Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AÑO CUATRO. NUM. V 627. CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. 1 EMADRID, j OCTBRÉ DE 1906: NÚMERO TO, 5 CÉNTIMOS los modernos cartagineses, mientras se borran para siempre en las lejanías de lo pasado los altaneros atavismos de la sangre latina que nutrió su raza. Quizá, como aseguran los últimos telegramas, estén dispuestos los cubanos, deponiendo sus odios y sus rivalidades, á unirse para rechazar por la fuerza la ocupación yanqui... Quizá con este último gesto los veteranos déla pasada guerra, aquellos que aprendieron de unos soldaditos bisónos, descalzos y hambrientos, la manera de caer defendiendo un viejo solar, expíen con muerte trágica su mentida y efímera victoria; pero más pronto ó más tarde Cuba sera yanqui, como Texas, como la Flo, rida, como tantos pedazos de tierra americana descubiertos en la profunda noche de la Historia por la ardiente mirada de un Pinzón... y y sólo entonces, en algún hogar guajiro, entre las espesuras pantanosas, quedará ei recuerdo amargo de un ideal de libertad desvanecido para siempre entre las brumas densas de la ciénaga... es voz de Dios, cuando no lo es del diablo. La cogida fue tremenda. La herida es grave. El infeliz torero madrileño lesionado pasa á ser desde hoy figura de palpitante actualidad por unos días. Ya tiene nuestro buen pueblo tema para largo rato, y á fe que cuanto se diga será más- sinceramente sentido que cuanto pudiera hablarse de jefaturas políticas y de próximas é inevitables crisis ministeriales. EL DÍA DE HOY -El Santo Ángel Tutelar del reino de España. -Santo? Remigio, obispo; Severo, presbítero, y Bavón, confesores. Va Misa y oficio divino son del Santo Ángel Custodio del Reino, con rito doble de segunda clase y color blanco. Se gana el jubileo de las Cuarenta Horas en la parroquia de San Jerónimo. -Visita de la Corte de María: Nuestra Señora de la Almádena, en Santa María; la Blanca, en San Sebastián; dd Consuelo, en San Luis, ó del Olvido, en San Francisco el Grande. Tiempo probable: Despejado. -Otoño hasta el 21 de Diciembre, que empieza el invierno. -Temperatura de ayer: Máxima, 19 grados. Mínima, iS 2. -Duración del día: j 1 horas y 29 minutos, disminuyendo durante la semana un minuto por la mañana y otro por la tarde. LA PESET 1 LLA PARA MIMÍ, EN LONDREi CUBA YANQUI ace quince días que dábamos desde este mismo lugar la voz de alarma. El egois n o de Estrada Palma lo ha sacrificado todo á sus rencores y á su ambición. Acaso sea esta la primera vez que ha cumplido su palabra el viejito funesto, que gastó durante medio siglo el cuero de las banquetas en las antecámaras ministeriales de Washington, esperando complicidades nefandas, ligadas con maniobras financieras en Cayo Hueso, mientras sus compatriotas peleaban en los campos de Cuba con los soldados españoles. Acaso sea esta la vez primera quu su carácter plegadizo y dulzón ha logrado mantenerse enhiesto para entregar- -como prcmetió á sus compadres hace quince días- -la isla de Cuba á los Estados Unidos, antes que ceder el puesto á los liberales en armas á la revolución triunfante de patriotas indignados com ra un Gobierno despótico y concusionario. Ni los consejos de Taft, ni el g sto patriotico de los revolucionarios dispuestos á deponer las armas, ni el terror pánico de sus íntimos, ni las lágrimas ardientes que abrasaban la pálida mejilla de unos cuantos diputados, medio muertos de vergüenza y miedo, lograron conmoverle. Ese hombre ha entregado la ishi de Cuba á los yanquisantes que perder el derecho exclusivo de explotarla. ¡Medrado sino el de esa tierra á quien así abandonan sus dominadores! Ese hombre, á quien sus paisanos contemplaban en la más alta magistratura, ha sido por una vez en su vida fiel y agradecido, entregando su feudo á aquellos de quien lo había recibido. Tuvo un depósito en usufructo y lo ha devuelto con relativa honestidad. Eso es todo. M r Taft ha recogido, e n nombre de la Re pública federal, la bandera de la estrella solitaria, y arrollándola cuidadosamente, en espera de los acontecimientos, ha deplegado sobre Cuba la enseña victoriosa de los Estados de la Unión. Acaso los trabajos electorales impidan por ahora á M r Roosevelt consumar la política imperialista. Acaso la precipiten las peticiones anexionistas que de distintos puntos de la gran República llegan ya apremiantes á la Casa Blanca; pero es lo cierto que á estas horas se ha desvanecido aquel ensueño de libertad que arrulló la cuna de la actual generación isleña entre los fogonazos que relampagueaban en el monte. Ha llegado la hora triste de la gran expiación de tantos errores. Ha llegado el momento supremo de las grandes catástrofes para ese pueblo- -que no por ingrato y cruel con la madre Patria- -dejaba de merecer mejor suerte que ¡a dz verse uncido al carro tr unfador de INTERESA A NUESTROS LECTORES POR TELÉGRAFO C a n Sebastián, 3o, 4 1 Procedente de Ber lín, Leipzig y Colonia, ha llegado á esta capital, de donde saldrá mañana para Madrid, el Sr. Luca de Tena. El Director de Blanco y Negro y A B C se muestra muy satisfecho de su viaje á Alemania, por haber resuelto favorablemente el problema industrial de poder confeccionar á mayor tamaño A B C pegando sus páginas en una nueva forma no igualada hasta ahora por ninguna otra publicación europea de cinco céntimos. -Cruz. PERFIL DEL DÍA T o fue la política la mayor preocupación ele ayer para la gente, por lo menos para la de Madrid. Lo fue la corrida, y no por ser una corrida más, sino por lidiar en ella toros de mucho cuidado dos diestros madrileños. Había en ello algo de lo que pudiéramos llamar amor regional. Los seis toros encerrados en ios corrales desde hace algunos meses, habían infundido bastante respeto entre la grey torera. Varios maestros andaluces, al decir de los doctores en cánones taurómacos, habían rehusado entendérselas con los toros de Otaolaurruchi. Pero los madrileños estaban decididos á todo. Es de suponer que la empresa también, incluso á escatimar las contratas á los principiantes que opusieran reparos á echar al matadero la carne viva. Con este atractivo histórico de la corrida, con la perspectiva de irhule porque se ponderaba la abundancia de cuerna de los bichos y hasta se hacía reclamo de ella, y con la miaja de amor propio, interesado en el asunto, porque toreaban un espada sevillano y dos madrileños, no es extraño que se hiciese suceso del día, á falta de acontecimiento político, de la fiesta nacional anunciada en el circo de la carretera de Aragón. La favorecieron un tiempo espléndido y un público numeroso, cuyo grito de horror al ver cogido y volteado horrorosamente á uno de los diestros, debió oirse cien leguas á la redonda. Los toros, efectivamente, se las traían Ya lo había profetizado esa voz del pueblo que I j e sabido de ti por las cartas que me envia ron amiguitas tuyas, una francesa y otra inglesa, pidiendo cada una de éstas sellitos por valor de una peseta. Cumplimos el encargo, repitiendo la frase de la bondadosa superiora del Sanatorio: ¡Dios tes aumente la caridad! Compañeras tuyas me han referido los triunfos que obtuvisteis. Tu hermano ganó sendas copas en el Tiro de Pichón y en el Concurso hípico; tú, además de un premio de lazvn- tennis, debes conservar centenares de cosas bonitas regaladas en los cotillones en premio á tu gentil belleza, á tu donaire de española bonita. Estás en la rubia Albión y te suplico no caígas en la fea moda de teñirte el pelo. Ni es sano ni es artístico. Créeme. Pero te voy á hacer otro ruego. Desearía que con tu buen padre, á quien interesan tanto los problemas de beneficencia y protección, pues según me dice se ha inscrito en el Congreso de educación protectora que se celebrará en Madrid allá por Diciembre, visitaseis algunos establecimientos dedicados á la infancia. Hay muchos y muy buenos en Londres. En Inglaterra las señoras y señoritas se ocupan asiduamente de todo cuanto se relaciona con estas vitales cuestiones. El Estado y los ricos no escatiman su dinero, y espero que á tu regreso traerás vistas fotográficas y folletos que no harán mal papel entre los recuerdos del veraneo. Mira, querida nina, cuando oigas hablar de lo estéril y de lo penoso de las obras buenas, de las cuales te dirán que no producen más que ingratitudes y disgustos, no hagas caso. El obrar bien, el sacrificarse por los demás, el saber Vencer nuestras pasiones y apetitos, no sólo nos hace más fuertes, más sanos moralmente y más libres, por cuanto somos dueños de nuestra voluntad, sino que, tarde ó temprano, obtenemos una recompensa, al parecer insignificante, pero que nos resarce de las penas anteriores. Es algo parecido al ouscaaor de diamantes, que tras infinitas penalidades tropieza con lo que otros creyeron pedrusco y es un valioso brillante de aguas purísimas una vez tallado. Voy á presentarte un ejemplo vivo, palpitante, que extremeció de ternura mi alma hace pocos días. Recordarás que entre os primeros niños llevados al Sanatorio de Santa Clara había dos hermanos muy pobres y muy desgraciados. Tuvieron sus padres muchos hijos: veintiuno; viven ocho, ¡ya ves qué mortalidad! Los supervivientes, casi todos hambrientos y raquíticos, deben su vida al cuidado de su buena madre y á los auxilios de la caridad. La Gota de leche ha salvado al más pequeño. El Sanatorio de Chipiona ha educado y fortalecido á los. mayor-