Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AÑO CUATRO. 648. CRONICA UNIVERSAL ILUSTRADA. 5 E MADRID, 22 DE OCTBRE. DE 1906. NUMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS que corría por el piso bajo, todo á lo largo de á Roma. Y entretanto va pasando el tiempo y la fachada; después he entrado en un vasto savamos viviendo, que es lo principa! lón- -un poco sombrío- -en que había una mesa- ¿De modo, Sr. Noceda! -he preguntado de billar y desde donde arrancaba la escalera yo resumiendo- -que usted no tiene plan ninpara subir á los altos de la casa; finalmente, á guno? través de una pequeña sala con pinturas anti- -Ninguno- -ha contestado el insigne ora guas, he penetrado en una espaciosa y clara bi- dor; -yo lo dejo todo á la ventura. blioteca. Y esta ha sido mi sorpresa. El señor El Sr. Nocedal es un adorador de lo impreNocedal estaba trabajando ante una larga visto. No es un hombre que prepara sus disí mesa, como las de los comedores de las fon- cursos y forma de antemano un plan; es un das, llena, repleta de papeles, libros, periódi- guerrillero, un tirador suelto, un gran polecos, apuntes. El sol entraba por las anchas mista parlamentario, en Una palabra. Su vida es ventanas; las paredes se hallaban cubiertas de el ambiente de la Cámara, y si en los anuarios arriba á abajo por estantes, y un pasillo volado biográficos de España fuera costumbre el pode madera daba la vuelta á toda Ja sala y faci- ner como en los ingleses, como en el Who s Who, litaba el acceso á los plúteos superiores. Atis- los deportes y pasatiempos con que se solazs baba yo aquí toda clase de libros, viejos y nue- el biografiado, aquí en este caso habría que vos, y había en el ambiente ese sello especial, consignar: J ecreaciones del Sr. Nocedal: el Parese aspecto indefinible que existe en las bibliolamento. tecas en que sS trabaja, y que no puede ser A. ZORIN imitado, contrahecho, por más que hagamos, en aquellas otras donde los cráneos no se inclinan jamás sobre los libros y sobre as cuartillas. j p s una desgracia repetida en la historia de! -Siéntese usted- -me ha dicho el Sr. No partido libera! y condenada por propios cedal aereándome uno d esos admirables siy extraños; pero desgracia, al fin, que adquiellones ingleses tan pesados en apariencia v tan re síntomas alarmantes en estos momentos en leves en realidad. Yo me he sentado v he expuesto el obieto que un Gobierno de ese partido adopta la arrogante actitud de realizar los compromisos de mi visita. -Lo que usted me pide- -ha comenzado di- mas importantes que tiene contraídos ante el país: junto á ¡o grarde de lo idea! surge para ciendo el ilustre parlamentario- -es para mí formar contraste lo pequeño de lo personal. muy fácil. Yo no sé lo que he de hacer en e Parlamento. Yo soy como un cazador que no Anteayer era el venerable marqués de la Vega tiene plan: cojo mi escopeta, me voy ai campo de Arraijo quien, mostrando su disgusto porque se ha prescindido de su parecer en la dey tiro á la pieza que salta. Dicen que el Gosignación de nombres para la Mesa de! Conbierno va á presentar una terrible ley radical; greso, puso al Gobierno en situación apurada. en ese caso creo que los conservadores son los Ayer es eí no menos venerable Montero Ríos que la han de combatir, y yo no tendré más quien se enoja porque los ministros no han acuque hacer sino presenciar desde la barrera dido á la estación á rendirle pleito homenaje. cómo se zurran unos y otros. Qué cosas tan trascendentales separan á veCuando el Sr. Nocedal acababa de pronunces á los prohombres de un partido que están ciar estas palabras, se ha abierto de pronto la obligados á dar ejemplo á la gente moza aje puerta de la biblioteca. ¿Quién es? -ha preguntado el insigne les sigue! A nadie puede extrañar, en verdad, esaj orador. susceptibilidades de tan conspicuos personajes. Se ha levantado prestamente y ha ido á la Los ancianos son como los niños: la menor puerta; luego ha vuelto diciendo: contrariedad ¡es irrita. -No es nadie: el Sr. Aire. Lo triste es que las agrupaciones ae aonv Se ha tornado á sentar y ha seguido dibres que se consideran con aptitudes para gociendo: bernar y con arrestos para dar satisfacción á- -La batalla hasta ahora te tiene perdida el Gobierno; los que han triunfado han sido los las necesidades de un pueblo, se resignen á caminar con andadores ó cogidos de ¡a mano de obispos. Los obispos han dicho ¡o que han querido, han protestado como han creído opor- hombres ilustrss, muy ilustres, de todos les méritos que se quiera, pero para la historia, tuno. ¿Es que quiere el Gobierno considerar como un triunfo la carta consolatoria del obis- no para el presente y menos para el porvenir. Lo desconsolador es que la ñoñez, los achapo de Tuy? Pasa con eso lo que con el Parlaques y el mal humor de la mucha edad cierren mento; un diputado vierte una especie dura, el paso á la juventud, y los alientos ele ésta haenérgica; todos chillan; el presidente le llama al orden, y el diputado dice: Señores, yo no yan de sometérsela los egoísmos de aquélla. Deberían reducirse á vivir dentro de su aü he querido ofender á nadie, pero mantengo los reola los hombres que, como Vega de Armijo, conceptos expuestos v nii criterio sobre el Montero Ríos y López Domínguez, han cumasunto. plido ya su misión histórica, porque mientras su E! Sr. Nocedal reía ai decir esto. influencia pese tanto en un partido que há me- -Pero el Gobierno- -he dicho yo- -dicen nester arranques juveniles, las cosas pequeñas, que llevará á las Cortes esa ley de Asociaciones. -Eso dicen- -ha replicado el Sr. Noce- muy naturales, por otra parte, de la decrepitud, dificultarán ¡a realización de las cosas grandes. dal; -eso dicen, pero ya verá usted cómo no ¡Paso á la vida! y que acabe de una vez en hacen nada. ¡Pero sí aseguran ahora- -ha exla historia política de nuestro país el baldón de clamado vivamente el ilustre orador á contique pueden caer los Gobiernos, obligados á nuación- -que el Gobierno va á enviar á Roma hacer grandes cosas, por la adjudicación de la ley! ¿Ha visto usted? Pasará lo que pasó una vicepresidencia ó por la omisión de un con Moret y lo que ha pasado siempre; todos saludo. quieren tocar el asunto, pero todos se salen oor la tangente diciendo que han de consultar MADRID AL DÍA tiempo Ü n domingohermoso, casi estival, yhizo que el fuese aprovechado disfrutado por todo Madrid. De los alrededores tuvo la preferencia e ¡puente de Vallecas, por la novedad del tranvía inaugurado ayer para el público. La animación fue extraordinaria, y puede afirmarse que corrió por encima del puente más morapio que agua por debajo y en el seno del impetuoso Abroñigal. Grande y sincero sentimiento produjo la noticia, llegada de Zaragoza, anunciando la muerte del pobre juan Pedro Barcelona, víctima de! tristemente célebre desafío, que tanto ha Jado que hablar. De nuevo surgirán ¡os comentarios y los anatemas, y de nuevo volverá Á olvidarse todo. Hay que conocernos. El mitin anticlerical celebrado por la mañana pasó inadvertido. Ni los ciudadanos Nerón, ni ios candorosos San Martín de la popular Sarzuela lograron sus propósitos. Al propio tiempo y no muy lejos del mismo sitio, SÍ inauguraba con gran solemnidad el lluevo Seminario Conciliar de Madrid Por la tarde, y casi por ía noche, porque sin iuz de! día, terminaron, hubo novillada en la Plaza, novillada en Tetuán y becerrada en las ntss. Nada más que tres fiestas taurómacas. Reuniones hubo varias: en el Colegio de Abogados, para discutir un proyecto de Montepío; en el Colegio de Sordo- mudos, distribución de premios y ios inevitables discursos... para recreo de los sordo- mudos. Sucesos de importancia: dos suicidios, uno de un cochero que se arrojó por un balcón y otro de un señor que para asegurar su intento se hirió con armas blanca y de fuego, y un choque de un automóvil con un carro, resultando una mida herida. Hubo protesta del público, y ss de suponer que del ganado mular. De política, ia llegada de Montero Ríos y las obligadas visitas de desagravio, porque á esperar al ilustre canonista no fueron más que sus deudos. Puede que le duela al Gobierno. LO DE SIEMPRE 6.3 4 I JQ JQI ON E, L SEÑOR La casa del Sr. Nomí NOCEDAL cedal ha sido paraFui una sorpresa. ayer mañana á ella; está situada á lo último de la calle de Velázquez; hay un profundo y grato silencio por aquellos parajes y ¡a crestería azul dal Guadarrama se divisa á lo lejos. Tiene la casa del Sr. Nocedal un jardincillo delante, cerrado por una alta verja de hierro; he hecho sonar la campana y ha aparecido el portero. v- ¿El Sr. Nocedal? -he preguntado. -No está- -ha dicho el portero. ¿A qué hora está en casa? -No tiene hoia fija. Esta última frase, en el tecnicismo de los porteros quiere decir: El señor no recibe d cualquieta ni á cualquier hora. He dejado mi tarjeta y he sabido en el coche para marcharme; pero apenas había traspuesto la esquina, cuando el portero ha venido corriendo á llamarme. Entonces he vuelto y he entrado en la casa. He visto primero una breve y ancha escalinata de á blanco; luego una galería de cristales