Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 5 DE OCTUBRE DE par, siendo derribado y haciendo el quite ChaUn, que luego clava otro par en lo alto. (Pilmas á los nenes. Machaco hace una faena inteligente y con mucho valor, no resultando lo emocionante que otras veces, por hallarse mansurrón el bicho. Entra después guapamente y larga una corta superior. (Gran ovación. Tercero. Candilejo, también negro, y mas chico que los anteriores. Tres lances muy buenos, del madrileño, y á picar. El tercer Benjumea resulta menos bravo que los anteriores. Cuatro varas de los hermanos Chano, sin consecuencias, y se cambia de tercio. T egaterin toma los palos y deja tres purés buenisimos, llegando parado y levantando los brazos como un profesor. (Ovación. Coge luego la muleta y hace una faena valiente y adornada, oyendo el de Madrid algún jolé! de sus paisanos. s Entra á herir desde muy cerquita, muy despacio y con requetemuchísinva vergüenza, para dar un pinchazo, saliendo suspendido por el chaleco y resultando, al parecer, ileso. Repite con una en lo alto, v Antonio escucha una ovación. Cuarto. Negro, con pitones y de nombre Castañuela. El primer tercio consta de seis varas por una caída y una defunción. El bicho derrota muy alto. J olo y Bonifa cumplen con los pares reglamentarios y sale el Quino con los avíos de matar. Joaquín, que parece estar ahora en los ccmienzos de su carrera, torea, metido en los mismos pitones para dar un buen pinchazo. (Muchas palmas. Í 9 O6. PAG. i3. EDICIÓN que, dicho sea de paso, ha resultado muy entretenida. T I estimen. Si el público se pasó tocando las palma casi toda la- tarde y los toreros demostraron grandes deseos- de- quedar bren- ¿vamos á sacar nosotros los defectillos que hubo en la fiesta? No. Aplaudamos á los espadas, al gran piquero Zurita y al no menos grande rehiletero y peón de brega Palalenllo, y digamos filosóficamente: La peor, como ésta. DON SIL VERI O Sigue muleteando lucidamente y deja una estocada tendida, porque el bicho dio un derrote en el momento en que el diestro- metía el brazo; media delantera y una entera, que es la definitiva. (Palmas. Quinto. Pavero, berrendo en negro y bien colocado de pitones. El toro cumple tomando seis picotazos (dos colosales de Zurita) por cuatro caídas y wna víctima Los espadas, oyendo aplausos todo el tercio. Machaco coge las banderillas Cambia sin clavar y repite la suerte, colocando un buen par. Tripite cambiando por el mismo lado y deja- otro saperios. Termina con uno en lo alto al cuarteo. (Gran ovación á Machaco: Muy valiente, y adornándose, hace el espada cordobés una buena faena de muleta, para dar una estocada algo tendida, tirándose á matar como quien se echa en un colchón. (Ovación delirante al bravo matador cordobés. Sexto Benjumea, Alfarolero, castaño, grande y con velas. Arrancándose bien toma seis puyazos de Chano y ChanOo por cuatro volteretas y dos penquicidios. Quino, Machaco y J egatero sigwen- cosechando aplausos en los quites. El segundo tercio consta de cuatro pares de rehiletes á cargo de ñta- na, uity Pepin deVaíencia, siendo aplaudidos por ello los ches. Final. T egaierín trata de sujetar al Jllfarolero, que en d último t? r 9 ¡o se declara manso perdió y busca las vallas, toreando valiente y con pupila. Un pinchazo, en hueso, media estocada delantera, nuevo pinchazo y un descabello á la segunda, acabaron, con el toro y la corrida. SORIA EN FIESTAS POR TELÉGRAFO J E Ls, 4 S í, 1 os Juegos florales. La fiesta de los Juegos ñorales ha resul tado hermosa. Al presentarse en el salón ia reina, Maris Vicén, con sus damas de honor Luisa de Miguel, Rita Tudela, Petra Febrel y Josefina Martialay, fueron objeto de una cariñosísima ovación. La sala hallábase engalanada con Mores na turales y adornada con escudos de la ciudad. Al entrar en el local el mantenedor, Sr. Canalejas, con el alcalde y el Jurado, fue también aplaudido por la distinguida concurrencia. El abad de ia. Colegiata dio lectura de. ía poesía del Sr. Ansotegui, que es la que ha obtenido la flor natural, é igualmente leyéionse otros trabajos de escritores sorianosque, como aquél, fueron aplaudidísimos. También despertaron gran ontusiamo él trabajo del secretario, D. Mariano Granados y el discurso oronunciado por D. jóse Canalejas. 232 BIBLIOTECA DE A B CE LOS SECRETOS DZX DOCTOR S 1 NTESJ 3 i? rote, oyó la detonación y subió á cubierta rápidamente encontrándose con el oficial de cuarto, ¿Qué ocurre? -le preguntó. -Un cohete y un cañonazo. ¿Pedirán auxilio? -Tal vez. ¿Era en el Jndus? -Sí, mi capitán. En aquel momento se vio otro cohete, seguido, como el primero, de un cañonazo, y antes de que ambos interlocutores pudieran comunicar sus impresiones, oyeron un inmenso clamor que venía del Jndus, y más detonaciones intermitentes, apagadas unas veces, estridentes otras. Parecía aquello el estrépito de un combate naval. ¿Los habrán atacado los piratas? -preguntó Chrístian, i- -Tal vez sea una sublevación de los chinos- -respon dio el teniente. -Mande usted zafarrancho de combate y proa al Indus. Apenas el teniente había transmitido la orden al timonel, prodúcese en el Godaveri una espantosa catástrofe. Una detonación apagada surge del interior del iravío, conmoviéndole todo; salen por las portas y las- escotillas torrentes de humo acre y sofocante. Los marineros espantados, semidesnudos, suben á cubierta, gritando ¡Fuego! ¡fuego! Hubo un instante de pánico indescriptible, pero la disciplina que reinaba entre la tripulación, triunfó de la alarma. Tranquilizados por la presencia de sus oficiales, hicie ron los marineros frente al peligro, el más terrible que pueda haber en el mar. Puestas las bombas en batería, proyectaban torrentes de agua mientras un grupo de marineros, mandados por el segundo- de á bordo, pene- -Otro nombre, sí, señorita. Booby Isknd, y ui 3 indicación: Buzón de correos ¡Cómo! ¿Un islote abandonado es af mismo í empis Buzón de Correos? -Sí, estos parajes, visitados frecuentemente por 3o tuques, están desiertos y son muy peligrosos. ¿Y por eso han puesto un buzón? Creí que los ingleses eran más prácticos y que preferirían instalar un puerto de socorro en vez de un buzón. -Hay ambas cosas. Scbre esa roca, de 10 metros de altura que sólo sirve de refugio áJas aves marinas, exsste como puede usted ver, un mástil con la bandera inglesa. Al pie del mástil hay un gran tonel cubierto con una lona embreada. Ese tonel es el buzón, colocado entre el Pacífico y el Océano Indico. Los barcos que pasan por aquí recogen la correspondencia, llevándolaal punto de su destino. Además, hay en el tonel indicaciones para encontrar una profunda caverna hecha en la roca y en la cual se encuentran a! abrigo de la intemperie víveres, ropas, tiendas de campaña, medicamentos, tabaco, vino, té, úíí es para escribir y hasta una cisterna con agua potable. -Menos mal. Asi los pobres náufragos que aquí lleguen no se encontrarán desprovistos de todo recurso. -Los buques que por aquí pasan renuevan esas pro fisiones, y si hay náufragos los recogen. Ninguno desatiende este deber de humanidad. -Tampoco nosotros lo desatenderemos. -Tampoco. Voy á mandar parar y echar al agua UA bote para recoger el correo. ¿Quiere usted asista aJs operación y leer ej registro de náufragos? ¿Qué es eso? -Un libro voluminoso y sólidamente encuadernado que hay en la gruta, y en cuya primera página, escrita en muchos idiomas, aparece esta inscripción: Se ruega á ios marinos de todas las naciones, que. inscriban todas las