Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fgAÑO NICA CUATRO UNIVER- BS MADRID, ib DE OCTBRE. DEi 9 o6 NUMERO EXTRA 10 C É N T I M O S categóricas, había terminado nuestra misión informativa en este asunto; pero como el señor Merino es sumamente amable, nos dio otras noticias interesantes, relativas á una cuestión de vital interés para el porvenir económico de España, que seguidamente consignamos: De lo que con preferencia se ocupa ahora el Banco, nos dijo el digno gobernador de este centro, es del crédito agrícola. Independientemente de los Pósitos, organismos arcaicos que irán modificándose con el tiempo y acabarán por amoldarse á las actuales circunstancias, el Banco de España tiene el propósito de fomentar el crédito agrícola, prestando su apoyo á los Sindicatos de esa índole legalmente constituidos. Y de este asunto he hablado hoy mismo con el representante del Gobierno, Sr. Zorita ¿Por desgracia, el espíritu de asociación no es cualidad de nuestra raza, y cabalmente en los actuales momentos, estamos presenciando un fenómeno tristísimo y digno de estudio: la cosecha ha sido buena y, á pesar de ello, por no haber unión ni organización seria y adecuada entre nuestros productores, se han adelantado de modo tal los acaparadores en algunas regiones, que la miseria está á punto de invadirlas, como si la cosecha hubiese sido muy mala. Es preciso que el Banco ponga al servicio del labrador modesto sus poderosos medios de acción y que el Gobierno fomente la creación de Asociaciones de agricultores. Y repito que esto es en lo que más nos ocupamos por ahora, y que cuanto se diga de cierto sobre proyectos de otra índole, es pura fantasía. querido amigo, tomará también una iniciativa que por anticipado le agradecemos, en consonancia con nuestras pretensiones, inspiradas en el bien general. NUM, 642. CRÓSAL ILUSTRADA. secha de nuestro periódico, sino el tema de toHas las conversaciones. La carta y el telegrama de) simpático Gómez Carrillo, abismaron al público en un mar de confusiones. Desde el fantástico duelo de este verano, la gente va teniendo ya cierta prevención contra esos sucesos, de los cuales van á resultar, de seguir así las cosas, más víctimas que las que se juegan la vida en el campo del honor; van á resultar íocas cuantas personas presten atención á los duelos. Ayer había ya quienes después de pre giuntar si se sabía fijamente que Várela estaba en Zaragoza, ó en París, ó en el mar, camino de América, añadían en tono interrogante si estaba comprobado que existe una Zaragoza y un París y un mar y una América. En Palacio se celebró la fiesta onomástica de a infanta doña María Teresa, y se verificó el bautizo del primogénito de los duques. de Arión. Llegó el general Luque, cuyo nombramient o de ministro de la Guerra firmó el Rey. Desde hoy tendremos un consejero más y el presidente del Consejo un coche menos. Fue la única nota política del día, porque sobre el proyecto de ley de Asociaciones guarda reserva el Gobierno para no eclipsar el efecto producido en Europa por las Memorias del príncipe de Hohenlohe. Sucesos sangrientos del día: un suicidio y el correspondiente crimen con once puñaladas nada más. Y el que dude de la eficacia de las medidas adoptadas contra el uso de armas, que se atreva á sostenerlo. No estamos tan bien como en Bombay, pero á todo se llega. Las Corporaciones populares no tuvieron sesión. La Junta municipal se reunió para aprobar varios asuntos poco importantes, entre ellos el reparto de leña, en el buen sentido de la palabra, á las oficinas de la Casa. El barómetro para arriba y el termómetro para abajo. MADRID AL DÍA está Esta pregunta constituDóndeayer, Várela? concurso de los de la coyó no un A B G EN MARRUECOS P O M O NOS TRATAN En m ¡crónic LOS MOROS que el Raisuli no se contentaba con hacer justicia apaleando al aire libre y en el sitio más concurrido de Tánger á sus compatriotas, sino que también torturaba de igual manera á los europeos. Hoy debo añadir cosas más horribles, en la seguridad de que su lectura producirá penosa impresión en los españoles. Hace tres días, las sogas emoreadas de los subordinados del Raisuli eran esgrimidas sobre un sujeto que no expresaba sus lamentaciones en árabe, sino en acento francés muy marcado. Parece qut. a. guien advirtió al musulmán que ordenaba el suplicio, que el ministro francés podía reclamar, y entonces el moro, poniendo se lívido y llevándose la mano á la cabeza, suspendió la ejecución al mismo tiempo que decía: Basta; nos hemos equivocado, porque es francés, y no español como habíamos creído Estas frases, crueles para los españoles, brotaron de los ennegrecidos labios del morazo que manda la fuerza del Raisuli apostada en e! Zoco Grande de Tánger. Antes de reproducirlas aq. n he tratado di convencerme de su exactitud, pero cuando he oído su confirmación a personas autorizada no he vacilado en trasladarlas al papel, para qut vean la luz pública estampadas en las columna: de A B C, y así tal vez al ser leídas por nuestros gobernantes, producirán en ellos la justa indignación que en todo pecho español causaran seguramente. Hay que verlo soore el terreno y tocarlo ctt cerca para convencerse de cómo nos tratan los moros, aprovechándose de la indolencia de nuestros Gobiernos. Azota las calles de Tánger una poare mujev española, cubierta de harapos, llamada Josecí García, la cual, estaba la noche del 27 de Diciembre de 1904 acompañada de su marido, Andrés López Jiménez, guarda que era de uní finca perteneciente á un subdito británico, llamado Mr. Wallat; la finca fué saltada aquella noche por unos indígenas que pretendían robar el ganado vacuno que pernoctaba en aquélla; pero López, advertido de ello, trató d impedir que los moros realizaran sus propósi tos, luchando con ellos hasta morir el primera en la refriega y quedando su mujer gravemente herida, y ésta es la hora en que la pobre viu da implora en vano la protección de la justicia, Al mismo tiempo que nuestro ministro en Marruecos presentaba una reclamación a! Mag. zen por la muerte del uno y las heridas sufridas por la otra, el embajador inglés, por st parte, hacía otra pidiendo una indemnización por los daños que causaron los malhechores eft la propiedad del subdito británico. El Sultán sacó un puñado de monedas de oro de su tesoro y un millar de satisfacciones de sus labios, á los dos meses de ocurrido ¿S suceso, con objeto de que el ministro inglés se las diera al dueño de la finca, Pues bien; ya han pasado dos años, sin que CONTRA EL DUELO ías pasados publicamos un artículo, que D mereció acogida favorable de varios estimados é importantes periódicos, insinuando la idea de que el ministro de la Guerra debía prohibir á sus subordinados que interviniesen como padrinos en los duelos concertados entre personas de condición civil. Razonábamos esa pretensión diciendo que, por lo mismo que los militares no se prestan á simulacros, las condiciones en que se conciertan los lances en que ellos intervienen suelen ser más durs y por lo mismo que en España la esgrima no está muy generalizada, fuera del elemento militar, se acuda con sobrada frecuencia á buscar padrinos entre dignos jefes y oficiales. Añadíamos que con esa medida, y con ei silencio de los periódicos, para el cual pedíamos su concurso á la Asociación de la Prensa, se pondría un remedio, si no radical y definitivo, muy eficaz contra esa manía de los desafíos que tanto escandaliza á la opinión Nada dijo ni hizo el ministro de la Guerra, tal vez porque no lo había; pero desde hoy lo es el general Luque y á él renovamos la indicación, con la esperanza de que la atienda, no por ser nuestra, sino por contar con el apoyo de algunos periódicos y de muchas personas que con cartas muy expresivas nos animan á perseverar en dicha idea. Por otra parte, esperamos que ei insigne periodista y dignísimo presidente de la Asociación de la Prensa. D. Miguel Moya, nuestro EL BANCO Y EL GOBIERNO Como en los centrosfinancieros causó ayer cierta alarma la publicación de unas bases en las cuales se decía habían de inspirarse los proyectos de ley que se estudian relativos al Banco de España, para que nuestros lectores sepan á qué atenerse en tan importante cuestión, visitamos anoche al gobernador de dicho establecimiento de crédito, señor conde de Sagasta, que nos dispensó el favor de hacernos las siguientes declaraciones: Dichas bases no sólo no tienen origen oficial sino que carecen de todo fundamento; así puede asegurarlo A B C sin temor de que su ínfor. mación sea desmentida. El Sr. Navarro Reverter, á quien vi esta mañana en Humera, no comprende cómo pueden haber llegado hasta los periódicos rumores tan desprovistos de base. De lo que ahora se trata es de la reforma de la ley de Tesorerías, y la modificación del modus vivendi que el Tesoro tiene con el Banco sólo puede intentarse después t ¡ue se haga dicha reforma. Una vez que escuchamos declaraciones tan CON D. FERH ABLANDO D O MERJNO NAN