Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 26 DE OCTUBRE DE 1906. PAG. 4. EDICIÓN i. no hay en España quien sea más eminente que Dávíla... ¡Mirémosle con la lente que en nuestro poder tenemos... De fijo le encontraremos, á más de emi, promi- nente. ¿No ha de asombrar con la ciencia que su volumen pregona, quien nos ofrece en persona la más amplia prominencia... Yo también he discutido su talento culminante, mas ya ha llegado el instante de declararme vencido... ¡Que al arrojar la doctrina fue en su cabeza guardaba, de demostrarnos icaba que es un hombre que culmina! ¡Con cuánta desenvoltura, con qué hermosa y buena fe nos hizo D Bernabé donación de su lectura... En su tribunita erguido, con su sniforme flamante y con un gesto arrogante 3 e cabeza de partido, sin dejar punto ni coma nos leyó todo el proyecto que ha causado tanto efecto lo mismo en Madrid que en Roma. ¡Se elevaba entre el montón enorme de sus papeles... ¡Qué lástima de laureles... 1 ¡Qué elocuente campeón... Su figurita redonda- -si bien un poquito fatua- -tomaba un aire de estatua para adornar la rotonda... Con sus gemelos, algunas de las ilustres señoras que se pasan horas y horas sentadas en fas tribunas, le miraban sin cesar con la atención que conviene... Cosa que, en verdad, no tiene nada de particular... ¡Y con el mismo cariño le miraban los varones! Se notaron intenciones de gu tar ¡ole mi niño! Me uno al coro general y sigo su ten con ten... ¡Porque me parece bien que no ¡e parezca mal... Y repito entusiasmado la palabras que le brindo á ese Bernabé, tan lindo como radicalizado: Pese á la siniestra kábila que del genio se moquea, no hay en España quien sea más eminente que Dávila. -Gil. POLÍTICA RECREATIVA á kábila U N BOMBO Pesedel la siniestramoquea, que genio se saciar sus perversos instintos, la emprendió á bofetadas con el viejo, al mismo tiempo que le decía que iba á darle tantos golpes como años contaba. El medidor, única persona, fuera de los dos borrachos que acompañaban á Tomás, que podía impedir que éste continuara abofeteando á Juan, intentó hacerlo; pero antes de interponerse entre ambos, había recibido el anciano una cuchillada, que á los pocos días le causó la muerte. Detenido y procesado por este crimen Tomás González Mora, ayer compareció en la Sección cuarta de la Audiencia. Es sano, robusto, fuerte... Viéndolo no puede pensarse en su delito sin sentir profunda indignación. Relata el hecho atribuyéndolo al vino, pues asegura que no se dio cuenta de lo ocurrido hasta el día siguiente. Los testigos tampoco lo explican ni dicen algo que, fuera de la embriaguez, atenúe el delito. Hoy informarán los forenses para que el Jurado pueda saber si se trata de un loco, como afirma el defensor, Sr. Luque, ó es sencillamente un alcohólico vulgar, como suponían ayer muchos de los que le vieron. El fiscal acusa á Tomás, considerándole autor de un delito de homicidio, con la atenuante de embriaguez y la agravante de ejecutar el hecho con desprecio del respeto que, por su edad, merecía el agredido. UN PASANTE do ciertas sonrisas en la tribuna diplomática, donde un enviado de la Nunciatura había escuchado la lectura. ai ira bien qui rira te derntert, dijo el conde, y desfiló hacia el salón de Conferencias. PJNJONES S O B R E Varios impor LA LEY t a n t e s políticos expresaron en los pasillos su opinión sobre el proyecto leído. El Sr, Nocedal, esclavo del chiste, como Maura de la frase, hizo varios, el última poco grato á uno de los sentidos corporales al decir que á proyecto de tantos artículos transitorios, adicionales, etc. le faltaba uno definitivo y único. El Sr. Salmerón teme que el proyecta no llegue á ser ley; le encuentra radical, pera hallaba más práctico el programa de Moret, que ofrecía la libertad de cultos. También D. Melquíades Alvarez encuentra preferible la reforma del art. i J deAn Cons. tí- tucíón, para que el Estado, soberano y laico, legisle sin tutelas sobre todas las materias. Cree también que el proyecto no pasará, porque un Estado que se declara católico no puede invadir funciones privativas de la Iglesia. El Sr. Barrio y Mier juzga la ley osad injusta, indefendible. La combatirá resueltamente, pero sin obstruccionismos. El Sr. Maura se reservó su opinión hasta estudiarla detenidamente. En el campo ministerial produjo el proyecto un efecto de inexplicable sorpresa. Habíanse sentido dudas de que el proyecto llegase á ser leído y de que fuese tan radical. La presentación y el texto era ya una realidad que desvanecía las incertidumbres sin dar tiempo á un juicio definitivo. La nota era, pues, de desconcierto. AGRICULTORES Y HARINEROS LAS NEGOCIACIONES CON ALEMANIA A yer llegaron á Madrid los comisionados alemanes, encargados por su Gobierno de negociar con España un Tratado de conercio. La comisión la componen los señores siguientes: Koerner, director del negociado de Política comercial del ministerio de Negocios Extranjeros; Johannes, jefe del negociado de Asuntos de España del mismo ministerio; Blau, funcionario del ministerio de Hacienda; Müller, del de Agricultura, y Lusensky, del le Comercio. TRIBUNALES L CRIMEN DE UN El día 14 de EneBORRACHO TM d tual, poco después de las ocho de la noche, penetró en una taberna de las Ventas- del Espíritu Santo el anciano Juan Dombriz. Pidió una copa al dependiente del establecimiento, y cuando, conversando con él tranquilamente, llevaba poco más de un cuarto de hora, entraron en la taberna tres sujetos. de mala catadura. Uno de ellos, Tomás Gonzálezj Mora, que í or lo visto, y usando una frase vulgar, tiene mal vino, dirigióse al inofensivo anciano y le preguntó de buenas á primeras los años que tenía. Setenta y dos he cumplido, contestó al beodo el interrogado; pero... No terminó la frase Juan Dombriz, porque Tomás, que en su borrachera necesitaba una persona en quien. A yer mañana se verificó en el Centro Caste llano la sesión preparatoria de la Asamblea nacional de agricultores y fabricantes de harinas. A propuesta del Sr. Muñoz Chaves, repre- 1 NTR 1 GAS Y CA- Mientras se votaba en lón de se sentante de Cáceres, formarán parte de la B 1 LDEOS- eI s? los pasilloss T e fla a en de Mesa definitiva los individuos de la Comisión Cámara había gran revuelo entre la gente poorganizadora. Fue aprobada por aclamación la candidatura lítica. Los ministros se reunían en el despacho del siguiente: presidente del Congreso. Era la tercera vez Presidente, D Victoriano Llórente. Vicepresidentes: D Rafael Salillas, D Ja- que se reunían durante el día. Se llegó á hablar de crisis. Se decía que el cinto Orellana, D Enrique Benito Chavarri, D Esteban Angresola y D Miguel Loren- Sr. Dávila quería marcharse, disgustado con la frialdad de la mayoría. Se suponía también zález. Vocales: D Ruperto Martínez Checano y que las primeras dificultades las había encontrado el Gobierno al tratar de designar la CoD. Cándido Forres Cabrera. m sión para el dicho proyecto. Secretario general, D. Jesús R. Coloma. El Sr. Barroso, indicado para presidirla, Vicesecretario, D Alvaro López Núñez. Se eligieron además cuatro secretarios de no aceptaba. Un colega había dicho que por no darle ptacet el Sr. Montero Ríos. actas y diez de publicación. Pero el Sr. Barroso aseguraba que no había Las sesiones se verificarán desde hoy, á las visto al Sr. Montero Ríos ni tenía para qué diez de la mañana, en el Ateneo. verle. Así nos lo dijo. Es lo probable que no por imposición del presidente del Senado, gran amigo del Sr. Barroso, sino por consideración á esa amistad y teniendo en cuenta que el Sr. Montero Ríos no es partidario de dicha ley, haya rehusado el ex subsecretario de 1 A LEY DE ASO- La lectura de este Gracia y Justicia ja presidencia de la citada Comisión. C 1 AC 1O NES P y P y to a tt El caso es que el Sr. Barroso no aceptó el tampoco a la mayopuesto y que la reunión de los ministres en la ría. Los diputados ministeriales que la escuPresidencia del Congreso á última hora tuvo charon no se dignaron tributar un aplauso á por objeto designar un nuevo presidente, re su autor ó autores. JFué un succes destime cayendo la designación en el Sr. Francos Ronada más. dríguez. Y que á la mayoría no se la ha olvidado Clare es que de algo más se habló en ese cómo se aplaude, pruébalo el hecho de que aplaudió con calor á Canalejas y á Moret cuan- Consejillo, y la prueba es que á la salida el gedo hicieron el elogio fúnebre del daque de Al- neral Presidente se mostró como pocas veces expansivo y resuelto, modóvar. Sentía ganas de aplaudir. Pero no Estoy satisfechísimo, decía, de la marcha las sintió después de oír la lectura del señor política del Gobierno. Se me tacha de visionaDávüa. Terminada aquélla salió á los pasillos el rio, y dando pruebas de mi fe, he traído á las ministro de Gracia y Justicia á inflamar los co- Cortes obra liberal para que la mayoría, que es razones. Ponderó el triunfo obtenido por el liberal, la discuta, la mejore y la apruebe. El que no lo entienda así, que haga! o que quiera, Gobierno por la mañana. menos dificultar la marcha del Gobierno, que Se le advirtió que la lectura habiVproduci- INFORMACIÓN POLÍTICA