Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CUATRO NUM. 644. CRO NICA UNIVERSAL ILUSTRADA. SE MADRID; i 8 DE OCTBRE, DE 1906. NÚMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS bes, y sin tener en cuenta que este gobernarte francés laboró sobre un terreno distinto del nuestro, por estar aquél trabajado democráticamente durante muchos años y no existir en él los resabios, las tradiciones y, ¡por qué no decirlo! el sentimiento religioso tan arraigado como por aquí. Por eso el repentizar es expuesto y produce recelo aun en los mismos devotos de la idea liberal. Por eso la reforma lenta, metódica, pero incesante, habría convencido más y asustado menos. Por eso, si la actitud de que blasona el Gobierno con tanta arrogancia nc tiene más fundamento, como se sospecha, que el deseo de jugar á hacer ver quién es más liberal, las responsabilidades serán tremendas, porque no se juega en vano con la tranquilidad de v una nación. cura párroco de Rascafría, continuaron la marcha, atravesando el puerto de Morcuera, donde la tropa se detuvo á almorzar. Cuando los infatigables soldados se hallaban más distraídos en la grata ocupación de restaurar sus fuerzas, vieron, de improviso, atacados por una emboscada que secretamente dispuso el Sr. Páez Jaramillo, disparando la fuerza atacante con cartuchos de guerra, á la que el batallón, puesto inmediatamense á la ofensiva, contestó en igual forma. Estos ejercicios, que parecen raros, y más aún peligrosos, han sido practicados con gran éxito por el general ruso Dragonieroff, con el fin de acostumbrar á sus tropas al silbido de las balas. Todo terminó con una bonita operación de guerra para tomar el puerto, como así se efectuó, sin incidente alguno desagradable. A las cinco de la tarde llegaron las tropas a Miraflores, donde el recibimiento fue verdaderamente espléndido. En las afueras del pueblo esperábanle el Ayuntamiento, el vecindario en masa y los niños de las escuelas públicas con banderas y entonando himnos patrióticos. El Municipio, además de costear la comida de la tropa, obsequió con dos reales á los sargentos y con uno á los cabos y soldados. Por la noche hubo baile y función de teatro en obsequio á ¡a tropa. A las diez de la mañana del- siguiente día sasalieron de Miraflores, llegando á Colmenar á las cinco de la tarde. El recibimiento fue tan cariñoso como los que anteriormente les habían tributado, y el Ayuntamiento de Colmenar, no queriendo ser menos que el de Miraflores, duplicó el obsequio que aquél hiciera á la tropa, dando una peseta á los sargentos y cincuenta céntimos á los cabos y soldados. Se repitió el baile, que duró hasta la madrugada del día de ayer, y, á las ocho se tocó diana, emprendien do el viaje hasta Fuencarral, donde las fuerzas almorzaron, continuando hasta Madrid, donde llegaron á la hora ya indicada. La tropailegó en excelente estado; trae una jornada de cien kilómetros, por sitios verdaderamente peligrosos y haciendo el servicio come en campaña por país enemigo, y comiendo poi su cuenta. Desde San Ildefonso vino con el batallón dt cazadores de Madrid el ilustrado escritor mi litar Sr. Ibáñez Marín, sirviéndole de guía Una sección de J 5 ciclistas militares, al man do del teniente Sr. Pomes salió al encuentre del batallón, practicando á su regreso el servicio de exploradores. y, S. M el Rey, por conducto del capitán ge neral del distrito, ha felicitado al Sr. Páez Jaramillo y á las valerosas fuerzas á sus órdenes, por la brillante marcha que han realizado. Asi se hacen soldados. MADRID AL DÍA batallón Madrid, El prestado de Cazadores deGranjaSitio, que ha servicio en La durante la estancia de los Reyes en aquel Real entró ayer, á la caída de la tarde, en la villa y corte, alegrando las calles y dando una nota alegre y simpática que rompió la monotonía de estas tardes de otoño. Por Palacio desfiló mucha gente que fue á llar testimonio de respeto y cariño á la Real familia con motivo del segundo aniversario de la muerte de la princesa de Asturias. La política fue la que dio ayer más juego. Hubo Consejo de ministros, anunciado como ¿h parto de los montes, y algo de esto resultó, porque se había anunciado que el alumbramiento sería feliz y rápido y resultó que hubo que pedir el fórceps para proseguir ayudando í la Naturaleza. La Diputación provincial, que debía haber celebrado sesión, no la celebró por falta de número. Son las faltas menos graves de su hoja de estudios. Dejó de hablarse de la ubicuidad del preso p o duelo en Zaragoza, fatigada ya la opinión pública por tanta fantasía. Se registraron pequeñas vatenas, fruto del tiempo, y no hubo delito alguno de sangre, por lo que la novel policía pudo dedicarse á deshacer el lío de nóminas armado por el bueno de D. Bernabé, ese ministro- prodigio que lo mismo arregla en un dos por tres la seguri Jad y vigilancia de los ciudadanos, que enjareta en un tres por dos una ley para que un día de éstos pueda, el que tenga gusto en ello, comer carne de Asociación religiosa á la parrilla. El tiempo, como el Gobierno, vacilante. LOS CAZADORES DE MADRID 1 A L L E G A D A A las cinco de ayer tarde, hora señalada en el itinerario, llegó dicho bizarro batallón al Hipódromo, término del viaje comenzado el día 14 del actual en el Real Sitio de San Ildefonso, donde prestó el servicio de jornada durante la permanencia de S S M M en dicha población. A recibir á los Cazadores de Madrid acudieron el capitán general del distrito, Sr. Villar y Villate; el jefe de Estado Mayor, general Ramos; el coronel jefe de la inedia brigada, Sr. Lastra; el comandante de Estado Mayor, agregado al Cuarto Militar de S. M señor Liñán; el alcalde de Madrid, Sr. Aguilera, y gran número de jefes y oficiales de esta guarnición. Todos felicitaron? 1 primer jefe de Cazadores de Madrid, Sr. Páez Jaramillo, por el brillante éxito que ha tenido la arriesgada marcha que ha realizado la fuerza á sus órdenes, y el Sr. Aguilera, en nombre del Ayuntamiento, obsequió con una peseta á los sargentos y con cincuenta céntimos á los soldados y cabos del batallón. Terminado ei breve descanso que se dio á la tropa, ésta emprendió la marcha por las calles de Serrano, Olózaga, Concordia, Alcalá, Puerta del Sol, Arenal y Plaza de Oriente, desfilando en columna de honor ante Sus Majestades, que ocupaban una de las ventanas de la planta baja del regio alcázar. A las siete llegáronlas fuerzas al cuartel donde se alojan, y después de comer el rancho extraordinario que se les tenía dispuesto, se retiraron á descansar, que bien lo necesitaban, tras una jornada de 33 kilómetros. C L V I A J E Autorizado el Sr. Páez Ja ramillo para que su batallón regresase á Madrid por jornadas ordinarias, haciendo el viaje á través de las abruptas montañas que separan las dos Castillas, salió de dicho Real Sitio el día 14, á las diez de la mañana, llegando á Rascafría, límite de la primera jornada, después de atravesar 1 peligroso puerto de Reventón, á las cuatro de la tarde. Tal era el frío que se dejaba notar en lo alto del puerto, que hubo necesidad de encender hogueras. Los Cazadores, de Madrid pernoctaron en dicho pueblo, donde fueron espléndidamente agasajados por el Ayuntamiento y vecindario. A la mañana siguiente, después de oír misa en el monasterio del Paular, en la que ofició el NO ES COSA DE JUEGO a tenido el Gobierno mucho empeño, antes H del Consejo de ministros celebrado ayer y después de su celebración, en hacer creer que va á realizar una obra liberal, muy liberal. La opinión lo ha dudado, -porque no le ha creído Gobierno de arraigo suficiente para acometer empresa de tanta importancia; porque le ha visto vacilante y sólo á última hora y muy precipitadamente entregado á elaborar una ley que deslumbre, y, en fin, porque ha ¡observado que hasta ahora su lucha contra el llamado clericalismo ha sido de alfilerazos, ha consistido en producir molestias, en levantar protestas, en despertar inquietudes. Las grandes batallas, y grande es la que, según anuncia, quiere dar, no se presentan así. Enorme será su responsabilidad si por satisfacciones de amor propio y por alardes de radicalismo poco sentido, provoca una agitación de conciencias en el país. Ha visto ya lo que sin llegar á lo que desde ayer da por seguro, con sólo la publicación de una innecesaria circular y el anuncio de reformas, ha surgido por todas partes. Puede calcular lo que le espera si se mantiene en esa gallarda actitud de Sito que adopta y pregona con insistencia. Si obedeciese á una convicción y á un propósito firme nacido del sereno examen de su fuerza, esa actitud sería respetable; pero equivaldría á jugar con fuego con todos los peligros y todas las responsabilidades consiguientes, echárselas de Combes, sin sentirse Com- CONTRA ELíDUELO excitación al digno presidente déla Asociación de la Prensa, nuestro ilustre y querido amigo D. Miguel Moya, no ha sido infructuosa. Sabemos que va á convocar á una reunión á los directores de todos los periódicos de la corte, para discutir sobre lo pedido por nosotros y adoptar acuerdos. Esperamos que nuestros compañeros concurrirán á dicha reunión, y que de ella saldrá algo práctico que aplaudirá la opinión pública. Nuestro estimado colega La Época dice al ocuparse de este asunto;