Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IÜAL DE BREA APLICACIONES PRACTICAS EL JABÓN DE BKEA, marca l a Gir a l d a no tiene rival ni sustituto para la limpieza del cuerpo. El cutis adquiere con su emplét) frescura, s u a v i d a d y transp a r e n c i a evitándose l o s s a b a ñ o n e s y las grietas en la cara y manos. Es el mejor producto que existe para conservar y realzar la belleza. Lavando con el J A BÓN 8 E B R E A á los niños, se les preserva de las escoriaciones, s a r p u l l i d o s costra l á c t e a y demás padecimientos análogos, tan frecuentes en la infancia. Para lavarse Para desinfectar la piel EL, J A B Ó N E BREA, marca L a Giralda, es de un uso indispensable todas las personas que estén al cuidado de un enfermo ó en contacto directo con un foco de contagio. Por sus altas cualidades- desinfectantes, la nel queda perfectamente i n m u n i z a d a de los gérmenes que son causa de graves y temidas dolencias. Para limpiar la dentadura E L JABÓN D E BREA, marca L a Giralda, pur inca el aliento y hermoséala dentadura, evitando las caries, el s a rro y las enfermedades dentales que tienen por origen el uso del tabaco Para emplearlo basta fretar el cepillo, humedecido con ana poca de agua, sobre la pastilla y pasarlo seguidamen te á la boca, en donde se forma un líquido espumoso que penetra en todos los huecos de la dentadura, sin alterar su e s m a l t e resultado que nunca ha podido obtenerse con los polvos y pasta dentífricos, que por limpiar r a s p a n d o concluyen por destruirlo. Para curar las enfermedades cutáneas Para layar la cabeza 13 L JABÓN E BIíEA, marca L a Giralda, debe ser usado diariamente por los niños y Ia 3 personas amenazadas de una calvicie prematura. Cqn su empleo des aparece la caspa y ser impide la caída del cabello Laeficaeia del JABÓN E B R E A está demostrada por penetrar en el cueJro cabelludo, haciendo desaparecer las causas que impiden la circulación de la savia que fortalece á la raíz. E t JABÓN E BREA, marca La Giralda, no sólo es un eficaz preservativo, evitándose con su uso las manchas de la piel, sean ó no herpéticas, los g r a n o s sarpullidos y las demás enfermedades cutáneas que tanto molestan y afean, -sino que á la vez posee propiedades curativas de primer orden para desterrar en poco tiempo las citadas dolencias. Para afeitarse E L JABÓN D E BKEA marca La Giralda, es el mejor producto pare afeitarse. Sus altaa cualidades balsámicas, que no poseí ningún otro jabón perfumado, le hacen irreemplazable para este uso. No q u e m a ni e s cuece j amás, por üelicado que se tenga el cutis, ablanda la barba y evita la salida de los barri líos y granos. De venta en las principales Farmacias, Droguerías y Perfumerías de España, Uliramar y Extranjero. Precio: 3 PESETAS LA CAJA con tres pastillas BIBLIOTECA DE A B C tOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS ¿De modo- -le dijo ella sonriendo- -que ya no vanÜíí á Singapoore? ¡Ay, no! ¡Con qué sentimiento lo dice usted! -Si estuviera solo no me apuraría; para usted la situación puede llegar á ser terrible. ¿Es absolutamente desesperada? -No, pero tiemblo viéndola á usted expuesta á las eventualidades de un naufragio en esta inhospitalaria costa, poblada de feroces malayos. ¡Qué remedio! Sufriré la suerte de todos. -Pero usted es una criatura, una criatura enferma y acostumbrada á todo género de comodidades. -No importa; hay que aceptar los acontecimientos tales y como son. Ve usted, hasta me parece que ya estoy bien del todo. Y si, como espero, termina el viaje sin otros perjuicios que las pérdidas materiales, no consideraré que ha costado mucho mi curación. ¡El abuelo es tan rico! Y como el oficial, estupefacto ante tan extraordinaria sangre fría, no responde ni una palabra, continúa la joven: -De modo que es cosa convenida ¿eh? Vamos á naufragar, á abandonar este pobre Godaveri. ¿Y cómo, diga usted, cómo se abandona un buque náufrago? -Todo está previsto. Cuando se dispone de algún tiempo, como nos ocurre á nosotros, se cargan los botes de provisiones, agua, armas, etc. embarcan primero los pasajeros, comenzando por las mujeres y los niños; luego los marineros, los más jóvenes antes, con el segunde de á bordo y el primer teniente. El resto de la tripula ción y el segundo teniente se embarcarán en el segunde bote y el capitán es el último que abandona el barco. ¿De modo que por mi condición de pasajera debo ir con mis sirvientes en el primer bote? pitan confiaba en tener treinta minutos de, plazo y el huracán no le dejó ni cinco. La situación del buque era comprometidísima; corría viento en popa con una velocidad de 14 nudos hacia la costa y sobre un mar alborotadísimo. La arboladura crujía de un modo espantoso, amenazando á cada instante venirse abajo. ¡Diez hombres al pato trinquete! ¡Diez nombres al palo mayor! ¡Diez hombres al mesaría! ¡Seis hombres á proa! Y desde aquel momento, sin interrupción, el capitán ordenando y la tripulación obedeciendo, prolongóse la maniobra febrilmente, sin descanso alguno. El capitán ha preferido conservar las velas bajas en vista de la gran cantidad de agua que embarca el Godaveri; pero pronto advierte que hay peligro y manda cargar la vela mayor. Por fin amanece. Un amanecer lívido, que apenas ilumina las olas color de plomo que se estrellan contra el buque. El mar se enfurece más todavía. La situación llega á ser intolerable. A cada momento parece que van á romperse los mástiles que quedan. ¿Qué piensa usted de esto? -pregunta Christian al segundo. -Que antes de media hora haoremos naufragado. -Eso mismo creo yo. De nuevo las órdenes del capitán disponen nuevas y febriles maniobras; pero la situación es insostenible y la catástrofe inminente. Sólo queda un sacrificio que hacer para prolongar la agonía del buque: desarbolarlo. ¡Preparad las hachas! -gritó el capitán. Y entonces, una docena de hombres, fogoneros, ayudantes de máquina, etc. greyendo que el buque va á hundirse, salen sobre cubierta y se precipitan hacia el bote grande dispuestos á echarlo al mar. Aauel acto de locura podía ser contagioso.