Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 2 DE OCTUBRE DE 1906. PAG. 6. EDICIÓN 2. f temev tampoco la destemplada petición del señor que nos exigía la lección de carretilla, amenazándonos con tetribles penas, justo castigo á nuestra falta de memoria. Una leve sospecha de la dignidad personal, aleteando en nuestro tierno corazón, nos permitía creernos hombres hechos y derechos. Ya la bondadosa madre nos había colocado discretamente unas moneditas en el bolsillo del chaleco. Disponíamos también de algunos cigarros, acaso escogidos en la petaca paternal. Y á nuestro alrededor zumbaban las flechas de Eros, como e dice en los madrigales clásicos. Es seguro que sentimos una ligera inquietud al traspasar el umbral del amplio edificio, en cuyos claustros resonaban las voces y las risas juveniles... ¡Era, quizá, el instintivo temor que nos acometía al penetrar en un camino de término ignorado... ¡Tal vez Fuese ese santo respeto que sobrecoge al espíritu frente al misterioso porvenir, antes de que se lance á su conquista... Pero bien pronto participamos de fa alegría general, y seguros de nuestras fuerzas, penetramos en el aula donde el maestro nos esperaba. Fueron las suyas cuatro palabras de salutación y bienvenida; mas aquella primera de señores... con que dio principio, sonó gratamente en nuestros oídos, y no la hemos olvidado, no la podremos olvidar jamás... H ecididamenre éramos ya unos hombres hechos y derechos. ¡Oh luminosa fecha... Y sin embargo, al celebrar el aniversario empañamos su recuerdo con un amargo reproche... ¿Para los maestros ó para nosotros mismos... En verdad que no sabemos quién lo merece; pero es lo cierto que en la Universidad nada aprendimos de cuanto sirve en el mundo para alcanzar la gloria ó la fortuna, que son las dos grandes ambiciones déla vida. Bien que las armas con que se conquistan, no duermen á la sombra del templo de JV inerva, aunque así nos lo aseguraron tantas veces los austeros y graves moralistas. -Esta desconsoladora conclusión, obtenida al propio tiempo que el correspondiente título académico, ha desparramado por los rincones del mapa á todos los espíritus apocados, á fnu: hos viejos de veinticinco años y á cuantos hacen suyo el horaciuno beatus Ule... Los audaces siguieron en sus posiciones y avanzan y no se desalientan. ¡A los unos y á los otros saludamos en el aniversario de aquella gloriosa fecha... Por nuestra parte, nos envanecemos de haber adivinado esa verdad mucho antes de poseer e! ambicionado título. Durante el tiempo de nuestros estudios, resistimos valientemente cuatro distintos planes de enseñanza que cambiaron otras tantas veces la carrera que habíamos emprendido con ardor. Veíamos también, por otra parte, que cada profesor nos daba una idea distinta de la ciencia, bajo- el sencillo nombre de Concepto de la asignatura lo que nos produjo una verdadera angustia para averiguar lo que es el Derecho que ésta era, naturalmente, la carrera que aspirábamos 3 disfrutar. ¡Eran, a! mismo tiempo, tan áridas aquellas materias que creíamos amenas y apacibles! ¡Eran tan desabridas, tan infecundas las explicaciones de nuestros queridos profesores... Decidimos guardar los Códigos bajo cien llaves, y abrir, con otras cien, los preceptos literarios. Una eosa aprendimos, si no precisamente en fa Universidad, en sus alrededores... Aprendimos á jugar al billar... Y ciertanífente no es floja la enseñanza que se desprende de unas bolas que ruedan por un tablero, como nosotros rodamos por el mundo... ANTONIO PALOMERO p l Gobierno y las Cortes. Entre algunos ministeriales fue comen- tada ayer la información que publicó A B C! con respecto á la labor que hasta ahora lleva ¡realizada el Gobierno. ¡Y, además de comentada, podemos añadir i que nadie la tildó por infundada é injusta, antes al contrario, se reconocía que, en efecto, hasta ahora, el Gobierno sólo había realizado los trabajos de que dábamos cuenta en breve resumen. Pe ro... siempre hay un pero, un amigo íntimo del Gobierno, añadía: (Efectivamente, la labor parlamentaria preparada por los ministros no es mucha; pero eso no ha de ser obstáculo para que el Gobierno se presente á las Cortes, porque su presentación es un acto de verdadera necesidad, no sólo para el partido liberal, sino para el régimen. No debe olvidarse que si el actual Gabinete no abriese inmediatamente las Cortes significaría que se hallaba en crisis, y con ésta serían dos las que se hubieran producido dentro de un plazo corto á espaldas del Parlamento, cuando la tendencia de nuestra política debe ser caminar hacia las crisis parlamentarias, para que la opinión sepa el porqué de esos acontecimientos. De esto se deduce, agregaba la persona á que nos referimos, que aunque el Gobierno estuviese persuadido de que en las Cortes le espera una vida corta y accidentada, deberá ir á ellas. Y esto es lo que seguramente hará. Varios que escucharon estas palabras, pronunciadas por- boca ministerial, reconocían que se hallaban inspiradas en una doctrina verdaderamente plausible. En una petición referente á la reversión de varios ferrocarriles catalanes, no recayó acuerdo alguno, pues el Presidente consideró nece sario consultar varios datos y antecedentes para que el asunto sea objeto de un proyecto de ley, Y el Sr. Dávila dio cuenta, también detallada, de los daños causados por las recientes inundaciones, y para remediar los cuáles son os los medios de que e! Gobierno dispone. t l programa parlamentario. Esto del programa parlamentario es cosa según piensan los ministros, para tratarlo un poco más adelante, cuando esté ya nombrado el ministro de la Guerra. Entonces será, cuando se trace un progtama que el general López Domínguez califica de conjunto y armónicos. Lo malo es que, si las Cortes han de reanudar sus sesiones el día 20 (e! 2 1, que antes circuló como fecha señalada, es domingo) queda muy poco tiempo cara llegar al conjunto y á la armonía. El plazo es corto y el camino que es precia so andar muy largo. Las vacilaciones son muchas, y como todo esto trasciende al público y se comenta y se analiza, lo cierto es que produce mal efecto. Ya anoche, después del Consejo, circularon rumores alarmantes para la vida del Gabinete. p l obispo de Salamanca. El Boletín del obispado de baumanca publica las disposiciones vigentes sobre el matrimonio civil y la circular de! obispo de Tuy. El prelado salmantino agrega después que suscribe con toda la efusión de su alma la mencionada circular y protesta contra la Prensa sectaria que combate al obispo de Tu onferencias. l el Consejo. Con el Sr. Canalejas celebro ayer una Otro Consejo y otro aplazamiento de la conferencia el ministro d? Gracia y Justicia. cuestión batallona, que es el tan traído y llevaseñor conde de Romanones. do proyecto de ley sobre Asociaciones. También conferenció con el presidente del El Sr. Dávila dijo al entrar á la reunión que Congreso el gobernador del Banco de Espael examen de este proyecto invertirá dos ó tres ña, señor conde de Sjgasta. Consejos; pero lo que no manifestó el ministro de la Gobernación, aunque indudablemente lo A La Granja. pensaba en aquel momento, es cuándo se cele- Como ya anunciábamos, esta ivañ? na han brarán tales Consejos, ni siquiera si llegarán á salido para La Granja los ministros de Hacelebrarse. cienda y Marina. Porque, la verdad lisa y llana, parece- ser que, en realidad, de ese asunto no hay nada: ni bases, ni proyectos, ni orientación definida, ni siquiera idea de cómo se ha de embocar la pon TEI úüñ ro cuestión. Cuanto se diga en contrarío de esta afir- W arias condenas. San Peiersburgo, 1, c m. On. pko, ex mación no pasará de ser un ameno ejercicio gimnástico intelectual, bueno para aguzar el diputado de la Duraa, ha sido condenado eí ingenio de los que pretendan investigar el cau- Cronstadt á la pena de depoitación. Muchos marineros han sido condenados a ce por donde van las aguas que han de mover la pena de muerte. molino tan pesado. El asesino del general K iotl, ha sido ejeEl proyecto y su vitola no aparecen, hascutado, á pesar de las gestiones de la viuda, la fecha, por ninguna parte. que no quería que se vertiese sangre sobre n A los Tratados estuvo dedicado, casi en su tumba de su marido. integridad, el Consejo de ayer, por ser ésta oronel traidor. una de las cuestiones que más vivamente inteSan Peiersburgo, 1, m. Hablase de un resan al Gobierno. El Sr. Navarro Reverter hizo un extenso inminente escándalo militar á consecuencia del discurso, dando cuenta con toda minuciosidad, cual se ha hecho prisionero á un corone! acu como él acostumbra á hacerlo, de cuanto afec- sado de haber vendido planos á una Potencia ta al Tratado franco- español y de las opiniones extranjera. que hay en contra de que éste se lleve á hecho. 1 os robos de los revolucionarios. Entre esas opiniones está la de los comisio San Petersburgo, 1, 9 A un millón- -nados catalanes, que desean no se celebre el Tratado sin el previo acuerdo de las Cortes, trescientos mil rublos asciende el importe de deseo al cual es opuesto el Gobierno, opinan- los robos cometidos por los revolucionarios en do que su deber es procurar concertar el Tra- todos los establecimientos del Imperio. tado y, si se llega al convenio, presentároste Juego á las Cámaras para que le discutan y aprueben. VOn TFLl- GIÍAFO El Presidente y el ministro de Estado coFJarís, 1, 8 n. El ministro de Agricultura, municarán esa teoría que defendió hace días el M r Barthou ha saüdopara E p ind, donSr. Navarro Reverter, á los comisionados cade permanecerá unos días. talanes cuando éstos los visiten. DE RUSIA C BARTHOU EN ESPAÑA