Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 24 DE OCTUBRE DE 1906. PAG. 7. EDICIÓN 1 A B C EN MARRUECOS Tánger, 20 Octubre 1906. cos extranjeros, con especialidad The Times, de Londres, expresan en razonados escritos su extrañeza porque no hayan dado señales de actividad Francia y España en lo relativo á la organización de la policía en Marruecos, misión que les fue encomendada por las potencias signatarias del Tratado de Algeciras. En efecto, próximo el día en que han de ponerse en vigor todos los acuerdos de esa Asamblea, causa inquietud que aquellos países euro- L A POLICÍA MIXTA Muchos periódi- ser solamente españoles, no tenemos e. n contra más que ¡as costumbres fanáticas é incultas de los marroquíes. Pero en otros en que es preciso compartir la dirección con los franceses, además de la espinosa dificultad apuntada, se encontrarán con otra no menos grave, en mi concepto, que es la de resultar asociados los oficiales de la vecina República y los nuestros, en cuanto á la finalidad de sus funciones, á pesar de hallarse separados, como lo estarán en realidad, por sentimientos distintos. Diplomáticamente, en lo oficial, España y Francia, en lo que se relaciona con el Norte de África están identificadas por un mismo sentimiento; pero en el terreno de los detalles, los franceses en Marruecos no sólo contrarían ran vivir prevenidos contra las asechanzas de los europeos interesados en ser los únicos dominadores de Marruecos. Si los oficiales españoles que vengan á Ma ¿rruecos son escogidos e ilustrados y si no influye en sus nombramientos la política de compadrazgo que en nuestro país todo lo prostituye, ese puñado de hombres harán más beneficios á la patria que todo un ejército. No olviden esos oficiales que desde el día en que empiecen á cumplir su cometido, se deben á la humanidad en general y á la patria en particular. Sus torpezas serán causa de) anatema del mundo entero, porque los intereses que han de defender pertenecen á todos los países. GUILUMO SÁNCHEZ CABEZA EL SUCESO DE ZARAGOZA TMTJERRO DE D. JUAN PEDRO BARCELONA, VERIFICADO ANTEAYER CON ASISTENCIA DE MAS DE 1 S. 000 PERSONAS Fot. Lete. peos, más ansiosos en establecer la paz y la tranquilidad individual en Marruecos, procedan ahora con una parsimonia inexplicable. El asunto déla Policía, desde que fue iniciado por Francia, ha venido siendo objeto de íazonaroientos que, afortunadamente, la prujencia de unas naciones y el desinterés de otras suavizaron en Algeciras. Ahora que no falta más que llevarlo á la práctica, bueno es que nuestro Gobierno, antes de elegir los oficiales encargados del mando de ese Cuerpo, medite sobre la importancia y trascendencia de la misión que se les encomienda y escoja oficiales cultos, prudentes y que posean un patriotismo tan arraigado como discreto. En aquellos puntos donde los jefes nan de á los moros, sino que discrepan en cuanto á nuestros procedimientos respecto de ellos. Las casas de banca francesas acreditadas en Tánger son indulgentes con sus compatriotas, procurando á su comercio toda clase de facilidades, mientras que con los españoles emplean una violencia incalificable que los coloca en graves aprietos. Sirvan estas indicaciones como previsoras para que los oficiales españoles que han de figurar en la Policía marroquí se den cuenta del cargo delicadísimo que van á desempeñar. Van tener enemigos por todas partes, los unos ded- rados, y los ottos, que son los más temibles disfrazados. Tendrán que luchar con la franca indignación de los marroquíes y debe- NUESTROS GRABADOS ntierro de D Juan Pedro Barcelona. E Nuestro corresponsal en Zaragoza nos comunicó extensa noticia del entierro de don Juan Pedro Barcelona, víctima de su duelo con Várela. De lo imponente de la manifestación, ya descrita, da perfecta idea la fotogra fía aue hoy reproducimos. la apertura de Cortes, verificada ayer, y como complemento de la información escrita, insertamos fotograde Cortes. Aperturaseparado reseñamos Por