Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A l C j J P i P O T U B R E D E 1906. PAG. 8. EDICIÓN i. íy; II 1 éM J i 4 1 1 1. 1 v- n TA LOS REYES EN LA GRANJA S. M EL REY J U G A N D O UNA P A R T I D A D E LAWN T E N N I S considerable y un laudable deseo de presentar novedades. La novedad más saliente, más original y más aplaudida que nos ofrecen este año los organizadores del cuarto Salón, es la exposición retrospectiva de las obras de Gustave Coubert, de Paul Gauguin y de Carriere. En cuanto á Coubert, cuyos cuadros han conquistado los honores del Louvre, sería superfluo insistir, pues su mérito es bastante conocido. Las obras del padre de la escuela realista han sido suficientemente juzgadas. Gauguin, el primitivo, el salvaje como él mismo se llamaba, el que pintó con tanta maestría la ruda Bretaña y el misterioso Tahiti- -y que, sin duda, poco satisfecho de nuestra civilización y de nuestro llamado progreso, se retiró á la Polinesia, llevando su horror á los convencionalismos, hasta el extremo de confeccionarse un traje bizarro y suntuoso, cuyo principal ornamento era un gorro de astracán, que fue legendario, -Gauguin recibe hoy el justo homenaje que merece su inspiración y su talento. ¿Qué decir de Carriere, el gran artista, ya desaparecido, que no haya sido cien veces repetido? La mitad de una sala ha sido consagrada á sus obras. En ésta figuran también otras de Cezane: paisajes de Provenza, naturalezas muertas y retratos. Y al lado de esos dos maestros, aparece Rouvier, más brillante que de costumbre, con algunos desnudos, no de muñecas, sino de verdaderas mujeres, esposas, madres! robustas, como los modelos de Rubens, de rojas carnes y rebosantes de vida y de salud. Y en la primera sala á que da acceso la escalera de honor, y al lado de un retrató de Desvalieres, un hermoso lienzo de Anglada Camarasa, Las ¡eunes filies d Jllcida, llama poderosamente la atención del público. En las salas de Escultura, además de las obras de Rodín, las que interesan más vivamente son la premíele arme, de Dumoulin; Z dogo, de Moreau Valethier; el Kangurvo, del maestro naturalista Navalier. Además de la Exposición del Libro, el salón presenta una Exposición de composición, dibujos y planos de Dutert. F. MORA e r 4 f i S u W f 8 i M 3- s UNA FIESTA EN LA GRAN 1 A RIGODÓN BAILADO EL DOMINGO ULTIMO H N EL. TIRO DE P, CHON POR LAS SEÑORITAS DE LA COLONIA r LOb OFICIALES DEL BATALLÓN CAZADORES DE MADRID Fo s Goñ ¡F o tt s