Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES i DE OCTUBRE DE ico 6. PAG. 10 EDICIÓN i a pero ya sabes de y no es alabarme, estamos, que no ha habido en 1 obinson ni en el Viaje fantástico un caribe como rnenda, que me dijo el empresario en mi primera salida ateral derecha: Paco, eres un caribe, choca. Y yo choqué. -Toma, cíaro, nenudas mallas llevabas pa no chocar, mamarracho. ¿De qué la das, si te dieron la primer grita por ganso, y por sacar una ropa sicalíptica, que, vamos, a! padre Adán le dejaste tú de caribe arropao? -Es que tú has visto caribes cen levita, por si acaso? ¡Muchos! ¿Adonde? ¡En tu pueblo! -Me has convencido. ¿Pues claro! -El hecho es que si me cierran los coliseos, ¡el caos! se me concluye el sport del cocido y del tabsco. -Entonces, ¿tú que eres ahora desde que has dejao el teatro? -Suscriptor del Gedeón, que m hace de reír. -Vamos, ¿y na más? ¿Te paece poco? ¡gachó pues pide tú algo! -Entonces, ¿cómo resuelves el problema del garbanzo? -Con la cuchara. ¡Gracioso! ¡miá que eres epigramático! -Tengo á mi hermana y mi novia y a la viuda de mi hermano, que en gloria este, de coristas n Apolo, que ya es algo, porque con lo que se sacan las tres, vivimos los cuati o. ¿Y el pundonor? ¡En conserva! ¿Dónde le ties? ¡En el Rastro! ¡Y no te da grima? ¡Nadal- ¿Y, no se te caen los palos del sombraje? ¡Nañasitosl- -Chiquillo, te estoy mirando, y eres tu agüelo en persona, que dicen que le sacaron ae una garrafa de Pombo, li mar ázfrappé. -Te acato y respeto en lo que cabe el kilo medio de trato que usas con un servidor, pero ten mucho reparo de tomarme este poquito cabello que Dios me ha dao, penque te usurpo una muela. ¡Chascarrasclás! -Y lo hago como lo digo. ¡Caramba, eres el cólera asiático! ¡Soy un caballero! ¡Ele! de la orden del estropajo, porque sí que te hace falta entrar en luz, mentecato; ¡más valiera que pensases en ir á buscar trabajo pa mantener á tu tropa! ¡Que la mantenga el Estao! que en una familia honrada. ú mejor dicho, entre cuatro que bien se quieren, con tres que ganen pa los garbanzos basta, porque es una honra pa los tres, y hasta pa el cuirto, y el cuarto soy j o de modo que no cierren los teatros, porque, adiós mi porvenir, y, adiós... ¡Adiós, mantecaol ANTONIO CASERO nauardo Poudai, Juan Barcia Cabálleto y Ma nue! Curros Enríquez. Dedicóse un recuerdo á la memotia del que fue ilustre académico D. Valentín Lamas Caí vajal; leyóse una de sus poesías y tetminó U solemnidad con un discurso del alcalde, felici tándose en nombre del pueblo de la constitu ción de la Academia. Al acto, que ha resultado brillantísimo, han asistido muchas señoras. -J odttguez. LA REAL ACADEMIA GALLEGA POR TELÉGRAFO DIPUTACIÓN PROVINCIAL I nauguración del segundo período. A las doce menos cuarto, y bajo la presidencia del gobernador civil Sr. Alba, se celebró la sesión inaugural del segundo período semestral de esta Corporación. El Sr. Alba pronunció un breve discurso, en el cual, estimando que los presupuestos provinciales son muy altos, manifestó la necesidad de hacer la revisión de las plantillas, sosteniendo los funcionarios precisos v prescindiendo de los demás. Dijo que es mucho lo que hay que hacer en los establecimientos de Beneficencia; no se le oculta que el mayor inconveniente que á elle se opone es la carencia de dinero, pero es indispensable seguir en el buen camino iniciado. Luego declaró abierto el segundo período semestral. 3o, 10 n. (Recibido el i. á las diez de la mañana. Esta tarde se inauguró solemnemente la Real Academia gallega. Presidió el acto el historiador D Manuel Murguía, el cual tenía á su derecha al alcalde y á su izquierda al presidente de la Diputación. Dióse lectura á una entusiasta carta de la ilustre escritora doña Emilia Pardo Bazán, la cual no ha podido presidir el acto, como deseaba, por encontrarse ligeramente enferma. Seguidamente fueron leídos un decreto, concediendo á la Academia el título de Real, un notable discurso del S r Murguía, la Memoria redactada por el secretario D, Eugenio Carre, un entusiasta mensaje de la colonia gallega en la Habana, y trabajos en prosa y verso de Manuel Lago González, L e a n d r o Saralegui, f f 4 i -f -jt c 1 i EL OBISPO DE TUY ILMO. SR. D. VALERIANO MENENDEZ CONDF