Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I R M E S- 5 D E- O C T U B R E D E 1906. PAG. 8. EDICIÓN j. Te, Racine, Montaigne, etc. Pero consideremos ahora á España; veamos nuestro arte; echemos una ojeada á nuestra historia, y nos percataremos de que nuestra idiosincrasia es totalmente opuesta á la de nuestros vecinos. Nuestro arte es todo desigualdad, angulosidades, violencias, sombras intensas é intensas luminarias; el único sntento que aquí se hizo de crear un arte literario uniforme (en el siglo xvm por Moratín, Cadalso y otros) fracasó por completo. ¿Hay nada más irregular, más contradictorio y más desordenado que Lope de Vega, ó Cervantes ó el arcipreste de Hita? Y precisamente en esa complejidad, en ese desorden está el genio. Y siendo este genio desigual, contradictorio, anárquico, destructor, en una palabra, iqué tradifomento, puesto que es insurrección, indisciplina é inconsciencia. Esto es lo que quiero que considere usted y que pese y mida en su buen juicio. AZORJN que pueda llenar la plana! Como no hay más recipiente, en el tintero es corriente que hagan cosas los muy zotes. ¡Así salen los palotes tan turbios, generalmente! Algunos encuentran mal este detalle brutal y aunque temen al reúma, prefieren mojar la pluma en el pozo del corral. Se ha podrido un pie derecho y no sé cómo Bicorne no tiene el cráneo deshecho, pues con él sostiene el techo Dará que no se desolóme. RIMADA. GACET 1 LLA LAS ESCUELAS! iOLE, El ministro de Instrucción, valenciano de nación, En la apertura del curso leyó el lunes un discurso que produjo sensación. Con sabrosos pormenores se queja de los horrores de ciertos antros rurales; s i í LOS REYES EN LA GRANJA S. M. EL REY EN EL AUTOMÓVIL EN QUE FUE CON VARIOS JEFES Y OFICIALES DEL BATALLÓN DE CAZADORES DE MADRID A LA CACERÍA DE ANTEAYER EN RIOFRIO Fot. Goñi. cióii, qué suma de experiencia y de sabiduría hecha íbamos á guardar en ese teatro Nacional? ¿Cómo y de qué manera concretar el objeto de esa institución, si es que queríamos hacer bien las cosas, y no á tontas y á locas, como pudiera hacerlas cualquier adocenado ministro? Es éste un problema de psicología que debe ser considerado atentamente. Nuestra tradición artística es no tener tradición; reglas, cánones, estética, en suma, no podemos guardar ninguna. (Lope de Vega en su tiempo destruvó con cuatro martillazos la que existía antes de él; Echegaray hizo modernamente una obra análoga. ¿Para qué nos va á servir el teatro Nacional, ó cómo podremos arreglarnos para fomentar un oenio dramático o. uz no necesita mas yo conozco locales que son bastante peores. El ministro valenciano, que no ocupa el puesto en vano, ignora, aunque sabe mucho, lo que ocurre en un pueblucho que yo he visto este verano. El que á enseñar se dedica en él, es un tal Bicorne que en el aula, que es muy chica, sobre explicar... cuando explica, duerme y come... cuando come. Si será poca la holgura de aquella clase malsana que a! dar. lección de escritura 110 he visto una criatura Mal el tejado lo tapa y entra allí el agua de un modo, que de ella nada se escapa. ¡Baste decir que en un mapa hay mares con agua y todo... Aún más noticias verbales de cien escuelas rurales pedría al ministro dar si al fin llegase á implantar sus reformas radicales. Mas ¿para qué? No es eterno don Amalio en el Gobierno... y otro vendrá, y... lo que pasa: ¡Se irán Jimeno á su casa y ias reformas al cuerno! PÉREZ ZÚÑiGA