Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES sS DE OCTUBRE DE tgctó. PAG. 7 EDICIÓN 1. i pítales que, por gracia divina, como dijo el otro, están edificadas en las proximidades de grandes ríos, los cuales son factores principales de la importancia de aquéllas. El humilde Manzanares, en su modestia, harto hace con fertilizar la vega que atraviesa, con suministrar el líquido elemento necesario á la limpieza de nuestras ropas, y con arrastrar, revueltos en su mezquino caudal, los detritus de la villa y corte. Pero ¿cuántos madrileños, de los que se quejan de la fealdad de nuestra campiña, han se guido las márgenes del aprendiz de río desde el puente de ¡os Franceses hasta El Pardo siquiera? ¿Cuántos han apreciado las bellezas del hidrópico riachuelo que desliza su corriente- -vamos al decir- -pot entre jaras y encinares, fertilizándolos con la linfa algunas veces clara, hija de las nieves del Guadarrama vecino? ¡Qué pocos conocen la histórica pradera del Corregidor, hermosa alameda, antaño paseo de moda y punto de cita de la elegancia madrileña, y hogaño lugar de esparcimiento de Menegildas y soldados de todas armas! ¡Qué pocos aprecian en su verdadero valor los encantos de las arboledas centenarias de la Moncloa y la Florida, que nada tienen que envidiar al extranjero! Y cuenta que no quiero ponderar las magnificencias de la Sierra de Guadarrama porque me concreto á señalar sólo los paseos próximos á nuestras casas, aquellos adonde podemos trasladarnos á pie ó con exiguo gasto. Que, entre paréntesis sea dicho, si la sierra vecina distase de París, Londres ó Berlín, el mismo trecho que el que de Madrid la separa, estaría convertida hace luengos años en inmenso parque poblado de hoteles, sanatorios, fondas y V V Ve vu 1- i SY 1 s. y v í EL CANCILLER PRINCIPE DE HOHENLOHE, CUYAS MEMORIAS HAN PRODUCIDO SENSACIÓN EN EL MUNDO POLÍTICO (De The Giaphic. -Hombre, no hay pero que valga, échala en vinagre. -Oye, que no hay por qué despreciarla; ella tendrá lo que quieras, y la podrás poner faltas, y me dirás que no abriga, y lo que te dé la gana; pero la pones embozos nuevos, trencilla bordada, un forro y una esclavina, y un remiendo que la falta, y dime si no te queda una verdadera alhaja. -Hombre, está bien; si á tu prima la enjabonas bien la cara, y la pones cuatro muelas, y seis dientes que la faltan, y la corriges el modo de hablar, que paece que maya, dime tú si no te queda en vez de un cabo de vara que es hoy, una Fornarina ó una bella Tortajada. Qué cosas te traes, Canuto, pa que yo te olvide; vaya, dame seis plumas por ella! ¡Ahora no te doy ni agua! -Mira que el invierno es crudo, mira que ese Guadarrama va echando las pulmonías por Madrid, á la rebata; mira que tiés que arroparte, si quieres salir de casa. -Pus m arropo con el gato, que tié la melena larga, ú m arropo con mi suegra, que es de abrigo, y Santas Pascuas. AMTONIO CASERO EL TENIENTE DE NAVIO FRANCÉS MR. FEPOUX, COMANDANTE DEL SUBMARINO LUTIN PERDIDO EN BIZERTA Fot Universel Photo. casinos y á ella se llegaría, en cien trenes, en breve tiempo y mediante poco coste. Tampoco quiero hablar de las posesiones regias, tales como la Casa de Campo y El Pardo, en donde hay que entrar con tarjetas que facílita amablemente el Patrimonio. Ni del Parque del Oeste, todavía no terminado, aun cuando en camino de realización. Se me preguntará la razón por la cual la mayor parte de nuestros convecinos limítanse á pasear en el Retiro, ahogado ya entre casas que rodean casi todo su perímetro, ó á discurrir por el Prado, Recoletos y la Castellana más para lucir galas y trenes que con el sano propósito de respirar aires puros, y ello obedece á diversas causas. La Moncloa, la Florida, la Pradera del Corregidor están descuidados, sucios; el polvo que llena sus paseos sofoca s los que á ellos van en coche y ahuyenta á los peatones; no existen bancos donde reponer las fuerzas antes del regreso. Esto de los bancos constituye un problema insolubie. El Municipio coloca en los paseos y calles de alguna importancia asientos de madera y hierro, de piedra natural ó artificial, pero como hay transeúntes aprovechados que cargan con el hierro y la madera, y otros que rompen la piedra, legítima ó de imitación, sin duda en venganza de no podérsela llevar, resulta que el Ayuntamiento se cansa de costear á los más una comodidad de que los menos son indignos. En vez de castigar con mano dura á los que se apoderan de lo ajeno ó á los que destrozan aquello con que no pueden lucrarse, como era lo justo, natural y procedente. E. M. MADR 1 LEÑERIAS Madrid está desprovisto de paseos... Los alrededores de la corte son horribles... El campo en que la coronada vilU está enclavada es tan árido como las estepas manchegas... Estas frases que á diario escuchamos, porque MR. G E O R G E S CLEMENCEAU, NUEVO se encuentran en boca de todos, ¿son justas? Claro está que no hay motivo para que que- PRESIDENTE DEL CONSEJO DE MINISramos asemejarnos á otras más afortunadas caTROS DE FRANCIA Fot. Rol. VULGARIZACIÓN CIENTÍFICA XIV. LA CARNE (Continuación. omposición química. Prescindiendo de detalles, bien podemos decir que la composición química cualitativa de todos los tejidos animales es idéntica, pues que en todos encontramos albuminoides (compuestos semejantes á la clara de huevo) diversas materias minerales y agua; es necesario, sin UESTROS PASEOS C