Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C- MARTES 23 DE OCTUBKH UE 1006. PAG. 6. EDICIÓN 3. j aion hasta Eí Pat- uo, regresan o á la corte J anochecer. Hoy llegará, en el sudexpreso, S. A. la infanta doña Isabel. fuá expuesto al pújjlicoel cadáver, encerrado- en una modesta caja. A las cuatro se organizó la comitiva funeDre, en medio de gran confusión, producida por la extraordinaria aglomeración de gentío. Llegaban incesantemente comisiones de los Centros republicanos con banderas y estandartes, coronas de los Casinos, de la familia, de los periodistas, de las redacciones de los periódicos, comisiones de republicanos de Huesca, del Arrabal, de Uncastillo, y numerosos amigos particulares del finado. El féretro fue Jlevado á hombros hasta el cementerio. H. iy que consignar que el trayecto es de más de siete kilómetros. El orden del cortejo era el siguiente: el féretro en primer término, luego los representantes de la Prensa, de los partidos federal y de Unión republicana, los librepensadores, los obreros y el público en general. La manifestación de duelo era grandiosa y la aglomeración tar enorme que no se podía avanzar. El gentío se apiñaba, se estrujaba disputándose el llevar el féretro. En el paseo de Santa Engracia y en la calle del Coso había multitud inmensa; los balcones estaban completamente repletos de gente que se descubría con respeto al pasar el féretro, cuyas cintas llevaban e diputado republicano Sr. Isabal, D. Alberto Casañal, como periodista, don Mariano Gracia en representación de Cavia y el concejal Sr. Gastón. Era ya anochecido cuando llegamos al cementerio, cuyas avenidas estaban tomadas por la muchedumbre. Muchas mujeres subieron andando. Al dar tierra al cadáver hubo mucnos que sufrieron síncopes y desmayos. Casañal pronunció un elocuente discurso á la memoria del infeliz compañero; Isabal ensalzó las virtudes cívicas de Barcelona, y pidió á los creyentes una oración por el eterno descanso de su alma, y á los no creyentes un recuerdo; Lloré, de la Juventud federal, dio gracias á los concurrentes por su asistencia al acto y por la abnegación que habían demostrado llegando hasta el Cementerio. La manifestación se disperso con el mayor orden, invadiendo los coches y los tranvías. Para el regreso de tos manifestantes se habían adoptado grandes precauciones, situando en el trayecto fuerzas de policía, déla Guardia civil y del Ejército; pero todo fue innecesario, pues han predominado temperamentos de prudencia. Várela, á quien acabo de ver en la cárcel, está abatidísimo Al entierro han asistido más de i5.ooo personas y muchas se han excusado por medio de cartas, por el carácter civil de la ceremonia. Dícese que Várela ha encargado que se di gan misas por el alma de Barcelona. -Gay JACET 1 LLA RIMADA. V LA CAP 1 TA DEL -dueño, decididamente, ¿cuánto pides por la capa? -Dos duros. -Por ese p la del señor Mendizábal. ¡No te aceróles, Canuto, porque esa te viene ancha! ¿Pero qué se trae la tuya pa esas desigencias? -Nada, una tontería. -Dilo. -Hombre, no me da la gana, si he de ser sincero. -Entonces á qué vienes con retahilas, y diciendo que esa prenda es una prenda acabada que la heredaste de un tío, y que la vendes por causas ajenas al hambre? -Mira, no me toques á la miaja de puchero que uno tenga á bien de comerse, y calla, y fíjate bien, si quieres, fíjate antes de apreciarla, fíjate en ese peluche! ¡Qué peluche, si está caíval- ¡Pus cómprala un peluquín! ¡U pídele tú á tu hermana un bucle de los que lleva pegado con goma arábiga! ¡Mucho cuidadito, ninchi, que la familia es sagradal- ¿La tuya? ¡Baja el gatillo; eso sí que tiene gracia, y el que no está en Cartagena está en el penal de Ocaña, y la única señorita de que dispones en casa es un buñuelo de viento, y no es que quiera elogiarla! -Güeno, en resumidas cuentas, jqué das por ella? ¿Por cuála? -Por la pañosa. -Un mosquito, y no empieces como marras; si me la das, santo y güeno, y si no me la das, pata; me embozo con los faldones de una tevi que hay en casa, del suegro, que fue ispetor de la policía urbana. ¿Hace ú qué? -Vaya sí hace, pero es un frío que aplasta. -Pero, miá que eres gracioso, isóo ladrón! -iQue te propasasí- -Y si sueltas otro chiste te voy á poner la cara igual que un queso de bola, por fantoche. ¡Menos gachas! jMiá que te has vuelto valiente desde que haces la gimnasia y eres bombero! ¡Chkichi! ¡A mi, -Bragazat, sí no estás en los limazos, dame un cigarrillo, y calla, no la diñes por pastirs ¡primequi! -Ten la petaca y dame luego azotitos, y perdona. -Muchas gracias. -jY de la pañosa, qué? -Pus de la pañosa nada, que la des recuerdos. Pero... CONTRA EL DUELO a muerte del desgraciado periodista don L Juan Pedro Barcelona, ha hecho surgir nuevas protestas contra el duelo. Eí Jmparcial, en un notable articulo, hace ver que las responsabilidades de la catástrofe alcanzan á más que al autor material de esa muerte. Conformes con nuestro distinguido colega, volvemos á solicitar la intervención del ministro de la Guerra, para que por su parte haga lo que puede hacer, que es mucho, para restar tnedios de ejecución á esa costumbre. Precisamente en esa tragedia de Zaragoza median circunstancias que justifican, como en ninguna otra, la intervención del ministro para evitar que en Jo sucesivo se busque el concurso de los militates al concertar los duelos. Como, por otra parte, la Asociación de la Prensa también va á tomar una iniciativa encaminada á privar de publicidad á esas exhibiciones de la baratería caballeresca, las dos acciones juntas, la del ministro y la de los periódicos, conseguirían mucho en la obra que por deber de humanidad y por responsabilidad mota! es indispensable acometer. ATENTADO CRIMINAL 1 regresar hacr pocos días á esta corte un automóvil del marqués de M destrozó la capota, que venía alzada, con un alambre sujeto por sus extremos á los árboles del camino, que cruzaba la carretera. El chauffeur y dos servidores del propietatio del vehículo, que venían en el mismo, obseivarón que dos individuos emprendieron precipitada fuga por el campo al detener e- el automóvil. Este atentado criminal ha sido objeto de muchos comentarios y servirá seguramente para que Jas autoridades vigilen una carretera tan frecuentada por los automovilistas. ENTIERRO DEL SR. BARCELONA POR TELEFONO aragoza, 12, 8 n. Durante toda la mañana acudieron á la Facultad de Medicina numerosísimas personas, amigos y correligionarios de D. Juan Pedro Barcelona, para contemplar por última vez el cadáver de éste. 1 En los alrededores del edificio nutridos grupos comentaban el trágico desenlace del duelo Barcelona- Várela. A. la una de 1 a tarde comenzaron ios preparativos para la autopsia, que ha sido practicada por el médico forense Sr. García Burriel, auxiliado por los doctores Lozano, Ariño y Roche. El resultado de la autopsia ha confirmado él diagnóstico formulado por los médicos que asistieron á Barcelona; el proyectil disparado por Várela había perforado un pulmón, el hígado, el estómago y el diafragma, alojándose en el abdomen. La herida era mortal de necesidad. La muerte no ha sido producida por complicaciones, sino consecuencia inevitable del baJazo. AI tener conocimiento del resultado de la autopsia, el juez dijo: No necesitaba la diligencia; me bastaba saber que Barcelona había muerto del balazo que le dio Várela en la esoalda Desde las dos de la tardz aumento el gentío en los alrededores del edificio de la Facultad de Med cina. Tetrasnada Sa sr- ímisia á las tres de la tarde. Z Para borrar las manchas de tinta que caigan sobre las hojas de un libro o sobre un grabado, se disuelve en agua 60 ó yo gramos de permanganato de potasa que se empleará con una pequeña cantidad de ácido sulfuroso, como sigue: Antes de comenzar, se cuida mucho de mojar la hoja ó el grabado con agua clara; se seca luego por ambos lados con un papel secante y se opera en seguida, procurando que no pierda en absoluto la humedad. Se vierte el permanganato soüre la mancha y se deja hasta que la tinta adquiere un color mohoso muy pronunciado. Entonces se vierte la disolución de ácido sulfuroso que absorbe el permanganato y la tinta y se lava con agua clara. Se puede también operar en seco, pero es expuesto á que los ingredientes empleados dejen señales en el papel, mientra aue r sana no ln echa á perder jamás. D M ANCHASI N T AE T UNA IDEA DIARIA