Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Francisco Fernández Preciados, 14, ent. entrada por Gaido, 2 Esta casa tiene el gusto de participar á su dis tingiiida clientela haber recibido ya, en gran número, preciosos modelos envestidos de calley soirée, y una completísima colección en abrigos de mañana, paseo y gran vestir, en piel, terciopelo y encaje: la reorganización de sus talleres, bajo la dirección de dos muy competentesmodistosjdon Francisco S. Nebot y monsieur S. Masi, nos permite ofrecer también la confección sobre medida, en condiciones de perfección y prontitud realmente excepcionales! Suplicamos á las señoras honren nuestra casa visitándola, antes de hacer sus comprasr 1 fcz -í -i barrera de ifan Serénimo, 3 ¿MUEBLES DE 00 ASI 0 N? P l a z a d e l Ángel, 6. -Eli CENTRO t A GRANDES ALMACENES DE SALDOS 18, ATOCHA, 18, Principales SE SALDAN 4.000 Alfombras desde 2 pesetas una. EBITBAOA tíBIÍE 254 BIBLIOTECA DE A B LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS ¡Alto! -gfita empuñando su revólver, ¡Al primero que desobedezca le mato! jA las hachas todo el mundo! Y como todos saben que e! capitán es hombre capaz de cumplir su amenaza, se encaminan en busca de las hachas, renunciando á la huida. ¡Abajo el palo mesana! El buque, tumbado casi completamente, parecía pionto á desaparecer bajo el agua. Empiezan á resonar los hachazos, y Dien pronto el mástil cae con un crujido formidable y desaparece ai rastrado por una ola. Pero el barco continúa tumbado. ¡Abajo el paio mayor! La inminencia del peligro da fuerzas á los marineros, y en pocos minutos cae también el palo mayor, que va á perderse, como el de mesaría, entre las aguas. De todos los pechos se escapa un grito de alegría. El Godaveri, mutilado completamente, vuelve á su posición normal y sigue navegando arrastrado por el huracán. Se acerca la noche, la violencia del viento disminuye, el barómetro sube de 728 milímetros á 739. La esperanza renace en todos los pechos, y el capitán dispone que se dé á los marineros ración doble. De pronto, siéntese una sacudida terrible y el buque queda inmóvil. Al derivar, ha encallado en una roca á flor de agua. Un rugido de espanto sucede á los gritos de alegría, y se oye el grito lúgubre de ¡sálvese quien pueda! Por segunda vez tiene el capitán que emplear la amenaza para impedir que le arrebataran los botes. Y una vez logrado el efecto, tan tranquilo como si nada anormal ocurriese, en pocas palabras convence á los aterrorizados tripulantes de la locura que iban á cometer: -i- -Dejad á mi cuidado vuestra seguridad. Esperad que el mar se calme. Mañana sabré á qué distancia estamos de la costa, y si antes amenaza hundirse el buque, yo! mismo os aconsejaré que lo abandonéis. Confiad en mí. La situación, aun no siendo inmediatamente desesperada, no deja de ser terrible. ¿Resistiría el Godaventoda la noche el empuje de las olas? ¿Qué sucedería si se viese arrancado de pronto de las rocas, entre las cuales está encajado, ó si el casco cediera al empuje irresistible de las montañas líquidas. El capitán, que desde hacía veinticuatro horas no había abandonado el puente ni un minuto, se dirigió al camarote de la nieta del Dr. Síntesis para prevenirla que debía estar dispuesta para cualquier acontecimiento,