Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 5 DE OCTUBRE DE 1006. PAG, 9. EDICIÓN 1 cosas que no lo son tanto, que las abejas, consideradas umversalmente como el prototipo de la laboriosidad, viven en colonias que se albergan en los troncos carcomidos de los árboles IX ó en las grietas de las peñas cuando e hombre LA M I E L con interesada solicitud no las proporciona más l l istoria y composición. cómodo albergue, que consiste generalmente en Arígen de la miel. Encontrándose la miel en la Naturaleza En diferentes partes de las que constitu- cilindros ó conos huecos de corcho ó paja ó en en forma que puede utilizarse directamente cajones de madera hábilmente dispuestos para yen las flores de los vegetales, se encuentran para el consumo, no resulta nada extraño que fuera uno de los pocos elementos de que el ciertos órganos que producen un líquido azu- facilitar la extracción de los productos; á estas hombre primitivo dispusiera para su regalo, y carado que se llama néctar, el cual comen con habitaciones se las llama colmenas, y al conjunasí sucede que las primeras noticias que tene- avidez los insectos en general, y las abejas re- to de sus habitantes, enjambre, existiendo en mos de ella coinciden con las primeras páginas colectan en cantidad considerable con objeto de cada uno de ellos tres clases de individuos, de la Historia, citándosela siempre con tal elo- asegurar durante el invierno, no sólo su ali- cada cual con misión determinada; hay una sola gio, que los poetas se sirven de ella á cada paso mentación, sino la de los individuos de nuevas hembra fértil llamada reina ó maesa, que es como termino de comparación para poner de generaciones, y esto es lo que, según la opi- como el jefe de la colonia, ó más bien el Da- VULGARIZACIÓN CIENTÍFICA tamente con pequeñas cantidades de algunos i ácidos y materias aiomáticas, etc. es un buen 1 alimento del grupo de los respiratorios, más ó ¡menos agradable, según varias circunstancias de que hablaremos. i LA CACERÍA REGIA EN R 1O FR 1O D. ALFONSO XIII Y LOS OFICIALES QUE LE ACOMPAÑARON EN UNO DE LOS OJEOS te ieve los más refinados deleites. Y no es sólo como regalado manjar como la consideraban los antiguos, sino que la concedían extraordinaria importancia como alimento y la atribuían las más variadas virtudes medicinales, según lo prueba el que sabios de tanto renombre como Hipócrates y Deraócrito se alimentaban exclu sivamente con pan y miel, porque entendían que así prolongaban la vida y conservaban el espíritu en todo su vigor, y el que formara parte de multitud de remedios, muchos de los cuales se usan aún en nuestros días. De todo ello, lo que hay de cierto es que estando la miel compuesta de dos clases de azúcar, una que ya conocemos, la glucosa, y otra menos importante, que se iSama ievulosa. junnión más generalizada, constituye la miel, sin embargo de que se ha discutido si esto era así ó si por el contrario las abejas empleaban el néctar como alimento y elaboraban Is miel en su organismo; abonan la primera opinión muchas y buenas razones, pero no puede menos de concederse que entre el néctar y la miel existen bastantes diferencias, algunas de las cuales son debidas á la clase de abejas que han intervenido enla producción, lo que prueba que el animal modifica de algún modo el producto que le suministran las flores. Fot. Goñi. O rganización de la colmena. callaríamos, si Por sobradamente sabido no necesitáramos decirlo para exponer otras triarca de la tribu, y se distingue de las demás, por sus alas cortas y su cuerpo prolongado teñido de obscuro por la parte superior y de amarillo por la inferior. Siendo la única apta para la reproducción, está maravillosamente conformada para llenar este fin, pudiendo producir en cada puesta muchos miles de huevos, de que no necesita cuidarse, porque á todo suple el solícito afán de las obreras, que de mil modos tributan á su reina el más alto y continuado homenaje que en la Naturaleza recibe la maternidad; existen también 600 ó j. 000 zánganos ó individuos masculinos que probablemente no tienen otra misión que la de fecundar á la hembra, y una vez cumplida, los matan las obreras, que no quieren soportar el gravamen que su