte de España. Desechó la representación que se atribuían los harineros catalanes. Se llaman, dijo, representantes de Cataluña, y esto no es exacto, y quiero aclarar este punto, porque hay empeño en hacer ver que están encontrados Jos intereses de Castilla y los de la citada región. Son los señores á que me refiero representantes de Jos fabricantes de harina, no de Cataluña, y su representación se limita á 29 fábricas, enfrente de 14 millones de habitantes. Añadió que en repetidas ocasiones habían solicitado los referidos harineros, de los agricultores castellanos, discutir el asunto referente á las admisiones temporales, y que en virtud de sus deseos se había acordado la celebración de la Asamblea. Aquí hemos venido, continuó diciendo, invitados por ellos y, ¿no es inaudito que ahora no quieran discutir, por fines que todos alcanzamos? Calificó de colmo la petición de Cataluña al pedir que el Poder central nombre una comisión para que resuelva el asunto de las admisiones temporales, siendo así que la Asamblea lo puede solucionar más á satisfacción de todos y con mayor facilidad buscar la armonía entre los intereses de unos y otros. Pidió que fuese rechazada la proposición ASAMBLEA DE AGRICULTORES O a j o la presidencia del Sr. Llórente comen zó ayer, á las diez y media de la mañana, la segunda sesión de la Asamblea de agricultores y fabricantes de harinas, en el salón de actos del Ateneo. Cuando iba á ser leída la Memoria del Centro Castellano, el S t Ugalde, de la Sociedad de harineros del Norte de España, formada por 29 fabricantes, en su mayoría catalanes, dijo que si no se leía antes una proposición que habíi n presentado á la Mesa, no tomarían parte ellos en las deliberaciones. Contestó el Sr. Salillas recomendando la disciplina y que, como estaba acordado el orden que había de seguirse en el despacho y examen de los asuntos, no se podía admitir intransigencias. El Sr. I barra, de Sevilla, manifestó que la Asamblea se había organizado para tratar de asuntos de agricultura y no se debía referir la discusión á las admisiones temporales exclusivamente. Rogó á la presidencia que fuese aceptado este criterio, y lo fue. I a proposición de Jos catalanes. Luego se leyó la proposición presentada por los representantes catalanes, en la cual se decía que no habiendo intervenido ellos en la organización de la Asamblea ni en la redacción del cuestionario, y no pudiendo ser, por lo tanto, firmes y ejecutivos los acuerdos que entonces se tomaron, se hacía preciso solicitar I as deliberaciones. Comenzó á discutirse la solicitud presen tada al Gobierno por el harinero catalán don Juan Pascual Costa, pidiendo el establecimiento de la admisión temporal para los trigos y harinas. Hablaron en contra los Sres. Calderón, Chaves y Escudero, y como la hora fuese ya muy avanzada, el presidente suspendió la discusión para continuarla hoy. EN SUS JUEVES habla Gedeón esta semana de los asuntos políticos de actualidad, con la intención y el ingenio de costumbre. El número del popular semanario que se publica el domingo, es muy ameno, muy movidito y muy oportuno.