Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 27 DE SEPTIEMBRE DE 1006. PAG. 4. EDICIÓN 3. juró no hib m vuelto á poner los pies en el edificio de su ramo ni había asistido aun Consejo, por haber hecho la jornada regia con la Corte. Los maliciosos, aficionados á emociones, esperaban novedades. Sacaban partido hasta de la circunstancia de no haber ido á esperar á dicho consejero su colega el de Hacienda, y suponían que duraba el escozor por aquello de ¡os Tratados hechos á la americana sin diplomáticos. Se celebró el Consejo. La nota oficiosa fue 1o que suelen ser ias notas oficiosas de todos los Consejos de ministros: una decepción. Se había hablado de las dichosas negociaciones comerciales con Francia, á las que la nota da por muy adelantadas y el telégrafo de San Sebastián por muy suspendidas (sin prórroga, por cierto, para el convenio provisional que expira dentro de cuatro días) se habían aprobado dos expedientes de crédito extraordinario, y, como para pasar el rato, se habían hojeado las setenta y tantas cuartillas que tiene de preámbulo, nada menos, el proyecto relativo á la Policía. No se ocupai on siquiera los ministros de la circular del obispo de Tuy, ni de la zambra malagueña armada por el subsecretario de la Gobernación. Ñique decir tiene que á la política no se dedicó una milésima de segundo. ¿Para qué? ¿Se comprende ahora la decepción de la galería, que esperaba sucesos políticos de un Consejo que ha tenido solamente el carácter de una reunión de amigables componedores? Pues eso es todo lo que la política brindó de nuevo ayer: un Consejo de ministros sin política. Como quien dice, un guisado de conejo sin conejo. ¡Ahí, y una nota oficiosa que es una delicia. Como que en ella resalta la plancha de dar por muy adelantadas las negociaciones con Francia, que ayer mismo, precisamente, quedaron rotas. Va á las Cortes es Gobierno con la preocupación, con los recelos, con las miradas furtivas á todos lados del que entra en un sombrío y sospechoso callejón sin salida. Sabe que en él se juega la existencia, y que los vecinos que le esperan se juegan la jefatura del partido para subir el vencedor al Poder con ella ó para caer con un programa como bastón de mariscal en la oposición. Eso de la jefatura es tema que merece ser tratado antes de pasar adelante. Fue Poder Montero Ríos, y tras de fugaz vivir, planteóse la primera crisis total, para cuya solución necesitó el Trono consultar á los conspicuos de la feligresía liberal. Cuéntase con visos de innegable fundamento que á algunos de ellos habló así la Corona: Cuando Maura dejó el Poder llamé a ustedes para conocer su opinión. Unánimemente reconocieron que era necesario un Gobierno liberal. ¿Quién es el jefe? -pregunté. -Montero Ríos- -me contestaron sin titubear López Domínguez, Canalejas, Moret, Vega de Armijo, todos I03 liberales á quienes consulté. A Montero Ríos conferí la misión de formar Gobierno, dándole á la vez todas las facilidades indispensables para gobernar, incluso el decreto de disolucón. Fíjese usted bien en que no fui yo el que designé un jefe, sino que fueron ustedes los que me le ofrecieron designado. No nombré Presidente á un valido mío ni á persona algana de mi exclusiva y personal designación. Montero Ríos, dijeron ustedes, y Montero Ríos fue. Han pasado unos meses. Acabo de ver á ustedes nuevamente. Montero Ríos, por sus achaques, por lo que sea, que la Corona no lo ha de determinar, no es ya jefe de su partido. La unanimidad subsiste en lo de que continúe la política liberal, pero ha desaparecido respecto á la designación de jefe. No podrá decirse que ello es obra mía... ¿Quién es el jefe del partido liberal? Espero que ustedes me lo dirán. to principal alrededor del cual gira todo el r. teres de este proyecto. El Sr. Dávila llevará las bases del proyecto, y seguramente se formará una ponencia, cons tituída por los ministros de Gracia y Justicia- Gobernación é Instrucción pública, para que redacte el proyecto, previo el hallazgo de la 1 fórmula que ha de compaginar los opuestos pareceres que acerca de esta materia existen en el Gobierno. p l general Luque. Anoche, después del Consejo, se daba por seguro que en uno de estos días qutdirá firmado el decreto nombrando ministro ae le la Guerra al general Luque. j o hay cuestión. Oficiosamente se nos dice que no es exacto que haya entablada ninguna cuestiólt personal entre los Sres. Armiñán y Suárez de Fígueroa. p l obispo de Tuy. El conde de Romanones, después deí Consejo de ayer, decía que en éste no se había tratado para nada del asunto referente a! obispo de Tuy, porque nada quedaba ya que hscer, sino esperar la solución de este pleito. No sería, sin embargo, extraño, que alguna indicación, relacionada con esta cuestión, se hiciera en el Consejo. p l Rey no viene. En la creencia ¿z que hoy por la ra T. ana vendría de La Granja S. M el Rey, se ha- bían hecho preparativos en Palacio y establecido las guardias de centinela en el exterior, en, la plaza de Oriente y en la de Armería. Pero S. M no ha venido ni sé espera ya que venga hoy, contra lo que se había anunciado. PARA LA HISTORIA DE UN MINISTERIO 1 C e da un caso bastante curioso, no raro, por que las cosas raras en la política española son el pan nuestro de cada día, en los actuales momentos políticos. Los prohombres del partido liberal, las principales figuras, las que de un modo más ó menos claro y directo se disputan h jefatura, esfuérzanse en hacer ver que quieten la prolongación de la vida del Gobierno- actual. Y, sin embargo, ninguno de esos personajes deja de creer y de afirmar en la intimidad que estamos ante un cadáver. Montero Ríos, silencioso en su retiro ae Lourizán, acepta la presidencia del Senado sin soltar prenda. Canalejas, mudo en su villa Amparo, de San Sebastián, es arbitro de la situación por su mutismo, tanto como por su influencia personal. Moret pasea por Europa simulando desdén, y el Gobierno procura adivinar en su gesto lo que sus labios callan discretamente. Así acaba el veraneo y se anuncia la proximidad de la apertura de las Cortes, prometiéndoselas el Gobierno muy felices, porque las palancas que pueden remover los cimientos del edificio permanecen inactivas. Parece natural que si esas felicidades son un necho, si el Gobierno cuenta con la ayuda incondicional de esos elementos cuyo concurso es indispensable para la vida ministerial, las esfinges dejarían de serlo, los mudos de todo el verano hablarían en el otoño brindando apoyo al Gobierno, alentándole en sus pasos hacia el Pat lamento y prestándole la fuerza de sus entusiasmos y de sus esperanzas. Nada de esto sucede. El Gobierno vive de! silenc o de los arbitros de su existencia, de la conmiseración de los dueños de su destino. j Vive de! a osna, y la indigencia en estos ca sos es p: ecu oi de la muerte. TJilbao, 2 j, i rá. El próximo martes se ce lebrará en la Diputación una reunión magna, á la que cuncurrirán el Ayuntamiento v los principales agricultores de la provincia, y parí la que se cuenta con más de 200 adhes ones, A. M. con obieto de constituir un Sindicato agrícola. El reglamento, que es muy extenso, com prende la adquisición de abonos y semillas f el Consejo. para perfeccionar la producción abaratándola; Anunciábamos ayer que el Consejo de la propaganda de la enseñanza agrícola por ministros que por la tarde había de celebrarse conferencias y otros medios; fomentar ía dcarecería de importancia política, puesto que quisición de máquinas é instrumentos aginóla fatiga del ministro de Estado sería una difi- las, que serán alquilados á los asociados por cultad para que en la reunión fueran tratados un precio módico; organizar concursos y exasuntos fundamentales. posiciones agrícolas; repoblar y mejorai los Este anuncio se cumplió al pie de la letra, montes; montar oficinas de consultas gratuitas, porque en el Consejo apenas se habló de otros y repartir, también gratis, un boletín mensual. asuntos que los que aparecen consignados en Serán admitidos como federados en el Sinla nota oficiosa; es decir, que no hizo uso de la dicato todos los agricultores del país vasco, palabra casi nadie más que el Sr. Dávila al dar mediante una cuota anual contributiva insigni. lectura al proyecto de reforma de la Policía. ficante. -Terán. El proyecto quedó aprobado, pero lo que no se sabe es si será puesto en vigor desde i. de Octubre. No se acordó que el Gobierno se trasiade hoy á La Granja para celebrar Consejo bajo la presidencia del Rey. Los ministros irán al Rea! POR TELÉGRAFO Sitio individualmente y conforme necesiten ánger, 26, 12 n. Comunican de JVt na despachar con S. M kesh que M r Lassallas, joven funces El Consejo, por lo que se dijo, careció de agente de una Compañía marroquí, ha sido obimportancia política. jeto de una agresión por Darte de unos ju. tíes del caid de Tekanas. Lassallas, gravemente herido, estuvo secuts a ley de Ai sociaciones. Para el Consejo que ha de celebrarse el trado durante treinta horas por el referido i caid. O V O V l t L l O S ÜD 3 C V rtfWt. t M V H f n próximo sábado, está reservado ocuparse del Con tal motivo reina la mayor indignac ón proyecto de ley sobve las Asociaciones. Hace ya días dijimos en qué consiste el pon- en Marrakesh. Resolvióse la crisis siendo presidente del Consejo, pero no jefe del paríMo, el Sr. M o ret. Cayó. Subió sin jefatura el general López Domínguez. Está al caer... No hay bloque, y si queda partido, la Corona seguirá preguntando: ¿Quién es el jefe del partido liberal? La lógica de la pregunta es abrumadora, según hemos de ver. SINDICATO AGRÍCOLA POR TSLFPONO ECOS POLÍTICOS UN SECUESTRO EN MARRUECOS T L fc