Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 PAG. q. EDICIÓN t. LA OCUPACIÓN DE CUBA LA HABANA. MOMENTO DE IZAR LA BANDERA YANQUI EN EL PALACIO DEL GOBERNADOR GENERAL Fot. Croce. sobre eí capítulo de modas es cosa relativamente fácil; pero hacer hablar á un hombre acerca del mismo asunto, crean ustedes que no es tan sencillo como á primera vista parece. Yo acabo de sufrir ese cruel desengaño. A cuantos, temerariamente, he tenido la osadía de preguntar cuál será la moda de mañana para el sexo fuerte, me han contestado escudándose en las vulgaridades corrientes de las gentes á quienes horroriza la interviú, -No sabemos nada aún. Tal vez dentro oe un mes podrá combinarse algo nuevo... Por e) momento no hay nada definitivo... Quién sabe... etc. etc. etc. Pero yo soy tenaz, y en lugar ae aoanaonar la partida, como benévolamente me lo aconsejaban, me obstiné en descubrir á mi hombre. Y aunque no sin trabajo, lo conseguí. ¿Qué se llevará este invierno... -Hay una lucha empeñada entre la moda inglesa y la moda americana- -contestóme el arbitro de elegancias á quien debo el honor de esta interviú. -La moda inglesa ha triunfado durante estos últimos años; pero los americanos parece que quieren tomar el desquite, y créame usted que han empezado bien, ¿Pero cómo distinguir la moda americana de la moda inglesa... -Por la amplitud de ¡as prendas. Hablo de la cazadora. Aquí se presenta la cuestión de corte. La cazadora inglesa es ajustada; la cazadora americana es ancha, cómoda, y se presta á todas las exigencias de la vida ordinaria. Es DESDE PARÍS una conversaMODAS MASCU- Tenercon una dama ción LINAS 1 prenda mixta por excelencia. Por mi parte creo que se impondrá, pues cuanto más de prisa marchamos, más obligados estamos á buscar modelos apropiados para la vida esportiva y la vida regular. ¿Y las prendas de vestir. -Aquí es la moda inglesa la que triunfa. La cazadora- chaquet, larga, ajustada al taüe, de faldones largos y redondeados y con las solapas más bajas que las del chaleco, continuará siendo el ideal de la gente joven este invierno. El chaleco sufrirá una ligera modificación: será más abierto que el año pasado y dejará lucir la pechera de la camisa. ¿Pero los trajes de etiqueta... -Nada nuevo... ¿Y eí. frac? ¡Ah, ya sé lo que va usted á decirme! El frac de color, ¿no es eso? Tranquilícese usted. Todavía no ¡e ha llegado su hora... Nos acorr damos bien de Messie Loiat, y hasta nueva orden ei frac negro continuará siendo de rigor para toda ceremonia particular ú oficial. Tal vez veamos este invierno algunos fracs de color, pero o serán muchos, lo garantizo. Nos atendremos al frac ciásico de grano de pólvora, de lana peinada ó lana cubierta, con cuello de cha! solapas de seda y chaleco de fantasía con una gran Y en el bajo; esas serán todas las innovaciones. ¡Y los gabanes Aí vestir... -Serán entallados y de largos faldones, á lo Luís XY. de paño espeso y ligero, obscuro y de dibujos poco visibles, ¿Sabe usted cuái será el color dominante de los paños que sí llevarán esta temporada? -Más bien obscuros. El verde, que fue tan empicado durante el verano ha disminuido mucho. Los paños preferidos serán gruesos, lanudos ó ios cheviottes. Cuanto al dibujo, podéis decir que los- cuadros murieron y las listas resucitarán. Pero no hablo de la moda esportiva, y en cuanto á la forma, volvemos al empiécemení, Es cuanto puedo pronosticar para la nueva estación... -Permítame usted algunas preguntas más: ¿es cierto que S. M Eduardo Yll ha condenado á muerte ai sombrero de copa... ¡Oh, todavía no la ha decretado definitivamente... Yo sé de origen seguro que el rey de Inglaterra acaba de encargar á una casa de las cercanías de la plaza de Vendóme seis sombreros de copa, de un modelo nuevo, y que parece ser que producirá sensación cuando sea conocido. ¿Es un secreto... -Aseguro á usted que he removido cielo y tierra por averiguarlo; pero el veredicto deJ Rey JIO es aún definitivo. Y hasta entonces... Lo que sí puedo afirmar es que seguiremos la moda inglesa. Tendremos sombreros de alas recogidas y estrechas, y la copa poco cintrada. También veremos aparecer un sombrero de castor mate, de forma cuadrada, ¿El antiguo Cronstadt? -Algo parecido; sin embargo, el aspecto será completamente distintó: un poco más altó, y las alas, siguiendo la moda, muy reducidas. -r ¿Y si habláramos unos cuantos minutos sobre las modas accesorias? -Con mucho gusto... Empezaré por decir que la camisa blanca, muy lisa, será la que se debe emplear para vestir. La camisa empesée se sostendrá muy difícilmente. La de pechera flexible de batista, de tela y hasta de tejido celular tendrá los honores de los elegante