Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BC. JUEVES i8 DE OCTUBRE DE iao 6. PAG. S. EDIGION JULIO VERNE va á erigir en París SeVerne. El oportuno yuna estatua á Julio clásico comité funciona ya, organizando diversos medios para aumentar la suscripción iniciada. Uno de estos días, el teatro del Chatelet dará una representación solemne de Miguel Strogoff (nuestra Guerra santa) en cuya interpretación tomarán parte los mejores comedianfes de París, y sucesivamente se irán poniendo en práctica otros muchos proyectos para recau- dar fondos. En estos tiempos de estatuomania frenética, realmente no podía faltar el monumento á Yerne, que, en honor de la verdad, se lo merece más, mucho más oue tanto grande hom -y- íes la evolución de todo un Arte, el autor de los Viajes extraordinarios, reemplazando la tizona por el compás, y la cimera del casco por la brújula y el sextante, saltó desde los Polos al Tchad, del Cáucaso al Hudson y dé Australia á Pekín... Sus amores eran castos, su intriga elemental y, sin embargo, el interés de sus páginas extraordinario. Cuarenta años antes de la construcción del primer submarino recorrió 20.000 leguas bajo los mares; apenas perfeccionado el montgolfier, Roberto el conquistador emprendía la conquista del aire, y todavía no se habian advertido las señales marcianas, cuando Nicoll y Miguel Ardan circundaban la luna, arrastrados por el gigante proyectil yanqui, y todo esto apoyado, cimentado en un extenso sistema Cinco semanas en globo, cuyas ediciones se agotaron rápidamente y cuya fama fue universal Julio Verne viajaba poco, pero supo aprovechar bien sus excursiones y su magnífica biblioteca. Un viaje á Escocia le sugirió Las indias negras y La casa de vapor, y una ascensión á un cráter, el Viaje al centro de la tierra. De Suecia y Noruega trajo rayo verde; de Alemania, El doctor Ox, y de América, Ncrte contra Sur y Alrededor de la luna. Pero su profunda cultura y su imaginación vivísima fueron la fuente de casi todas sus obras, tan originales, tan fecundas en ideas madres, y tan sugestivas, escritas casi todas ellas en el anchuroso salón repleto de libros de su casita de Amiens, en donde vivió y murió trabajando. MÍ t. DESTRUCCIÓN DE UN HIPÓDROMO PARÍS. SAQUEO E INCENDIO EN EL HIPÓDROMO DE LONGCHAMP. LOS QUIOSCOS INCENDIADOS Fot. Rol. bre de ocasión perpetuado en bronce y mármol. La memoria de Julio Verne llena todos ios recuerdos de infancia de una generación que empieza á declinar, triste y desengañada... Debajo de los libros de retórica y de matemáticas, cuidadosamente dobladas para evitar las pesquisas de los pasantes, escondíamos sus novelas, devoradas febrilmente, con entusiasmo, con deslumbramientos proféticos que nos hacían soñar en la realización de un progreso sin; fin, de una edad venturosa en que se cumpliesen todas las conquistas de la ciencia que comenzábamos á contemplar trémulos é inconscientes. Surgiendo en plena época romántica, mien- tras Durnas, padre, y Hugo llenaban el mundo de capas flotantes y espadas toledanas, mientras Balzac y D Aurevüly. preparaban pacien- científico verosímil Heno de cifras, de planos y de datos. Creó, antes que nadie, los tipos maestros da energía que tanto nos seducen en la boga de ahora y que se llaman el capitán Hatteras, el capitán Neuw, Philes Phogg, Strogoff y tantos más. Antes de cultivar el género que iuego había de inmortalizar su nombre, julio Verne había colaborado en gran número de operetas, dramas y comedias con Alejandro Dumas (hijo) Carlos Wallut y Víctor Massé. El primer ensayó de su especialidad literaria se publicó en el Museo de las familias y está compuesto de dos novelíías: Tina invernada en los hielos y Un drama en los aires. Poco después, el editor Hetzel le pidió un libro completo de vulgarización científica ó de viajes, y Verne escribió CRÓNICA PORTUGUESA L 1 SÜÜA, l 5 0 CTU 3 RE. p L MINISTRO DE Los diarios portugueses dieron en térESPAÑA minos encomiásticos noticia de la llegada del marqués de Val deterrazo, que acaba de ser nombrado ministro de España en esta corte portuguesa. Algunos periódicos publicaron la biografía del ilustre diplomático, reseñando sus trabajos científicos y literarios. E! marqués de Valdeterrazo, después de presentar sus cartas credenciales, ha salido para París con objeto de recoger á su esposa, en compañía de la cual regresará en los primeros días del mes próximo.