Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1? AÑO CUATRO. NUM, 622. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. 26 DE SPTBRE. DE 1906. NUMERO SU ELTO, 5 CÉNTIMOS aunque la política de expansión de los pueblos modernos vaya cimentada por ideales históricos, en el fondo del testamento de Pedro el Grande, del sueño pangermano, de la ambición del cardenal Cisneros, de las locuras del rey D Sebastián y del plan imperialista de la Gran Bretaña, late una idea de mejora de relaciones mercantiles, late el propósito de ampliar unos mercados y de ganar otros para dar salida al exceso de producción ó para buscar en el intercambio privilegios y protecciones que puedan producir segura ganancia. ¿Qué otra cosa significan, ciñéndonos más al asunto, la política de expansión de Francia en la Indo- China, de Alemania en la isla de la Sonda, de Rusia en el extremo Oriente, de Norte- América en todo el continente, del Japón, en fin, para lanzar el mercado chino sobre Europa como un aluvión de producciones baratas? Es evidente que, como decíamos antes á primera vista, surge al pensar en nuestra futura acción sobre Marruecos, el caso de conciencia nacional como cuestión previa, de si debemos ó no emplear en esa empresa el dinero y la energía que necesitamos para mejorar la situación de nuestro propio territorio; pero no debe ser esa, con ser grande, causa bastante paro impedirnos estudiar el pro y el contra del problema, y para que con mesura, pero con urgencia, podamos calcular el presupuesto de ingresos y gastos del negocio que nos brinda el protocolo de Algeciras. Solamente así podremos declararnos con conocimiento de causa partidarios ó enemigos de la empresa futura. Solamente con ese criterio práctico, fundamentalmente financiero, se pueden y se deben tratar las cuestiones de expansión colonial, para no caer arruinados por obstinarse en seguir un ideal histórico, cuya oportunidad pudiera haber pasado, ó para no dejar escapar una segura ganancia por escrúpulos más ó menos éticos. Conviene, además, no dejarse arrastrar por la impresionabilidad castiza, para juzgar ciertos proyectos en cuya realización han de intervenir elementos de los que no disponen los ministros de la Corona con igual facilidad que de las columnas de la Gaceta, y á este propósito hemos de recordar lo que al salir de una de las conferencias de Algeciras decía uno de los delegados de las grandes Potencias congregadas: ¿Para qué encomendar á España la construcción de los ferrocarriles marroquíes, si para construir los españoles tuvo que buscar dinero en el extranjero? Continuaremos. de tan liberal se las echa, no puede pensar en dar una cartera á Luque, á quien reputó de reaccionario á principios de verano por su circuar sobre la asistencia de los militares á los actos religiosos. Es verdad que el general Luque replicó con arrogancia haciendo ver que máí liberal que él, ni Riego; pero, en fin, liberal á reaccionario, buen ministro puede ser para el venerable Presidente, necesitado de ayuda para sobrellevar en las Cortes las amarguras que en ellas le esperan. Con esta impresión de la vida ministerial, con la de que los comisionados franceses y españoles encargados de preparar en San Sebastián un Tratado de comercio, tropezaron con dificultades ya previstas, que hicieron renacer pesimismos casi olvidados, pasó el día sin una emoción fuerte que hiciese á la gente soportar con calma la guerra declarada por los elementos á la coronada villa, enviando contra ella rayos, truenos, el diluvio, y, por último, un incendio que puso en conmoción al barrio mas querido y más popular de Madrid. EL DÍA DE HOY Santos Ensebio 1, papa; Eusebio y Virgilio, obispos; Amando, presbítero; Nilo, abad, y Senador, confesores, y Santa Lucía de Saberno, virgen. -La- Misa y oficio divino son de San enaro y compañeros mártires, con rito dobie y color rojo. -Se gana el jubileo de las Cuarenta Horas en las Religiosas de San Fernando. -Visita de la Corte de María: Nuestra Señora d l Buen Pastor, en San Luis, ó de la Esperanza, en Santiago, ó del Sagrado Corazón de Jesús en las Niñas de Leganés. Tiempo probaWe: Lluvioso. -Otoño hasta d ai de Diciembre, que empieza el invierno. -Temperatura de ayer: Máxima, I 3 Í grados. Mínima, n 6. -Duración del día: 12 horas y 2 minutos, disminuyendo durante la semana un ¡ñuto por la mañana y otro por la tarde. ma fecha en que ha de comenzar á regir el pro 1 tocólo de la Conferencia de Algeciras, la publicación del Libro rojo- -ya en prensa- -de la misma y la Memoria leída ante el Consejo de ministros por el Sr. García Prieto. Un aluvión documental formidable. Impulsos tan diversos, actuando sobre nuestra pereza mental, poco propicia para abordar cuanto pueda exigir un esfuerzo de mayor atención que la ordinariamente dedicada en nuestra vida cotidiana, nos obligarán por algún tiempo, seguramente menor que el necesario, á refrenar el frivolo mariposeo de nuestro interés. Hay, en estos problemas de la influencia española en Marruecos una cuestión previa que salta á la vista del menos observador, y que el joven ex ministro D Rafael Gasset plantea ayer, muy atinadamente, desde las columnas de Ellmparcial, con estas palabras: ...ya que oficialmente se trata de hacer caminos de hierro á los moros, creo interpretar el criterio y el pensamiento de muchos millares de españoles diciendo que no podemos consagrarnos á europeizar la costa Norte de Marruecos, dejando por acá comarcas y comarcas perfectamente africanizadas, que diría Costa En efecto, ese primer escrúpulo, ese que podríamos llamar caso de conciencia nacional, surge y ha surgido siempre en el alma española cada vez que se ha tratado de llevar alguna iniciativa fecunda al otro lado de los mares. Con ese argumento, á primera vista elementalmente patriótico, se cerraron á los filipinos durante centurias enteras las puertas de la civilización. Esa misma protesta impidió trazar sobre la isla de Cuba una red ferroviaria que hubiera hecho innecesaria la concentración de pacíficos en las postrimerías de nuestra dominación. Con ese criterio el Estado regatea sus auxilios á la provincia y ésta al Municipio, sin reparar que con ello sólo fertiliza el campo en donde germinan las ansias de autonomía regional. Los problemas coloniales, y r. o se pueden estudiar sino como planes de colonización los de nuestra acción futura en Marruecos si han de ser resueltos eficazmente, no se plantean hoy de ese modo y sí con un criterio francamente mercantil que pueda calcular con antelación el presupuesto de gastos y el de ingresos de ia proyectada colonia. l lf r. K- aiDírite: los locos y los pródigos acometen negocios que á sabiendas son ruinosos, v ESPAÑA EN ÁFRICA os asuntos africanos están sobre el tapete. L Préstanles actualidad preferente la próxi- ACLARACIÓN DE UN MISTERIO TTVesde hace días oíamos hablar en determina dos centros de un conflicto de carácter internacional: de la reclamación de una Potencia europea á la cual había que dar cumplida é inmediata satisfacción. El misterio con que la diplomacia envuelve sus actos- -por algo es diplomacia- -daba más realce al asunto y excitaba doblemente la curiosidad. Un nuevo dato vino á aumentar la confusión que la falta de explicaciones claras creaba alrededor de los comentarios. Súpose que la nación reclamante era Suecia. De cualquier país menos de aquél, tan alejado del nuestro, podía esperarse un conflicto ó una reclamación. Que la hubiera motivado alguna de las naciones que más han intervenido en la reciente Conferencia de Algeciras, sería verosímil, ya que se habla, y no poco, de si se ratifica ó deja de ratificarse por algunos Gobiernos lo acordado y si se va ó no camino de cumplir ío convenido. Pero ¿Suecia? ¿Qué podíamos haber hecho á aquel modificado y mermado reino que originase una reclamación? Al fin ha podido averiguarse. Es que en ocasión reciente y con motivo de reunirse barcos de guerra de diversas nacionalidades, un crucero español saludó á uno sueco izando el pabellón de Suecia y Noruega, no el de Suecia sin el aditamento noruego, sin duda por carecer de él, cosa que los suecos no llevaron á bien, entablando sin pérdida de tiempo la correspondiente reclamación. A estas horas debe haberse dado satisfacción cumplida al Gobierno reclamante, y es de suponer que se habrán dado también las nuevas banderas á nuestros barcos para evitar casos como el citado, en el cual, como se ve, ha sido más el ruido que las nueces. PERFIL DEL DÍA I os elementos se desataron ayer furiosos so bre Madrid. Relámpagos y truenos á mediodía, lluvia por tarde y noche y fuego en la fábrica de tabacos á la madrugada. De política, poco ó nada. El general- presidente no quiso afirmar ni negar que el general Luque vaya á ser ministro de la Guerra. El propio Luque manifestó anoche en San Sebastián, que no sabe si va á cargar ó no con cartera. Lo único fijo es que va á haber ministro de la Guerra. Es lógico. El general López Domínguez no puede con la Presidencia. Mal ha de poder con la Presidencia y con Guerra. Los maliciosos, que siempre y para todo ¡os hay, dan en decir que el general, aue LAS NEGOCIACIONES CON FRANCIA POR TELEFONO SAN SEBASTIAN, 2 S, i s f y a dije ayer que ia sesión plena que hoy ha bían de celebrar los comisionados que gestionan el convenio comercial con Francia señalaría el punto culminante de las negociaciones. Asi ha sido.