Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES J. DE OCTUBRE DE 1906. PAG. EDICIÓN 1. citos. De allí salieron llorando, también lloramos todos af verlos marchar curados, pues la alegre pobreza tiene sus amores, puros y honrados; pero la vida social reclamaba á los adolescentes útiles ya para el trabajo; la Casa de Mamá, como sabes que llamamos á Santa Clara, necesitaba plazas para los numerosos solicitantes. Vinieron á Madrid, entraron en aprendizaje. El más pequeño se negó á ir á un taller, porque hablaban muy mal, é instalados ambos en sitios donde para trabajar no se blasfema, empezaron con asiduidad su labor. A los ocho días, los respectivos maestros, encantados ante la docilidad de nuestros muchachos, dieron á cada uno de ellos una pestilla. ¡La primera peseta que tanto cuesta ganar! Locos de contento, fueron á su casa, exhibiendo las monedillas de plata con cierto orgullo ante sus padres y hermanos. Y ahora no sé cómo referirte el hecho, pues v no hallo palabras para expresar su grandeza. Aquellos pequeños pidieron permiso á la madre, que es en la casa del pobre la administradora económica y celosa, en cuyo delantal se reúnen las escasas monedas que se convierten en abrigo y en pan; pidieron licencia, digo, mis amados amiguitos para destinar su peseltlla á la obra benéfica que les protegió. Brotó en sus corazones el sentimiento hermoso de la gratitud y se acordaron de sus hermanos en la desgracia, de k s muchos infelices que necesitan, como ellos, ayuda para hacerse hombres sanos y buenos. Yo he llorado; hemos llorado todos al conocer este rasgo. El sólo hecho basta para compensar y recompensar muchos años de lucha infructuosa en busca de las limosnas de los felices. ¡Quédense con ellas en buen hora, nos basta la pesetilla de los desgraciados, que fructificará cemo el grano de mostaza de que habla el Evangelio! Y aquí me tienes, amada Mimita, con el pie en el estribo. Deseoso de buscar salud, que desgraciadamente faltó en mi casa, voy á la costa azul, voy á Italia, á la cuna de los sanatorios y hospicios marinos, al centro donde la cruzada contra el raquitismo ha conseguido mayores triunfos. Mi viaje será rápido, pero yo te prometo dedicarte todas mis impresiones desde las columnas de A B C, cen gran brevedad, sin galas retóricas, sincera, cariñosamente, para enseñanza, para ejemplo. Esta excursión podría titularse de Chipiona á Viareggio, pues éste fue el centro del gran movimiento de regeneración en i853, al cual debe en gran parte su prosperidad Italia. Trataré de visitar los numerosos sanatorios del Mediterráneo, del m a r Tirreno y del Adriático, hasta donde lo consienta mi escaso peculio y, entretanto, pide á Dios que algún dfa, una vez realizados nuestros proyectos, mientras juegan en la playa de Regla pobres y ricos, recordemos estas niñerías junto á la Casa de Mamá, siendo tú digna de ostentar tan hernioso nombre. DÍ cuore, EL DOCTOR FAUSTO mediría unos yo píes de eslora, del cual se veían tres palos. Además v ¡ó flotar algunos cadáveres. -Cabezas. APERTURA DEL CURSO Creando una P tí a digna de encomio, el ministro de Instrucción pública y Bellas Artes, D Amalio Jimeno, que como es sabido pertenece al brillante claustro de catedráticos de es, ta Universidad, dará hoy lectura en la solemne apertura del curso, de un extenso discurso en el cual desarrolla todos sus planes de reforma de la enseñanza en España. La falta de espacio sólo nos permite extractar alguna de las más importantes afirmaciones del discurso verdaderamente notable del señor Jimeno, sin perjuicio de ocuparnos en su análisis con más reposo. Nuestros lectores estimarán en lo que valen estas primicias que debemos á la galantería del ministro. Justifica su discurso en este día, diciendo: El ministro de Instrucción pública viene á la apertura de la Universidad Central como quisiera poder asistir á la de todos los Centros docentes del país, todos igualmente dignos de laxlistinción del Gobierno. Si el ministro viene aquí hoy, es porque desde aquí pretende hablar á todts los que en España aprenden y enseñan. Porque la Universidad, tan combatida por alguien, con tanto recelo mirada por quien en ella no puede ya encontrar asilo para sus enmohecidas tendencias, es, y será mientras viva, el más preciado laboratorio de ¡as ideas nacionales, el sanatorio donde siempre vivirá el espíritu de las más altas lucubraciones científicas y literarias, y hay que procurar que sea además e) foco de donde irradie la superior luz que sobre todos se esparza para justificar el lema del perfundet omnia tuce que brilla en nuestras medallas de oro. jAnaliza la disposición de las escuelas en España con datos estadísticos y con detalles de observación personal da sus locales, reveladores de un punible desvío público y oficial, y después de atinadas consideraciones, da cuenta de uno de sus proyectos en la forma siguiente: Hay que hacer escuelas. ¿Por qué no imitar lo hecho etl otros países? Más de dos millones de pesetas se dedican en España al alquiler de locales: sólo el Ayuntamiento de M a drid gasta en esto más de 3oo.ooo. Mentira parece que no se haya pensado á tiempo en capitalizar este interés, porque al cabo de algunos años, pocos ó muchos, el Estado ó el Municipio hubieran entrado en posesión de edificios hechos de nueva planta, á propósito, en excelentes condiciones para instalar las escuelas necesarias. No hay que aplicar á esto más que una buena voluntad; la cosa no es imposible, ni siquiera difícil, y repito que tengo el firme propósito de acometerla para librar al país de la vergüenza de no tener á la escuela con decoro. Presentaré á las Cortes, tan pronto como éstas se abran un proyecto de ley en que, por medio de una operación de crédito, puedan los Municipios tener á su disposición la suma de millones indispensables para obra tan útil. Cuestión es todo de garantía sólida; no faltará entidad bancada respetable que se encargue, mediante un empréstito, de proporcionar la suma suficiente, si la ley obliga á los Municipios á consignar en los presupuestos la cantidad, relativamente pequeña, que corresponda primeramente á los intereses y luego á éstos y á la amortización; si niega la aprobación al presupuesto municipal que no atienda á esta exigencia; si aprovecha los ofrecimientos de solares propiedad de los Ayuntamientos; sí CL DISCURSO D E L MINISTRO hipoteca á Ja vez las construcciones para responder á ¡os riesgos, no posibles, ni siquiera presumibles; si fuerza á todo Municipio que no tenga edificios escolares á construirlos, y sí impone la condición de que estos edificios no puedan jamás ser destinados á otros usos, so pena de que el Estado se incaute de ellos. Así es como se podrá lograr la iniciación de la obra de que tan faltos estamos. Cincuenta millones dedicados á este fin, de los cuales responda el Estado, que tendrá la misión de cobrar de los Municipios y pagar al Banco; 5o millones, ampliables hasta donde alcancen las necesidades, mientras se mantenga la misma garantía; 5o millones, así encontrados, al alcance de la mano, con la posibilidad de ampliarlos de una manera determinada y en brevísimo tiempo, responderán mejor á las necesidades del caso que esa misma cantidad escalonada en presupuestos sucesivos. Alguno de los ministros que me precedieron en el departamento de Instrucción pública ya abrieron con tímidos ensayos este camino, y hay que reconocer que uno de los que con más empeño se decidieron á emprender la obra, fue Cortezo en su Decreto fecha 28 de Abril de 1905; pero ni la consignación anual de un millón y Soo. ooo pesetas que aquel Real decreto fijaba, pudo hacerse en el presupuesto siguiente, ni aun cuando así se cumpliera lo decretado, se haría otra cosa que empezar muy lentamente una trabajosa obra, cuyo término lejanísimo no podría quizá vislumbrarse. Con 5o millones en el término de cinco años, en algunas localidades tal vez más pronto, pueden hacerse slgunos miles de escuelas. El resultado sorprenderte de esta acometividad servirá de acicate a otros ministros de Instiucción pública. Yo estoy seguro que este mí proyecto, que, más que un ensayo puede llamarse el prólogo de una grande obra, grande por sus alcances más que por la importancia del que la acomete, si mereciera la firma del Rey y la aprobación del Parlamento, haría mucho por ¡a cit tiwa de nuestro pueblo, ya que hay que acostumbrar al niño desde sus primeros pasos en la tierra á encontrar en la escuela la casa ¡impía, cómoda, sonriente, higiénica, de la cual podamos desterrar toda molestia y á la cual ¡levemos la simpatía y el agrado. Y de este modo, sin gravar el presupuesto del Estado, sin pesar de una manera embarazosa sobre las cajas municipales, dando el mayor tiempo disponible al desenvolvimiento de su marcha económica y obteniendo un resultado positivo, bieve y seguro, habremos podido disponer de una suma cuantiosa y prontamente útil. La opeiación es sencilla, clara, sin riesgos: de su efecto positivo y de sus ventajas pronto podrían apercibirse todos. Ocúpase después de la unción del maestro, y de la reforma necesaria para su dignificación y para ponerle en condiciones de desempeñar su altísimo papel en las sociedades modernas. En párrafos nutridos de doctrina pedagógica, que revelan enorme cultura, y que repetimos nos es imposible reproducir ahora, piosigue el estudio de la inspección de la enseñanza primaria, deduciendo cuál debe ser su verdadera orientación, y termina diciendo; La fuerza futura de España no la hallaremos sólo en los cañones y torpedos de nuestras costas, en los acorazados que han de venir á consolarnos de pasados desastres, en los que el valor innegable y la intrepidez heroica no fueran bastantes á triunfar de la inteligencia y del poderío ajenos; no la encontraremos únicamente en las armas de mar y tierra. Cuidemos también de nuestra cultura, que ésta puede darnos el porvenir. Yo nunca olvidaré que el ministerio de cuyo gobierno me encargó la suerte, es el ministerio que cuida del cerebro y del corazón de España, y que el uno nos ha de dar el espíritu necesario para ser grandes y el otro la energía suficiente para ser fuertes. DE LA LINEA POR TELfcGRAPO DOYUNGO, 3O, 2 T t 1 a emigración. El vapor alemán Slavonia y el francés Orleannats, han salido hoy de Gibraltar conduciendo, el primero 2.206 emigrantes para Nueva York, y el segundo 446 para Buenos Aires. En esta semana embarcarán 200- emigrantes más. T Fn naufragio. El capitán del vapor Liga, que ha llegado hoy de Gibraltar, ha comunicado que cerca de Oporto encontró sumergido un tuque que