Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 3 DE SEPTIEMBRE DE 1906. PAG. 11. EDICIÓN i. mer acto; la actriz Si a. Al verá fisé acometida de un síncope. Restablecido el orden, continuó la repres ntació? i sin más incidentes. -Tetan. I a enfermería de la Plaza de Toros. Se desea que hagamos constar y, creyéndolo justo no vamos á oponernos á ese deseo, que e! servicio médico de la Plaza de Toros de Madrid, por lo que afecta al personal y material facultativo, se presta en condiciones de completa eñeacia. No Jo hemos puesto en duda y, at hablar de las deficiencias de dicha enfermería, hicimos siempre la oportuna salvedad. Y como respecto á las indicadas deficiencias ha ordenado el decano de la Beneficencia provincial que se adopten las medidas precisas al fin de subsanarlas, con que esto ocurra nos daremos todos por satisfechos. Faltó Pilar en Tortosa á don Marcelo, su esposo, y éste, que es calvo y celoso juró matar á su esposa. Pero la esposa le ha dado Petróto Guipara el pelo... y dicen que don Marcelo todo se lo ha perdonado. más agradable ai despertar que un eff N adajuagatorío del Licor ¿el Pola que per íuma el aliento, refresca la boca y destruye e 1 mal sabor propio de un largo sueño. CUESTIÓN PERSONAL l OTt TELÉGKAFO I ntento de huelga. del Casino de Madrid estuLos cocheros vieron ayer en- el Gobierno civil á manifestar que el contratista de) servicio de coches no les pagaba sus sueldos desde hace un mes, y que estaban decididos á declararse en huelga. Atendiéndolos consejos del Sr. Alba, prometieron seguir prestando servicio hasta hoy, prometiéndoles el gobernador conferenciar con dicho contratista y recomendarle que pagúelos atrasos á sus dependientes. oruña, s 3, 3 in. En una calle muy céntri ca, y á la hora en que por ella paseaLa gran número de personas, se han agredido a bastonazos el relator de la Audiencia, D. Diego Muñoz Soto y 1 teniente del regimiento de Isabel la Católica D. Francisco Rodríguez Cadavid. a cuestión ha tenido por origen asuntos amorosos. Inmediatamente de la agresión se reunieron los padrinos de ambos señores, solucionando la cuestión por medio de un acta. El Sr. Rodríguez Cadavid ha rechazado el seta, nombrando nuevos representantes. El presidente de la Audiencia amenaza al señor Muñoz con la suspensión de empleo si llega á batir. se, pero las autoridades militares creen inevitable el lance, por la forma en que se ha realizado la agresión. -Rodríguez. T ranvia desenfrenado. En la pendiente que tiene la calle de Atocha, por delante de la Facultad de Medicina, pudo ocurrir ayer una tremenda catástrofe Un coche del tranvía que bajaba por dicho I sitio, comenzó á patinar, y como no bastase el freno para conten sr la marcha del vehículo, é te se deslizó por la pendiente con rapidez vertiginosa. crhv. oio ae trabajo. Anteayer fue firmado por amibas partea Los viajeros se alarmaron, y dos de ellos, el contrato de trabajo entre aparejadores y al- D. Rafael Roea Auguet, redactor de un perióbañiles, y mañana será remitido dicho docu- dico de la noche, y el inspector Sr. Ordóñez, menta al Instituto de Reformas Sociales. se bajaron de! coche, pero con tan mala fortuna, que cayeron y se produjeron heridas leves 1 f na adhesión. pañería ing! esa- (Correo, 4) en la cabeza, el primero, y heridas en el codo Nuestro querido amigo el director de Señoras: visitad esta casa los surtidos y en k pierna izquierda, el srgundo. E Eco Complutense y corresponsal de A B C que presenta son de lo más rico y nuevo que en Alcalá de Henares, Sr. Huertas, nos roga- se ha producido, y sus precios muy económicos. I a ú l t i m a p a l a b r a lelas ciencias mCba en carta fechada anteayer, y que hemos re Ucasi. saltare l e v a d u r a le cerveza e s l a cibido con retraso, le representásemos en el T i r o Nacional. CERlSVISfNA- CARBONICA- ARTlCiUES acto de descubrir la lápida conmemoratoria del Hoy domingo, á las cuatro de la tarde, fallecimiento de nuestro ilustre compañero se repetirán en el Campo de tiro de la MonNavarro y Ledesma. cloa las tiradas á pichón artificial y de clasifiCon mucho gusto lo hacemos constar. cación de tiradores. C NOTICIAS Y SUCESOS IA CJMTBM J? k ¡r í tfc ÍARUE 1 V, 21, al 14 de la misma. 216 16 BIBLIOTECA DE A B CV OS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 213 -El joven Arturo se encuentra en la imposibilidad d ¿acompañar al maestro; el miedo le ha ocasionado una cterícia de primer orden y está completamente amarillo. -El maestro lo sentirá. Todo sucedió á medida del deseo de Pharmaque. El Dr. Síntesis aceptó su compañía y se hicieron los preparativos del Topo marino, núm. 2, inspeccionado y reconocido minuciosamente, descendido por vía de ensayo á gran profundidad é izado luego sin el menor tropiezo. Una vez ei aparato fuera del agua, introdujéronse en él los dos hombres y comenzó el descenso. Al cabo de cincuenta minutos sonó el timbre eléctrico. -Todo marcha bien; estamos en el fonao- -dijo el Sr. Síntesis por teléfono. -Hemos abierto el depósito, se llena... jYa estál ¿Estás ahí, Christian? -Sí, maestro. -Que nos suban ya, poco a poco. ¡Avante la máquina! -dijo el capitán, y volvió al teréfono. -Maestro, ya sube el Topo; pero ocurre algo extraño, tenemos que forzar la máquina como si el peso se Hubiese aumentado considerablemente. -No lo entiendo, pero con tal que eí caale resista, o demás no importa. La ascensión continuo pausada, metódicamente, pero ¿in obstáculos. Al capitán, que no sabía á qué atribuir e aumento de peso, se le hacían siglos los instantes. A lo ochenta y dos minutos apareció el Topo en la superficíi del agua y su presencia fue saludada con un jhurra 1 estruendoso. Izado el aparato a bordo, desatornillado el obturador, saltó piimero el Sr. Síntesis, tan tranquilo como cuando ntró, y después el químico, entusiasmado y conservanio aún en la mano la lámpara eléctr. ca que se había olvi- ¿Qué será eso? ¿Un bote en peligro? ¿Una balsa? ¿Una boya? ¡VaSnos á verlo! Sin pérdida de tiempo ordena que echen un bote al agua y que embarque la gente necesaria para proceder á un reconocimiento. Media hora después vuelve la embarcación, remolcan éh una masa sombría, parecida á una ¿ue era, patrón? -No lo sé. Aquí lo traemos. El oficial, m el colmo de su estupor, reconoce el Topo marino. Sin esperar á nada dispone que sean abiertas las torrecillas que sobresalen del agua. Por las aberturas apa tfecen el Dr. Síntesis y el zoólogo. Aquél dispone que sea izado á bordo del Indus el Topo marino, embarca en su bote f se hace conducir al Jiña. Una vez en este buque se informa de la salud de su hija y manda llamar al capitán. -Christian- -le dice como la cosa más natural de nuncio, -que preparen para mañana el Topo marino número 2. A las once bajaré de nuevo al fonda del mar.