Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-A B C. D O M i V d O T 4 HH OCTUBRE DE ion PAG. 7. EDICIÓN 1. ta verdadera pobreza de los ornamentos de los sacerdotes y la mezquindad del culto, de la música, de las voces, y más que todo, la singular actitud de buena parte de los fíeles. Las mujeres entraban sin cubrirse la cabeza. Los hombres permanecían erguidos durante la elevación. Y en el centro de la iglesia, interesante desde el punto de vista artístico, pero no comparable á cualquiera de las catedrales nuestras como edificio, apilábanse sillas que dos hombres, á manera de cobradores de paseo público, distribuían á derecha é izquierda. Es indudable que la crisis religiosa que señaló Alarcón en 1860, cuando visitó Italia, ha motivado cierta indiferencia desdeñosa de las gentes. En 1746 va dominaban los austríacos. fatal para éstos. Y por lo que respecta á Roma, que simboliza nuestra religión, yo la veo más grande cuanto más separada se halla de las vanas pompas y riquezas, democratizada como quería Alarcón. Por esta causa el famoso cementerio que acoge todos los distintos aspectos del alma humana en mármoles y bronces, produce una sensación muy singular, mezcla de asombro y desdén. Los romanos y griegos rindieron culto a su orgullo, y sus esculturas viven por el arte exquisito de la forma. Triste herencia artística deja el siglo pasado en estos bustos patilludos y bigotudos que coronan los monumentos funerarios ó se asoman por hornacinas y bajo olvidarán á los pobres Batutas, de quienes puede esperar tanto la patria. Yo no quiero ocuparme da ellos, no auisíera saber que han existido. Desaparecerá cuanto nos rodea, querida Mimí. El polvo volverá á ser polvo; los arqueólogos del porvenir no lograrán averiguar la mayor parte de estas vulgares ambiciones postumas. Sólo vivirá con inmortales energías la idea que engendra la fe y el amor ¡aunque parezca muerta! Por eso no hay que lamentarse demasiado de las evoluciones sociales. Lo que se cree enterrado resucita, deshácese como el humo lo vano. REGRESO DE LOS REYES MADRID. SS. MM. D. ALFONSO Y DOÑA VICTORIA AL SALIR AYER TARDE DE LA ESTACIÓN DEL NORTE PARA DIRIGIRSE A PALACIO Fot. Toneser. 1 La masa popular rugía, como Venecia á me- I relieves. En vano los escultores inventan mezdiados del siglo pasado. Un golfo, apodado clas extrañas de idealidad y de realismo. Las Balilla, hallábase en aquella fecha cerca de una I levitas modernas de nuestras estatuas son grobatería austríaca. El jefe le llamó para que tescas á mi juicio, y en el cementerio aún más, ayudase á los artilleros á levantar el cañón. como lo son los cuadros de agonía, las señoras ¿Qué í itise? exclamó el muchacho. Ahí va de mantilla en actitud teatral y otras cosas por mi empuje! Y cogiendo una piedra, nuevo el orden. Perpetúase justamente el recuerdo David, hirió al oficial. Al precipitarse los sol- de hombres como Pastorín y Castagnola, que dados sobre el agresor, la masa popular se sin- vivieron humildemente para dejar sus riquezas tió enardecida, les atacó y los expulsó. La á los pobres; pero en cainbio es todo un poema figurilla del adolescente, desarrapado y medio de orgullo postumo el de la vendedora ambudesnudo, fuerte y animoso, en actitud de tirar lante que pasó fríos, hambres y miserias para la piedra, se alza en bronce cerca del lugar reunir la suma necesaria á fin de encargar en su donde ocurrió la colisión, que recuerda nues- testamento que la erigieran una estatua. tro Dos de Mayo, Alguien se la habrá hecho quizá e n v i d a La amistad de los extranjeros con los Reyes muchos de los que erigen estériles y admiray Príncipes de distintos Estados de Itaüa fue bles capillas no menores que algunas iglesias. Contrastando con la indiferencia de los devotos de la catedral, observamos al salir del cementerio con qué piedad y devoción discurren varias procesiones por las calles. Una es de niñas y niños en su mayor parte. En otra van muchas personas conduciendo enormes cruces con Cristos blancos y negros, estandartes, imágenes. Las vemos desfilar á lo lejosCruzan por todas partes tranvías eléctricos, los ciudadanos vuelven de! campo alegres, no pocos fueron al cementerio á solazarse. Y al caer de la tarde me parece oir una voz que dice desde allá: Site vecchio mondo, giovane, eterna sol la mor te vive... EL DB. FAUSTtí Genova, 10 Octubre