Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 25 DE OCTUBRE DE 1906. PAG. 7. EDICIÓN 1 caímos tan bajo, ni caímos cíe tan alio; y, sin embargo, ocho años después de las senáas catástrofes, nosotros estamos como la nuestra nos cogió; Prusia habrá recobrado todo lo peídido, incluso el prestigio militar; habrá castigado duramente a! que la había ofendido; y, lo que impoita más, habrá sentado sobre solidas bases el porvenir de su vida nacional. llegar aqui muchos A Ipaisanos pronunciaránmilitares y bastantes un nombre: ¡jScharnhorstü Es cierto; el plebeyo oficial de Artillería hannoveriano fue el que dio en tierra con las cosas y los hombres anacrónicos en el Ejército prusiano; el que expulsó déla organización militar los errores y prejuicios que Is amparaban de gloriosas tradiciones, de hechos y victorias realizados y obtenidas por el gznio, por la perseverancia, por el valor; no por esos errores y prejuicios, sino á pesar de ellos, ó por la mayor suma de ellos que debilitaban á los adversarios; el que redujo á la impotencia á los hombres que personificaban esos errores y esos prejuicios, á los Mollendorf, á los Brunswick, á los Kalkreut, á los Rüchel, á tantos mas, malvados los unos, imbéciles otros, pedantes los menos malos. Y no ayudó á Schar- RECEPCIÓN CELEBRADA AYER EN PALACIO. SALIDA DEL ELEMENTO MILITAR Fot. Asenjo. I apartadas la que ha de contraer matrimonio con el Príncipe heredero. Y sólo cuando se anuncia al bravo pueblo de Corea que ya está enchiquerada la Princesa, pueden los hombres y las mujeres continuar sus amores interrumpidos y casarse cerrando el paréntesis. -XXX. UN REFORMADOR MILITAR ILUSTRE 1 C 1 4 de Octubre cumplió el siglo, en la His tona, la fecha de la doble batalla de Jena y Anerskaedt, ei la que se hundió de un modo súbito, y al parecer irreparable, el prestigio miljtar de la Monarquía prusiana, con tanto trabajo, habilidad y genio cimentado por Federico Guillermo y llevado a su apogeo por Federico el Grande. Con el Ejétcito cayó el Estado prusiano desde la altura de gran Potencia europea al bajo nivel de Potencia secundaria por extensión, habitantes y recursos, y por añadidura con su independencia hipotecada á una deuda, que la hacía mayor cuanto mas de ella se pagaba al implacable acreedor. Lo que á nosotros nos sucedió en 1898 no tiene punto de comparación con aquello; ni nosotros LA RECEPCIÓN DE AYER. LOS OBISPOS EN LA PUERTA DEL PRINCIPE Fot. Goñi. nhorst en su espinosa tarea ni el prestigio guerrero de un Blücher, ni la posición política de un York, ni siquiera la aureola popular del bravo Schill, el héroe guerrillero de la patria alemana. Scharnhorst, cuando pieparó la transformación del Ejército Viejo y carcomido da Federico el Grande en el Ejército sano y vigoroso de Sadowa y Sedán, no era más que un sabio, un pensador elocuente con la pluma, de escasa palabra, y de una modestia en el consejo que grandemente le perjudicaba. No atesoraba en su hoja de servicios lauros marciales, y cuando ante él se abría el camino de U gloria militar, fue mortalmente herido en la baUlia de Lutren. ¿Cuál es el secreto del éxito da un oficial plebeyo, extranjero, de poca graduación, sin historia militar? Digámoslo en pocos renglones, y para que entiendan los que tengan entendederas. Ccharnhorst sabía lo que saben pocos milita res, ó si lo saben lo olvidan en la practica: que la fuerza militar de un país no es un fenómeno autonómico, independiente, sino que es un producto especial, una fracción especialmente modelada de la fuerza social, y que si i ésta es poca en una nación, poquísima será la I otra; si él no hubiera aprendido esto en sus lí- ELEA 1 ENTO O V I L Y OFICIAL QUE ASISTIÓ A LA RECEPCIÓN DE AYER Fot. Asenjo.