Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANO CUATRO 621. CRÓ- ¿MADRID, 2 DE SPTBRE. DE 1906. NÚMERO EXTRA. 10 CÉNTIMOS peligro ni escrúpulo le costará justificar lo. Encontrará su obra política intacta y tal como él la dejó á los liberales. EUGENIO SELLES NICA UNIVER- SAL ILUSTRADA. reguladores cuidaban la vida longeva, sabiendo que el movimiento excesivo de las Santos Cleofás, Fermín, Hetculano, Labmiano, Máxiruedas desgasta por necesidad los ejes. mo y Rufo- -La Misa y oficio divmo son de Santa MaDos Gabinetes se acercaron al fabuloría de Cerveüón, con rito doble y color blanco. -Se gana el jubileo de las Cuarenta Horas en las Religiosas de San so quinquenio, y dos Cortes casi cumplieFernando- -Visita de la Corte de María: Nuestra Señora ron su edad legal de la Encarnación, en su iglesia, en las Religiosas de San Plácido y en San Lorenzo, ó de la Gracia, en la capilla I Pero cuan breves parecieron aquellas de San Isidro, parroquia de San Andrés. vidas por fecundas y aprovechadas! El Tiempo probable: Lluvioso. -Otoño hasta el 21 de Gobierno conservador transformó todo el Diciembre, que empieza el invierno- -Temperatura de ayer: organismo político desde su cimiento consMáxima, 24 grados. Mínima, i3. -Duración del día. 12 horas y 4. minutos, disminuyendo durante la semana im titucional. El Gobierno liberal rejuveneminuto por la mañana y otro por la tarde ció el derecho constituido, inoculando en Entierros El de D. Vicente Fernández de Grado y las leyes la sangre de la democracia. Fernandez, á las diez de la mañana, desde la calle de las Aquellos Gabinetes hicieron mucho y por Abaldonadas, núm. 1, á la Sacramental de San Justo. Esti enos En Apolo, á segunda hora, La mala sombra. ello vivieron mucho, que la vida es de los que la merecen. ¡Y cuan largas y mal arvastradas y temblonas parecen las vidas estériles de estos Gobiernos rápidos! Duran el espacio cor- í tra vez ha sonado en España el rumor to de meses y pesan como si duraran años de crisis ministerial. Los españoles y años. Les sucede lo que á las comedias netos lo oímos como quien oye llover, por- malas: por cortas que sean son siempre que la crisis es la lluvia estacional. Sabe- largas para el espectador, fatigado por la mos ya que el almanaque político que falta de acción y de interés. Y para comnos rige en los presentes tiempos marca pletar la semejanza en el fracaso del Misus dos indefectibles estaciones pluviosas, nisterio actual (que va al foso si no se el otoño y la primavera. Son las épocas de reanima la acción) se contarán sólo dos cambio atmosférico y cambio ministerial. triunfos personales de actores que han teLas observaciones de estos últimos años nido más fortuna que papel: el triunfo demuestran cómo se cumple esta ley na- personal del ministro de Hacienda, contural de nuestra política. Así es que ve- seguido por la forma artística y manera mos venir las aguas sin sorpresa y las de- hábil de ejecutar, más que por la importancia efectiva de lo ejecutado, y el triunjamos correr sin cuidado. Pero los extraños reciben con asombro fo del ministro de Gracia y Justicia, ese rumor. Les parece excesivo ese llo- también más que por la escasa trascenver sobre terreno tan mojado que toda- dencia de sus actos, por revelar éstos una vía no ha tenido ocasión para secarse. Sin dirección fija y una actitud briosa. embargo, lo asombroso no quita lo veroY si el instinto de conservación no salsímil del caso; al revés, precisamente por va al Gobierno, sobrevendrá otra presiser absurdo el rumor, prende pronto y dencia y será creado otro Papa, en vida bien en los oídos de los extranjeros, los de sus antecesores, para cuarto Pontífice cuales ven en España campo apropiado cismático de una iglesia sin dogma, pues para el cultivo de lo absurdo y lo mara- se da el fenómeno de aparecer cismas villoso sin que haya credo del cual disentir, y de La Restauración y luego la Regencia instituir iglesias de recreo por el solo dieron á la política carácter de buen tono gusto de hacer pontífices y ministros. Y y seriedad que iban ganando el respeto y esa es pueril y risible faena, señal de emlas simpatías de Europa. Hubo horas fe- pobrecimiento de los organismos. Los lices en que casi se nos abrieron las de- bultos prominentes que pugnan por ocuseadas puertas del Consejo de las gran- par la cabeza son hinchazones déla escrófula. Cuando hay muchos jefes es que des potencias. La paz material y la paz moral existían no hay ninguno que merezca serlo de de hecho y de derecho, y las oposiciones verdad. Y cuando hay muchc Gobiernos extremas, las más guerreadoras, se aman- de un partido, es que ese partido no es saban por cálculo ó impotencia, por con- de gobierno. Se consumirá en tanteos y vencimiento ó derrota. Los partidos me- ensayos, muriendo en perfecta virginidad dios, antes sangrados por derrames y de- de obra. ¡Y qué funesto, ó más bien, qué rivaciones múltiples, se encauzaron en dos bochornoso desenlace de esa vida no vip oderosas corrientes adonde afluyeron vida! ¡Qué irónica frase se le depara al beneficiosos caudales hasta entonces le- genio decidor del Sr. Maura! El día, no janos; el partido conservador absorbió remoto, en que suceda al actual ó al vefcuena parte del tradicionalista, y el par- nidero Ministerio el insigne conservatido liberal atrajo influyentes elementos dor, podrá presentar su programa, diciendo sencillamente: Mi Gobierno es conde la atigua democracia. Los Gobiei- nos, firmemente asentados tinuación del Gobierno democrático caído y con el espacio y tiempo suficientes ayer. He cambiado los nombres de las para su desarrollo, duraban lo que debían personas, la substancia de las ideas condurar, y á veces más, porque los altos tinúa en el Poder. Y ningún trabajo, EL DÍA DE HOY LAS NEGOCIACIONES CON FRANCIA POR TELÉFONO ¿OTRA POSTURA? C a n Sebastián, 24, 4 t. Las comisiones fran cesa y española se reunieron separadamente esta mañana con objeto de prepararse par? la sesión plena de esta tarde. La reunión de los comisionados españole; duró más de dos horas. A la reunión de los comisionados francesef no asistió el vicepresidente del Senado, raonsieur Lourties, quien dijo que había tenido que ausentarse para ir á Dax. á ver á una persona de su familia. Lo cierto parece ser que ha ido á París á re cibir instrucciones de su Gobierno sobre di versos puntos. C a n ¡Sebastián, 24. 12 n. A la hora de eos tumbre se reunió esta tarde en sesión plena, en el palacio de la Diputación, la Comisión mixta que gestiona el Tratado comercial franco- español. La reunión duró mueno tiempo, pero me consta que se deslizó sin dificultades de ningún género. Uno de nuestros más caracterizados repre sentantes me decía que se había dado un repaso de lectura de primera vista á las peticionen francesas, aceptando algunas con las naturales reservas, y dejando otras para discutirlas cuan do se conozca el espíritu que anima á los franceses respecto de nuestras peticiones. Si el día de hoy no ha ofrecido extraordinario interés, decía, puede tenerlo el de mañana, y muy grande, pues mañana formularemos nuestras peticiones y tendremos ocasión de conocer hasta qué punto están los comisionados franceses dispuestos á corresponder á nuestra actitud conciliadora. Puede decirse que la sesión de mañana señalará el punto culminante de las negociaciones, y que de la actitud en que los franceses se coloquen, habrá de dedu cirse claramente si estas negociaciones han de llegar á feliz término. Interrogué al mismo personaje acerca deí telegrama de la Cámara de Comercio de Tarrasa publicado en A B C, y me dijo: No sólo encuentro fundada esa queja, sino que hubiera celebrado que los industriales tuvieran representación en la comisión negociadora, pues así verían esos elementos que sus Vecelos son injustificados, puesto que nuestros trabajos no responden á más interés que el ¡n teres supremo del comercio y de la industria de la Nación. También le hablé wv comunicada á Le Maiin por su corresponsal en San Sebastián, acerca de las tarifas de Moret y de lai modificaciones que ha de sufrir en sentido igualatorio para todas las regiones. ¿Qué duda cabe de que las tarifas todas har de sufrir las modificaciones que aconsejan las circunstancias? ¿Es que el tiempo pasa en balde y que la experiencia no enseña nada? Si no se tuvieran en cuenta estas enseñan zas, si no hubiera el espíritu de igualdad, no se podrían concertar Tratados de comercio.