Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C L U N E S 17 D E S E P T E M B R E D E 1006. P A G 6. E D I C I ü N j. en fa casa donde murió, la lápida, que debe esfar pagada desde hace muchos años, y en cambio, por nuestra parte, todos hemos contribuido á organizar homenajes, menos justos y debidos que el que echamos de menos. Pero, ¡no importal Vive Z Juan TEugento vida inmortal entre los clásicos, y su labor literaria, siempre honrada, da un alto ejemplo que deberán seguir los que aspiren á la perfección. Siempre declaró con nobleza extraordinaria el orrgen de todas sus creaciones. Al inspirarse en un pensamiento de autor extranjero lo confesaba, y sus traducciones, arreglos y refundiciones puede decirse que abrillantan e) ¡original. A este propósito recuerdo una anécdota que me refirió un antiguo discípulo de ebanista del padre de Hartzenbusch, que tuteaba á don Juan Eugenio. Fue hombre de gran valer en su arte, y un hijo suyo notabilísimo y malogrado médico. M í contó aquel excelente amigo que aprendió en el taller de su maestro á ser escrupuloso hasta la exajeración y que gracias á ello pudo copiar los muebles extranjeros más difíciles, perfeccionando su labor. Establecido por su cuenta, una señora aristocrática le enseñó una silla d París y deseó poseer otra igual. Cuando le fueron presentadas el origiral y la copia, sin saber distinguir cual fuera la española, se fijó en ésta y, analizándola, hubo de elogiar el perfecto ensamblaje, lo concluido del trabajo, admirando su impecable perfección y desdeñando la otra. El artífice, sin inmutarse, acercándose al abierto balcón, exclamo: ¡Tiene V. E razón: esa silla está mal hecha, debe tirarse á la calle! ¡Quédese con la mía que es más perfecta, según reSonocel En la moderna revisión de nuestra desconocida y mal juzgada literatura, al oír las injustas censuras de que son víctimas nuestros autores vivos y muertos, con cuánta razón tiraríamos á la calle los famosos modelos extranjeros, en cuya imitación nuestros ingenios les superaron! Realizar este acto de justicia sena el mayor homenaje que pudiéramos hacer en memoria de D. Juan Eugenio, aquel espíritu genia y cristiano, noble, aquel corazón tierno y compasivo, del que rezumaba perpetua bondad cuando lloraba como un niño, con los doloridos y con los felices. sima. Hay función religiosa, fuegos artificiaimperio que absorbería casi toda Europa y no pequeña parte del continente africano. les, iluminaciones y hay gran con ida de toros Testimonio de ello el libro recientemente con T egalerín. editado en Berlín con el título de Ein pangerEn el mercado de ganados se han hecho basmanisches DeuHchland, escrito por José Luis tantes transacciones. Ríimer, ardiente defensor del ambicioso propósito de agrupar á todos los teutones de la tierra. Y como al través de toda la obra, esmaltada POR TELÉGRAFO de curiosos puntos de vista, se trasluce el odio implacable á Francia, destinada también, segur Derlín, 16, 10 m. El profesor Bergmann, el autor, á desaparecer absorbida por el nuevo médico del sultán de Turquía, ha declaimperio, no podemos resistir á la tentación de rado en un periódico que después de estudiar transcribir procedimiento preconizado para minuciosamente la enfermedad de Abdul- Ha- 1 la anexión germánica del viejo solar galo. En mid, cree que recobrará la salud, y que ya se el quinto capítulo de la primera parte. Reimer ha iniciado la mejoría. se ocupa en agrupar las Potencias llamadas á constituir el Imperio futuro, media Rusia, Flandes, Austria, los países balkánicos, la Turquía europea, Italia hasta la Lomhardia, Suiza, Dinamarca, Suecia, Noruega... etc, y al llegar á Francia la divide en tres partes: Norte y Noroeste, Centro, Este y Sur. EstaVII Y ÚLTIMO ¿Quién fue el que me trajo la triste noticia blecida esta división el autor determina el tanto por ciento de- sangre germana que puebla de tan formidable desgracia... Benicia? las tres grandes agrupaciones. La primera acu- ¿Fue un cojo? ¿Fue un manco? Fue un tuerto? ¿Fue un ciego? sa la mayor proporción; la segunda, menos, y ¿Fue Pedro? ¿Fue la tercera casi nada. En una población de Unos ¿Fue Paco? ¿Fue Roque? de raios adornos? Diego! ¿Fue un chico con traje 3i.ooo.ooo de habitantes, sólo hay unos nueve ¿Fue un mozo de cuerda? ¿Fue un ídem de Fornos? millones que podrían considerarse como in- ¡Ya apena; recuerdo su tipo y su nombre fluenciados por el elemento originario de la ¡Ni sé sí era un chico, ni sé si era un hombrel raza teutona. Tan sólo recuerdo su voz alterada, Sin embargo, el autor declara que el índice su gesto de espanto, su vis ta cansada, sus frases que aún siguen zumbando en mi mente, germano disminuye de día en día en Francia, relato sucinto del triste accidente: atribuyéndolo al predominio de las grandes- ¡Casero en un pozol ¡Vecinas tirado! ciudades, de París, principalmente, sobre el ¡El rollo se moja ¡Que venga Vcrradol resto del territorio, llegando hasta formuUr la ¡La clave se pierde... Jeroma ¡Sofía! siguiente conclusión: Si se abandona Francia ¡Corriendo á la calle del Ave Maria... l á sus propias fuerzas, la sangre germana que Qjedéme un instante perplejo y sombrío, posee aún se extinguirá del todo... y añade: y un tanto confuso... ¿Q: é es esto, Dios mío... Si se trata á Francia tal y como nosotros de- mas, pronto del susto tranquilo y repuesto me mí mismo: sé Jo que es searíamos que se la tratase para separar el pro- ¡Taldije áel Suceso ¡Ya aquí se persigestol vez que le ducto germano del que no lo es, á fin de for- de algunos reperiers las piernas hostiguel tificar el caráí- f -peculiar de nuestra raza y de ¡Sin duda otra Empresa sus tropas alista, proporcionarnos territorios nuevos para alber- nos hunde la clave, nos moja la pista, gar el exceso de población que estamos produ- y quiere buscarse noticias por chamba... 1 ciendo, será preciso dividir la vieja nación del ¡Caramba, caramba, caramba, caramba! ¡Por eso en un pozo metieron á Antoniol modo que queda dicho. ¡Demonio, demonio, demonio, demonio! Después de un espacio de tiempo mayor ó ¡Y él tiene el secreto... Salvémosle á escape... menor, el Norte y el Nordeste, comprendien- ¡Carape, carape, carape, carape... 1 do el Artois, Picardía y Normandía, obten- Después de estas frases, asaz comedidas, drían con facilid el derecho de ciudadanía me puse en potencia de ser salvavidas... civttas germánica, es decir, la capacidad legal Mas ¡ay... l Tan pesado, señores, me note, que ya, por desgracia, ni nado, ni floto; para ser admitidos en la unidad alemana. EL DOCTOR FAUSTO En cuanto al Centro y al Sur, serían tra- y el set salvavidas es cosa arriesgada, si aquel que lo intenta ni flota, ni nada... tados como países de colonización utilizando IQué idea! -me dije. -Salvémosle á escote; todo género di recursos. de lijó habrá alguno que nade ó que flote POR TELÉGRAFO Al llegar á este punto, el autor del famoso p o m a 16, 9 m. Dicese que se acentúa el libro agrega que la colonización del Sur de de entre estos amigos que hoy son reporteros y buscan noticias activos, ligeros: disgusto del Gobierno porque la escuadra Francia abriría el camino de los Pirineos sobre Cuenca, Tapia, Zúñiga, Palacio, Deigado, austríaca sigue realizando sus maniobras noc- la Península, en donde tantos elementos de las ¡son ágiles todosli Ti) iguno es pesado... turnas á poca distancia de la costa italiana, razas góticas quedan aún aprovechables para Si el plan es viable, si no se desdeña, ocasionando alarmas y molestias á las pobla- nueva expansión colonial en España, que per- compactos, unidos, formemos la peña (mejor que la peña digamos la pina) ciones del litoral. mitiría establecer rápidas comunicaciones sobre que salve á Casero... Que no se destiña la América latina, llamada también á ser en su la rara escritura que aprietan sus puños, día miembro poderoso del Imperio germano aunque él se produzca diversos rasguñosl Como se ve, por los datos rápidamente re- Confío en su ayuda... Yo voy á buscarlos: f T L P A N G E R M A- A partir desde 1870, cogidos, la lectura de estas obras de pura doc- á Juan, Luis, Sinesio, Roberto y á Carlos... N 1 SMO 1 U C l a P r O s j a t r c ¡u n- trina pangermanista no puede ser más diver- Y así decidido, y aunque hecho la cusca, de prisa y corriendo marchame en su busca, fante se coloco al fren- tida. -P. teniendo la dicha de hallarles dispuestos te uei jiu jerio alemán, el movimiento pangertan gordos, tan sanos y tan en sus puestos... manista, lejos de disminuir, ha aumentado considerablemente. Después del enojo de aquel guardia frágil, ya Cuenca se hallaba muy listo y muy ágil Son hoy legión de legiones los pangermay Zúñiga, alegre, contento y seguro, tlistas que discuten en serio la probabilidad de detrás de su almuerzo fumábase un puro; POR TELÉGRAFO reunir en un vasto imperio mundial, bajo la D o m a 16, 9 m. h Osserv- zlsrs 1 pmano des- metido en la cama Sinesio Delgado hegemonía de Alemania, los elementos teuto miente que se trate ¿z estsüiecer relacio- reía bondoso? después de hechizado; nes dispersos en el universo, realizando un no menos risueño y un tanto bucólico, proyecto que dejaría tamaña la historia de la nes diplomáticas entre el aticano y el Gobier- ya estaba Luis T pía repuesto del cólico; no turco. Roma clásica. y un poco Sanéelos, si bien muy despacio, crumialez, añoras decía Palacio... Y aparte de las puDÜcacíones destinadas á Mi idea aprobaron, ¡yo bien lo sabía... vulgarizar lo que podríamos llamar geografía Corriendo á la calle del Ave María, ideal del pangermanismo, cuentan sus partidaPOR TEJ É (R FO rios con una literatura especial, que cada día A ora ae foiedo, 16, 11 n. Como todos cogidos del brazo nos fuimos al punto, semi- difunto. se enriquece con nuevas obras sembradas de los años, celébranse las ferias de Sep- por la semi- vida del silencio en la cm, Silencio en el patio, audaces teorías para justificar la creación de un tiembre en este pueblo con animación grandí- LA SALUD DEL SULTÁN SUCESO MISTERIOSO ITALIA Y AUSTRIA MAPAMUNDI EL VATICANO Y TURQUÍA FIESTAS EM MORA