Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 2 DE OCTUBRE DE ¡006. PAG. 16. EDICIÓN i. Las horas de. matrícula son de nueve á once d ¿la noche, en c 1 antiguo domicilio s ocal, Horno de la M ta, i 6, mientras se traslada al ni ¡evo ¡cea! Se sacan á concurso en ese Centro las siguientes asignrturas vacantes: instrucción primaria de niños, Cálculos mercantiles, Tenedurí. i de iibros y Geografía. Las condiciones se hallan de manifiesto en la secretaría de dicho Centro, de nueve á once de ¡a noche. a Po cía de Madrid. El gobernador civil manifestó ayer que, probablemente, el jueve próximo será puesto en vigor el decreto relativo á la reorganización íde a Policía de Madrid. Sigue en lucha Romanones con prelados respetables, y éstos protestan airados por medio de pastorales. ¡Más valiera que unos y otros Petróleo Gal se comprasen, pues al que más y al que menos alguna falta les hace! ovimiento de buques. Ayer salieron de Puerto Rico para ¡a Habana el vapor Montserrat; de la Habana para Nueva York, el Manuel Calvo, y de PortSaid para Genova, el AUcarúe; todos de la Compañía Trasatlántica. lemne función religiosa en honor del santo 1 patrono, San Francisco de Borja, á la que asistirá el señor obispo de Loryma. Los demás números del escogido programa los constituyen fuegos artificiales, tracas, corridas de toros y novillos, dianas, elevación de aeróstatos, cucañas, carreras de caballos, batalla de flores, funciones de teatro y cinematógrafo, bailes de Sociedad, serenatas, conciertos, iluminacines y partidos de pelota. f abinete médico de socorro. s -Durante el pasado mes de Septiembre se han prestado en el Gabinete Médico de socorro del barrio de Salamanca j (Claudio Coello, 29) lo siguientes servicios: en consulta pública, 591; á domicilio y en el Gabinete, 172; casos judiciales, 29, y vacunaciones, 6, I ntoxicaciones. El médico de la Casa de Socorro del distrito de la Universidad prestó ayer asistencia facultativa en la calle de las Comendadoras, número 3, á Gabriela Morales y á un hijo de tres años, que presentaban síntomas de intoxicación por haber tomado leche adulterada, procedente de un despacho establecido en la calle de Amanieh. núm. 16. El estado de ambos es grave. i ntento de suicidio. D. Adrián Crespo Fernández, dueño de una casa de préstamos de la calle de la Montera, entregó á Fulgencio Barrero Puerta, platero, de veinte años, varios brillantes, valorados en i.5oo Desetas, Dará que le hiciera unas orlas. Barrero empeñó los brillantes, y ayer fue á otro establecimiento de compra- venta mercantil de la dicha calle de la Montera á vender las papeletas. E! prestamista dio aviso al Sr. Cres po y éste se presentó en el acto, reconociendo á B rr- ero, el cual confesó que eran del señor Crespo los brillantes figurados. Entonces convinieron en arreglar amistosa mente el ¡asunto, dirigiéndose el pLitero y el dueño de las piedras ú domicilio del primero, calle de la Esperanza, núm. i5, tercero. Mientras el Sr. Crespo saludaba á la madre ds Fulgencio, éste, sin que pudieran evitarlo su oficial y su aprendiz, que allí se encontraban, abrió un balcón y se arrojó á ¡a calle. Al golpe, que dio Fulgencio en el suelo, a canzó al niño José San José Seseña, que jugaba en la acera, causándole una erosión en ¡a cabeza. Barrero sufrió intensas contusiones en la cabeza y fue conducido en grave estado al hospiíral Provincial, después de haberle prestado asistencia facultativa en la Casa de Socorro correspondiente. De París ha llegado a esta corte un comprador de alhajas de valor. Recibe, Victoria, 4, pral. derecha, de doce á tres, hasta el día 20. L en Gandía las tradicionales ferias y fiestas, que durarán hasta el 18 de! actual. El segundo día de festejos se celebrará so- Fiestas en Gandía. día 9, comenzarán E ¡martes próximo, CLÍNICA DEL DR. GONZÁLEZ OSSOR 1O, CONSULTA DIARIA, DE 2 á 4. ECONÓMICAS PARA LOS OBREROS, DE 7 í g. ARGENSOLA, 1 9 PRAL. DCHA. MADRID NO SE DEVUELVEN LOS ORIGINALES IMPRENTA Y ESTEREOTIPIA DH A B C 2 26 BIBLIOTECA DE A B C LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 2 2 Las condiciones de carácter de los chinos Ustificaban t? n formidables precauciones. Los dos buques recorrieron exactamente el camino que les había conducido al atoll, marchando á medial máquina y sólo de día. Al segundo estaban en franquía El capitán Chistrian, que deseaba abastecerse lo má pronto posible, oblicuó el segundo día hacia el Sudoesttf para franquear la muralla coralina por el paso abiertc? frente á la bahía de la Princesa Cariota. Esta delicada maniobra se realizó sin dificultad y pronto los dos bt j, ques doblaron el cabo Malviüe y se dirigieron haci Cooütown, el primer puerto bajando de la punta de. York, término septentrional de Australia. La joven, que hasta entonces había permanecido ence- rrada en s, u departamento, subió á cubierta para contemplar el espléndido panorama. En h estela del buque se movían, rápidos como flechas, enormes tiburones de cuatro á cinco metros de largo, redondos, llenos, musCulosos, ágiles, escoltados por esos pececillos, á rayas blancas y negras, conocidos con e! nombre de pilotos. Sea porque sirven á los tiburone como los perros á los ciegos ó por cualquier otra razón desconocida para los hombres, no se da el caso de que un solo pilota sea devorado por las fieras á las cuales sirve de guía. El ca ¡ial se estrecha. Los Duques se acercan al continente. Liega un momento en que apenas si están á más de un cable áe distancia de la costa. Pasan por la isla Howick, doblan los cabos Flattery y Badford, y se detienen en la embocadura del río Endeavour, donde está situada la ciudad de Cooktoun, de cuyos 10.000 habitantes, 8.000 son chinos. En mencs de dos horas, el mayordomo de la expedición vuelve á bordo con una importante compra de bue. -yes, crneros, aves y legumbres, cuyo embarque SÍ. rea- liza con facilidad, por haber abracado al muelle ambos ¡vapores, y con e! concurso de varias escuadras de cargadores chinos que se mueven, gritan y gesticulan como íocos. Producen mucho escándalo, pero como no hay gran cosa que robar, único temor á que pueden dar lugar Jps chinos, los marineros les hacen poco caso. En cuatro horas queda todo arreglado, y se emprende Renuevo el viaje. Pasan un día y una noche sin novedad. Cooktoun está- ya lejos. El contramaestre del Indus aparece preocupado. Ha bajado al entrepuente con cuatro marineros; ha contado minuciosamente ¡os chinos; ha contado también los del puente y se ha quedado pensativo. Pasa el segundo de á bordo, observa su preocupado! y le pregnnta: ¿Qué ocurre? -No entiendo lo que ocurre. Anteayer había 5 c 2 chi os y hoy hay 61 5. -Te habrás equivocada al contarlos. -Los he contado cuatro veces. ¿De modo que hay 23 chinos más? -Eso es. Y si al menos pudiéramos saber cuáles son... ¿De qué te serviría saberlo El contramaestre continuó pensativo. ¿Como si no hubiera bastantes chinos á bordo! Hay que vigilar; lo que sucede no es natural.