Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A R C. MARTES 9 DB OCTUBRE DE! 9 o6. PAG. 8. EDICIÓN i- s back of a chimney. E! aire de la Cámara inglesa ha sido cuidadosamente analizado; hace poco hizo lo mismo aquí- -no sabemos aún con qué resultado- -el Sr. Canalejas. Y ailí se ha notado que todo el aire de la Cámara era puro, y que sólo una parte ofrecía algunas deficiencias. Asómbrese el lector: esta parte de la Cámara donde el aire es menos salubre es la situada precisamente detrás del banco de los ministros. No lo creeríamos si no nos lo aseguraran personas respetables; pero es así; el peor banco es el situado detrás del Gobierno: the bench inmediately behind íhal on which Tíis JHajesty s Minisiers sií. En España este banco es el que ocupan los subsecretarios, los didel trato social se guardan con mucho rigor; creen aquellos señores que á la Cámara se va á realizar una función importante, trascendental, y tratan desde luego de dar toda la solemnidad al acto; allí no se puede ir vestido sencilla y familiarmente; allí no se puede llevar sombrero blando (lo cual encontrará abominable nuestro querido amigo el Sr. Junoy) allí, dentro del salón de sesiones, no se puede leer ostensiblemente un libro ó un periódico (you musí not ostenlatiously read a book or a netos- núm. 20, porque 20 por loo son las partes de alcohol que contiene este líquido, y siguiendo de igual manera podríamos llegar á sumergirle en el alcohol absoluto y el punto á que llegar? el nivel le marcaríamos con el 100, puesto que allí el alcohol era el 100 por 100, y si ahora dividimos los espacios comprendidos entre io y 20, 20 y 3o, etc. en 10 partes iguales tendremos una escala de grado en grado de las que llevan los pesa- licores, y cabalmente la más útil, y, por tanto, la más usada, porque nos dice directamente, según se deduce del procedimiento seguido para formarla, las partes de alcohol que hay en cada 100 del líquido que se gradúa. Respecto á la manera de hacer la graduación nadie ignora que se re- F duce á introducir el I areómetro en suficiente cantidad de líquido, y ver á qué número alcanza el nivel de éste, pues ese numero sera el que m a r q u e los g r a d o s Pero es preciso tener presente que en el líquido no ha de haber más que agua y alcohol, pues si hay otras substancias, como en el vino, en los licores azucarados, etc. ningún valor tendrán las indicaciones que encontremos. La temperatura á que se haga la graduación ejerce también marcada influencia; mas para los usos corrí entes los erro- i res que resulten puec en despreciarse, por cuya razón no nos ocupamos de ellos. F. ALONSO v (Continuará. paper) al! í, en fin (cosa que encontrarán también detestable las bellas damas) no se pueden comer ni bombones ni caramelos. Se cuenta con referencia á esto, que en cierta ocasión, como se prolongase mu- cho la sesión y uno de i los diputados- -el Sr. Sullivan- -se sintiera cansado y débil, sacó un saquito de bombones y se puso á comerlos. A t i s b o el presidente I esta operación y llamó al orden al diputado; y A entonces éste, para disculparse, exclamó con ironía: ¡Sr. Presidente, ruego á S. S. que tenga en cuenta que estamos discutiendo sobre las subsistencias! Así era en efecto, y esta salida del Sr. Sullivan fue su mejor excusa. Ingleses y españoles Mucho más hablaríamos sobre este asunto, pero no queremos hacer larga esta crónica Va mos para terminar á decir algo referente á la información periodística en el Parlamento; en España cada periódico- -hablo délos principales- -manda dos redactores á cada Cámara: uno hace el extracto desde la tribuna de la Prensa, y otro brujulea por el salón de conferencias y urde lo que l entro de pocos días se llama la información volveremos á las tapolítica. En Inglaterra reas p a r l a m e n t a r i a s el número de redactoEllo nos mueve á echar res enviados á cada Cála vista sobre nuestro mara- -el staff- -es cinParlamento y á compaco, diez entre las dos rarlo con los de otras Cámaras. El gasto de naciones. Que nos sea estos diez informadopermitidohacer, en cierres se calcula en 60 guitos respectos, un ligero neas semanales, ó sea, paralelo entre lo que 1.440 guineas por temocurre en el Parlamento porada de seis meses. inglés y lo que acontece Este gasto, á los perióen el n u e s t r o Ante dicoslondinensesles patodo, lo que notamos rece considerable; en su en el nuestro es su abc o n s e c u e n c i a desde soluta y desconsoladora hace algún tiempo, los falta de limpieza y de principales periódicos higiene; en el país de decidieron retirar sus las paradojas no podía 1. EJERCICIOS DE LA ARTILLERÍA. 1. EL HISTÓRICO PUENTE DE ALCOLEA redactores del Parlaser de otro modo; tened EN CUYAS INMEDIACIONES SE VERIFICAN LOS EJERCICIOS mento y confiar el serentendido que el preFots. Montilla. vicio á las Agencias; y sidente de la Cámara lo así hoy, sólo tienen en las Cámaras informadorectores generales, el alcalde de Madrid y el es á su vez de la Asociación de casas higiéres propios tres diarios: 7 he Times, The Daily nicas de España. En la Cámara inglesa una ri- gobernador. Y si aquí ocurre lo que en InglaTelegraph y The Morning Tosi. gurosa escrupulosidad es llevada en estas ma- terra, mucho vamos á sentir que los microbios Algo curioso tendríamos que añadir respecden alguna desazón á algunos queridos amigos terias; la temperatura se mantiene siempre uniforme; el aire es siempre sano, oxigenado; nuestros, como por ejemplo, el Sr. Armiñán. to á la actitud de la Prensa inglesa ante la verbosidad parlamentaria, y respecto al espacio Pero dejemos esto. Si en Inglaterra gozan en el verano este aire que orea la Cámara pasa que allí se concede sistemáticamente, metódiá través de témpanos de hielo; en el invierno, á los señores procuradores del común de tanta camente, á ésta ó la otra figura política (según higiene y de tanta limpieza, en cambio aquí través de grandes tapones de algodón en rama de seis pulgadas de ancho. Se hace esto último estamos mejor respecto á otros extremos. Alu- su importancia, una columna, media columna, un cuarto de columna, etc. pero no queredimos á la franqueza, sencillez, desenvoltura y para que la niebla no penetre en el edificio, y se ha observado que después de nieblas que libertades de todo género que en nuestra Cá- mos extendernos demasiado, y tal vez otro día mara disfrutamos. En el Parlamento británico hablemos de dio. han durado muchos días, estosalgodones estaban AZORIN negros como paredes de chimeneas: black as the todas las pequeñas convenciones y ordenanzas MAN 1O BRAS MILITARES EN ANDALUCÍA