Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M A C Ó L E S 26 DE SEPTIEMBRE DE 1906. PAG. n EDICIÓN 2. sultando un espectáculo fantástico y emocionante. Como medida de precaución fueron desaio jadas las casas de la calle de Migue! Servet que son medianeras á la Fábrica de Tabacos por la parte del patio exterior, sitio donde se produjo el siniestro del año pasado. Los muebles de los vecinos de dichas casas fueron recogidos en los portales de otras de la calle del Mesón de Paredes. rigen del siniestro. No ha sido posible precisar e) origen del incendio. La requisa se realizó, como de costumore, á Jas nueve de la noche y se precintaron las puertas sin advertir ninguna novedad. El primer foco se vio casi en el centro de la nave del oreo y sólo por suposición se creé que debió producirse por una punta de cigarro encendida que prendió en algún objeto, no tomando incremento el fuego hasta la hora en que lo advirtió la mujer que avisó á los guardias. Como por e! momento fue imposible hacei la inspección en la nave incendiada, no pudo precisarse ningún detalle inductivo del origen del siniestro. IJg eridos. Cuando ya se había localizado el fuego, sin tener que lamentar desgracias personales y los trabajos eran de más fácil realización, un madero de la techumbre cayó sobre el bombero Manuel París, núm. 22, produciéndole lesiones de importancia en la cabeza. En el acto fue trasladado á la Casa de Socorro de la calle del Labrador, donde le prestaron asistencia facultativa. En la misma Casa de Socorro fueron también curados el jornalero Ramón Moriza y el cochero Luís Fernández, de contusiones ¡eves. se suspende el trabajo. El gobernador ha manifestado esta mañana que por acuerdo con el director de la Tabacalera, Sr. Delgado, han quedado acomodadas en los otros talleres las operarías que trabajaban en las naves incendiadas esta madrugada, y por consiguiente, ninguna cigarrera dejará de trabajar un solo día. DE TABACOS f recíesfiriación. La Fábrica de Tabacos de Madrid parece que está destinada á desaparecer siencta pasto de las llamas. Son en ese edificio tan frecuentes los incendios, que ia renovación de los daños parciales de esos siniestros deja ya muy poco de ¡a edificación primitiva. Ayer hacía trece meses y medio que había Ocurrido el último fuego en) a fábrica, y casi á ta misma hora que aquél se declaró otro con análoga intensidad. de las ventanas y de las puertas, propagándose luego á otras dependencias de la misma nave. Cuando pudo arrojarse agua dentro del local incendiado ya era imposible cortar el fuego, que bien pronto se propagó al piso superior. Por las- siete ventanas déla nave salían ai exterior enormes llamaradas y grandes columnas de humo que enrarecían la atmósfera con el olor del tabaco quemado. Oropagación del siniestro. Hay que reconocer que si los bomberos hubieran podido disponer de agua con más oportunidad, probablemente se hubiera cortado el siniestro en la nave de oreo; pero alcanzó tal incremento, que á! ss dos de la mañana ardían las dependencias del piso superior, prendiéndose el fuego á la techumbre, que, como el piso, se desplomó en su mayor parte. A las tres de 1 a mañana el siniestro se hallaba localizado en dicha nave, que quedó destruida en sus dos pisos, y no se corrió el incendio á las galerías laterales porque el aire era contrario. pérdidas. No es fácil precisar las pérdidas producidas por el incendio, porque no habiéndose extinguido totalmente, aún pueden derrumbarse tabiques y pavimentos resentidos, y eso aumentaría el cálculo de los daños ya sufridos por el edificio. En el taller de oreado se han prendido puros para el trabajo de dos semanas, y en el de embotado se ha quemado picadura para labor de otra quincena. I as autoridades. A la media hora de conocerse el siniestro, se presentó en la Fábrica de Tabacos el alcalde presidente, Sr. Aguilera, que dio acertadísimas disposiciones para regularizar el trabajo de los bomberos. Minutos después llegó el gobernador, señor Alba, y sucesivamente fueron llegando el administrador de la fábrica, D Antonio Rodríguez; el teniente de alcalde del distrito, señor Gascón, y varios a l t o s funcionarios de la Arrendataria de Tabacos. También estuvo el director de dicha Compañía, D Eleuterio Delgado, que conferenció con las autoridades. El capitán delegado del distrito y el inspector Sr. Sánchez Vidal, con varios agentes k sus órdenes, estuvieron en el lugar del siniestro desde los primeros momentos. En la parte exterior del edificio varias parejas de guardias de Seguridad impedían el trán- sito del público, para facilitar el trabajo de los bomberos, y, por si eran precisos sus servicios, acudieron una compañía de guardias civiles de infantería tin escuadrón de caballería y el coronel del 14. tercio. Por rara casualidad, el juez de primera instancia que se personó en la Fábrica para instruir las primeras diligencias, fue el del distrito de Palacio, D Joaquín María Alós, que, también por estar ds guardia, intervino en el incendio del año pasado. Con el Sr. Alós fue e! actuario D Fernando Beltrán. A larma natural. El siniestro produjo la natural alarma entre los vecinos de ¡a barriada y principalmente entre los que habitan en las calles de las Provisiones, Miguel Servet y parte baja de la calle de Mesón de! Paredes. Las llamas extendían sus reflejos en tan gran distancia, que por la obscuridad de la noche, eran advertidas desde aquellos contornos, re- La primera noticia. de las doce de la noche, Minutos antes Cuando una pareja de guardias de Orden público iba por la calle de Miguel Servet á la delegación de la Inclusa, se les acercó una mujer diciendo á los guardias que salía bastante humo ie la Fábrica de Tabaco. Los guardias, que eran Bonifacio Hernández y Antonio Camino, comprobaron la indicación de la mujer y fueron inmediatamente á dar parte á la Delegación, sita en la calle del Mesón de Paredes, núm. 85. El inspector Sr. Ramos fuá con los guardias á la Fábrica y llamó en Id puerta pu ncipa! abriéndoles Juan Valle, sereno ó vigilante del interior del edificio. Este empleado dijo que no había notado nada y todos se encaminaron hacia la galería exterior. Bien prortto vieron reflejos intensos en el patio principal del edificio, que salían de la galería de frente á la entrada de dicho patio, en donde no podían penetrar porque se hallaban cerradas las puertas y colocados en ellas los precintos. Entonces e inspector ordenó romper los precintos, y mientras el vigilante de la fábrica daba cuenta por teléfono al administrador de lo que ocurría, el policía y los guardias comprobaron que en aquella galería se había declarado un incendio, cuyas llamas se veían por las ventanas, saliendo al exterior densas columnas de humo. I os primeros auxilios. Inmediatamente se dio aviso á las autoridades y al servicio de incendios. Los bomberos acudieron presurosos, preparando las mangas y las bombas, pero no pudieron hacer nada de momento por falta de agua. Así estuvieron más de veinte minutos, hasta que, por fin, el agua corrió por las mangas y se empezaron los trabajos de extinción. En estos trabajos, además de los bomberos, tomaron parte algunos guardias y los serenos del exterior de la fábrica Rafael Arellano y Anastasio García, que por cierto tampoco se habían enterado de nada antes de que la DOIÍcía avisase. Al frente de los bomberos estaban el primer jefe, D Isidoro Delgado y el segundo, don José Monasterio. BUENOS AJRES- V 1 GO POR TELÉGRAFO Lugar del incendio. en el centro de la El incendio comenzó nave del piso principal, en la parte que da frente al patio del centro y que está dedicada al oreo de cigarros puros. Esía nave tiene á su derecha taller de desvenado, y á su izquierda los de desvenado común y superior. El piso bajo de esta nave es el taller de máquinas, y el piso superior ó segundo comprende el oreo de marca chica y cigarrillos finos y superiores, parte del edificio recién construida. A la media hora de producirse el siniestro, todo el salón de oreo estaba invadido por las llamas que pysjidísn en seguida en los marcos J g 25, i n. La dirección de la Compa nía Tíamburg- Jlncevika TLinie há escrito al Sr. Echegaray recordándole las mejoras que es indispensable realizar en este puerto para que la Compañía lo elija como primera escala europea en los viajes rápidos desde Bueuos A res. Ruégale al mismo tiempo que informe de la resolución que adopte el Gobierno en el asunto. Entre las mejoras de referencia, figuran como imprescindibles ia ejecución de ¡as obras proyectadas para iluminación de la ría y la reforma del art. 67 de las Ordenanzas de Aduanas, con objeto de equiparar á Vigo á los demás puertos de Europa. Termina el documento de la Hamburguesa confiando en la patriótica gestión que realiza D. Martín Echegaray. Esta carta contrasta con las noticias de Londres que publica el periódico Cotización española, asegurando que el Gobierno portugués ha firmado ya un contrato provisional, por el cual subvenciona á la compañía citada con cinco millones de francos si obtiene la concesión de los viajes rápidos entre Lisboa y Buenos Aires. Si esto se confirmase podría darse por perdido el pleito que sostiene Vigo, y se manifestaría una vez más la apatía lamentable del Gobierno. El presidente de la Cámara de Comercio ha telegrafiado al ministro de Fomento, remitiera