Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 29 DE SEPTIEMBRE DE 1906. PAG. 4. EDICIÓN 1. mente de una andaluza de Barcelona que tenia el seno moreno Magalhaes Lima, en su libro Costumes madrileños habió de un Zorrilla rque arravessou os transes mais dolorosos da fida, e que aiém de um gramde poeta é tatnhem po Mico de notavel bom- senso B? 1 z c, en una de sus más hermosas novelas, la muchacha de los ojos de oro, saca á plaza un grande de España que se llama nada menos que don Hijos; un señor P L. Imbert, en su libro España, sus esplendoresy miserias, nos cuenta una fiesta estrepitosa que se celebró en Sevilla y en honor suyo en casa de doña Vendendo, une enorme femmejqui touche ala trentaihe Cuvillier- Fleury, el conde Gasparín, todos los que han escrito sobre nuestro país tienen, en suma, sus libros y sus relatos de viajes llenos de cosas análogas á éstas. -Estoy completamente de acuerdo; pero, casi todos los autores que ha citado usted son franceses. Y bien; usted habrá de reconocer que si nuestros vecinos nos tratan tan á la ligera, en cambio, los ingleses son más serios, más reposados, más escrupulosos. -No, no vaya usted extremando tanto la loanza. Precisamente la leyenda de la España fantástica, absurda, quimérica, procede, no de Teófilo Gautier, sino de un inglés. Aludo á Richard Ford y á su célebre Manual para viajeros en España. La obra de Ford es fundamental; es una obra considerable. El autor viajó mucho y detenidamente por España, conocía bien y al detalle nuestra historia, y escribió un libro extenso, minucioso y lleno de mil detalles interesantes. Pero Ford tenía sus prejuicios; era mi extranjero; no podía comprender muchas cosas que sólo se comprenden cuando se ha nacido en medio de ellas, y de ahí muchas de las virulentas, violentísimas diatribas de su libro, y muchas de las fantasías que en él arroja á manos llenas. Después de Ford, todos los autores de guías y de narraciones de viajes le han imitado, plagiado y saqueado. Ahí está él mismo Baedeker, que no es más que un extracto de Ford, pero sin personalidad, sin espíritu, y ahí tenemos la otra guía inglesa más en uso después de ía alemana citada: el O Shea. Aparte de estos libros, en Inglaterra y en los Estados Unidos se han escrito y se escriben todos los días muchos sobre España; por ejemplo el de Bart Kennedy: Tramp in Spain; el de Crockett: The aveníurer n Spain; el de Luffman: A vagabond in Spain, etcétera, etc. Generalmente estos buenos ingleses salen de su patria, entran, en España y comienzan á caminar por ella á pie: luego cuando se cansan y tornan á su patria escriben un libro. Ellos nos dicen que han andado como azacanes de una parte á otra, siempre en el caballo de San Francisco; yo no sé si debemos creerles (aunque algunos, como Luffmann, pongan en sus obras la copia de los pasaportes de los alcaldes) el caso es que sus libros no son ni mejores ni peores que los franceses. Casi podríamos decir que encontramos en ellos las mismas hipérboles y la misma loca imaginación que en los de nuestros vecinos. -Entonces, ¿habremos de resignarnos á que no nos pinte nadie tal como somos? -Indudablemente, habremos de resignarnos. La Naturaleza humana es así. Hay cosas que no son como en realidad fueron, sino como la fantasía, la poesía, quieren que sean. Todos sabemos ya á estas horas (porque lo han divulgado los eruditos) que Galileo no pronunció jamás sus célebres palabras: TTsin embargo, se mueve; y de ningún modo nos figuramos ni podremos figurarnos nunca la figura de Galileo sin esta frase. España para los extranjeros es un país de leyenda, de ensueño, de cosas absurdas; el viajero que viene á visitarla ya trae su idea formada, su visión, su concepción, y, como nuestro yo, nuestra personalidad es, según decía Sterne, la única; como junto á ella no vale nada el mundo exterior, en esta visión, en esta idea hacemos entrar velis nolis la reali- dad que vamos viendo. Es éste un hecho natural de psicología; no nos maravillemos. La realidad no es lo que ella es, sino lo que nosotros queremos. Y un viajero que vaya á un país á ver cosas absurdas, las verá siempre, aunque no las haya. AZORIN A B C DE LA MADRE los casos de Según los partes sanitarios, respiratorio, enfermedades del aparato catarros, bronquitis, amigdalitis y anginas han dominado en estos días. En los niños se han presentado meningitis, sarampión y viruela, no faltando fiebres palúdicas de tipo cotidiano ó terciano. Es indispensable que los niños sean ahora más que nunca vigilados, respecto á su régimen alimenticio, pues los cambios de aguas y de leches provocan trastornos intestinales, que pueden complicar los padecimientos catarrales. Se evitará la permanencia de los pequeños en cafés y teatros, cuya atmósfera es nociva, especialmente de noche. No pasearán después de la caída del sol y se cambiarán los vestidos, no saliendo por la tarde sin abrigo. La menor fiebre será objeto de cuidados celosos, acostando al niño y provocando una transpiración suave. En los predispuestos á padecimientos de garganta se les examinará á diario. El régimen de las nodrizas será lo más higiénico posible, pues influyen las causas anteriormente expuestas en la salud del niño dé pecho. UN MEDICO I f n capítulo aprobado. Retiró otra enmienda el Sr. Senra, y el Sr. Santillán apoyó la relativa á pedir que Ja empresa arrendataria del teatro Español pague el seguro de incendios y la contribución territorial, ya que el Ayuntamiento, no sólo le cede el teatro gratis, sino qne además le paga algunos empleados. Después de algún debate, acepta la Comisión la enmienda, en el sentido de invitar á la empresa á rectificar el contrato en cuanto se refiere a! pago expresado Se aprobó el artículo primero, y á las siete y. media se levantó la sesión UNA IDEA DIARIA f ONTRA LOS OJOS D E GALLO Para hacer des, a P a r e c e r I o s m lestisimos ojos de gallo debe colocarse sobre ellos un copito de algodón en rama impregnado en vaselina, y renovarlo cada dos días. El primer resultado es la disminución del dolor, que en cuatro ó cinco días desaparece del todo. Al cabo de dos semanas un buen baño de pies basta para que el ojo de gallo quede en disposición de ser arrancado de raíz. DE VALLADOLID OH TELÉGRAFO VIERNES, 2 9 6 T. C NOTAS MUNICIPALES 0 esión supletoria. A las once de ayer mañana celebró sesión el Ayuntamiento, bajo la presidencia del alcalde. Careció de interés, puesto que los únicos asuntos que encerraban alguno se acordó dejarlos sobre la mesa ó no se discutieron, quedando para debatirlos en sesión ordinaria, como sucedió con el dictamen relativo ala ampliación á 5.583.5oo pesetas de la partida destinad al pago de cédulas por expropiaciones del Ensanche Después de varios ruegos hechos por ei señor Iglesias, se levantó la sesión á las doce. 1 os presupuestos A las cinco de la tarde volvió á reunirse la corporación municipal para seguir ocupándose del proyecto del presupuesto para 1907. Después de discutirse mucho se acordó aplazar una enmienda presentada por los señores Gascón, Prast y Cao al art. 1 del capítulo I de gastos, pidiendo la creación de ocho placas de escribientes con i.5oo pesetas para cesantes del ramo de Consumos, cumpliendo así un acuerdo de la superioridad. 1 as gratificaciones. ITM Manifestó el Sr. Aguilera que antes ac ser discutidas varias enmiendas en que se consignan gratificaciones, convenía que la Comisión fijase su criterio, teniendo en cuenta que el Ayuntamiento acordó suprimirlas, que el Gobierno revocó dicho acuerdo y que el Municipio ha recurrido de dicha revocación, hallándose pendiente de solución dicho recurso. Fue muy debatido el asunto; en pro, por los Sres. de Blas. Fernández Victorio, Cortinas, Senra y Párraga, y en contra, por los señores Lequerica, Iglesias y Santillán. La Comisión entendió que no deben suprimirse las gratificaciones y en votación nominal fue admitidi esta moción por i5 votos contra 10. oncurso hípico. Se ha celebrado la primera sesión del Concurso hípico. En el recorrido de caza obtuvieron premios el teniente de Cazadores de Alfonso XII, D. Antonio Fernández; el de Húsares déla Princesa, D. Francisco Jaquetot; el de María Cristina, D. Alfonso Arana; el de Montesa, D. Luis Balmori, y el de la Reina, D. Manuel Leseo. Ganó el campeonato de altura el teniente de Albuera D. Ramón Cebrián, y en segundo lugar, el de Farnesio D. Félix Riaño El saíto triple lo ganaron los citados señores Fernández, Balmori Arana y Jaquetot, y los tenientes de Talavera Villa y Valle de Húsares de la Princesa. Mañana continuará ej Concurso. -T icardo. A TRAVÉS DE LA FRONTERA A MORES PR 1 N- Que el amor hace milaC 1 PESCOS tos COfa p! e g n a d a- por ramplones prosistas y poetas melenudos hace muchos siglos. Y que esos milagros producen muchas veces tremendo escándalo en las clases remilgadas y poderosas de este picaro mundo, también está o! vidado de puro sabido. No es tampoco una novedad que un Príncipe pierda Ja chaveta por una mujer de regular palmito, aunque de condición humilde. Pero puede serlo cuando un Príncipe pierde los estribos por una mujer que no es joven ni hermosa. Este es el caso de S. A. Joaquín Alberto de Prusia, hijo segundo del príncipe Alberto, á quien en Mayo último vimos en Madrid representando á su pariente el Kaiser Guillermo en la ¿oda de nuestro Rey. El príncipe Alberto ha fallecido, como se sabe, hace dos semanas. Bueno, pues su hijo Joaquín Alberto se casa con la Sra. María Sulzer, actriz del teatro de Trianon. No es un pollo el novio, ni tampoco, un viejo, Cuenta treinta años y es comandante del primer regimiento de Granaderos. Ha figu- rado mucho tiempo en primera línea entre la alta sociedad de Berlín, no sólo por su rango y por su estirpe, sino también por sus gustos artísticos y literarios. Es, además de Principe, pintor apreciable y músico discreto. ¿Quién es ella? Ya está dicho: María Sulzer. Tiene diez años más que el novio. No es bella, cero no la falta gracia y tiene talento.