Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. S Á B A D O tS D E S E P T I E M B R E D E IQO 6. PAG. 12. EDICIÓN i. Entreguemos, pues, confiados á la conciencia del pueblo el porvenir de la justicia penal, seguros de que entre las ruinas de fórmulas y reglas jurídicas surgirán nuevos criterios de justicia que humanicen el derecho sancionador mediante una más amplia adaptación á las condiciones del sujeto y al medio en que vivimos! Tales son, á grandes rasgos señalados, lo puntos más culminantes de la Memoria, documento que, egún hemos dicho anteriormente, termina con la estadística de las causas pendientes y en tramitación durante el último año judicial y la clasificación de las mismas con arreglo á las Audiencias, al número de habitantes, á la índole de los delitos y á la calidad del tribunal sentenciador. íeseos efe venganza, debiÜ- áades miedosas ó irreflexivo aba. idono, sin llegar en estos casos á la serena rectitud de vuestro juicio. Injustificado y erróneo sería dejarse llevar de! miedo y de Sa reacción, para quitaros el conocimiento ele estos hechos y el análisis de Ja propaganda lícita, entregándolo á los tribunales militares. Se incurriría con ello una vez más en el error gravísimo de ensanchar lo que sólo debiera ser simple potestad discip inarja, para convertirla en jurisdicción que se equipara á la vuestra y con ella tienen linderos indeterminados; volveríamos á creer que el Ejécito y los Tribunales son dos órganos encargados de una misma función que pueden substituirse fácilmente, como tina mano á otra, cuando es tal su diferencia, que el Tribuna! militar sólo cabe que os reemplace contener un resumen general ae las Memorias parciales de las Audiencias, aporta gran copia de preciosos datos y aborda cuestiones de palpitante actualidad en las esferas del Derecho penal, civil y de procedimientos. Divídese el citado documento en seis partes, estudiándose en ellas los siguientes puntos: Observaciones acerca de la delincuencia; on sobre ía Administración de justicia; Elproceso a iminal; El Jurado; Cueslwnes prácticas y De ¡o contencioso- administralwo y siguen á estos como en el cuerpo suplen los dientes i las manos en un momento supremo de imposibilidad, de defensa ó de apuro. Por eso, yo, poco inclinado a las leyes especiales, he de presentar en plazo breve á la consideración de las Cortes, como ley complementaria del Código penal, una, donde, sin llegar á definirse los delitos sociales, como término más genérico que el propio delito anarquista, se comprendan todos aquellos actos que ataquen ios fundamentos del orden social, y sin detenerse en prejuicio que sólo tienen fuerza cuando se trata de la pura especulación teórica, proporcione á la sociedad española los mismos medios de defensa que se han procurado en estos últimos años las naciones regidas por las instituciones más liberales y democráticas. Ocúpase luego, aunque muy ligeramente, en la gracia de indulto y en la necesidad de reformar el Código civil y las legislaciones forales, cuyos únicos elementos de renovación vienen siendo la costumbre, necesariamente estacionaria y conservadora, y la interpretación forzosamente limitada. Y ternvriE aludiendo a la Kea! orden de 8 de Agosto último, oque se dictó, dice, no por hacer algo, no por promover conflictos ni agitar las pasiones, sino para restablecer aquellos principios de derecho que demandaba el país y exige el progreso de los tiempos. No me he propuesto alarmar los sentimientos católicos, que comparto, de la nación española; pero he tenido que dejar á salvo la libertad de las conciencias, principal y, pudiera decirse, única conquista del espíritu liberal en CStosúltimos años. Al discurso del ministro de tiracia y Justicia le sirven de complemento los siguientes DATOS ESTADÍSTICOS A. suntos civiles despachados por el Tribunal Supremo en el año anterior, 648. Recursos de casación en materia criminal despachados por el mismo Tribunal, i 790. Causas crimina- Íes terminadas por sobreseimiento, 11 Informes sobre indultos, 34. A. sunto contencioso- administrativos, 611. Asuntes terminados por los Tribunales provinciales en la jurisdicción contencioso- admitistrativa 291 1 A MEMORIA Cuantas personas, bien DEL FISCAL P o r U í n d o l e e s P e c i a l d e- -sus estudios y de sus aficiones, é por el cumplimiento de deberes profesionales, relacionados con la práctica del foro ó con la administración de justicia, siguen de cerca el funcionamiento de ésta y se preocupan del planteamiento y ulterior desarrollo i e los problemas legales y jurídicos, conceáen no poca importancia á la Memoria que tnualmente es leída por el ñscal del Tribunal Supremo, con motivo de la solemne apertura de los Tribunales. ¡a que en la tarde de hoy habrá de ser leí a por D. Trinitario Ruiz Valarino, resu ta verdaderamente interesante, pues además de voluminosos apéndices relativos á las instrucciones generales y especiales dadas á los fiscales de las Audiencias y á los resúmenes estadísticos del año judicial que acaba de expirar. No es posible, dado el limitado espacio de que disponemos, que hagamos un detallado examen del referido documento; nos limitaremos, pues, á hacer de él una ligera síntesis, fijándonos en aquellos de sus puntos que juzgamos más principales. Las primeras palabras de la Memoria, conságralas el Sr. Ruiz Valarino á protestar, en nombre del Ministerio fiscal, del horrendo suceso que para oprobio de la Humanidad tuvo lugar el 5i de Mayo último con ocasión de la boda regia y á este propósito y después de hacer algunas consideraciones de carácter general acerca del anarquismo, estima que los crímenes perpetrados por éste, pueden ser considerados como cruenta manifestación de un estado morboso que reclama urgente y radical remedio, ya que el gravísimo riesgo corrido y la espantosa realidad del daño causado son gritos de alarma que deben hallar eco en todas las conciencias honradas para aunar el esfuerzo en defensa del orden sc. ial y del interés común, tanto más amenazados, cuanto más solapados y pérfidos son los medios de que se valen los enemigos que hay que combatir. Pasa después á estudiar el proceso criminal en su aspecto subjetivo, es decir, en relación con los que en el mismo intervienen, entrando de Heno en el estasis de la delincuencia. Las deducciones que respecto á este particular se hacen en la Memoria, no pueden ser más desconsoladoras, ciñéndonos desde luego á lo que á nuestro país atañe. La criminalidad ha aumentado de modo aterrador en nuestra nación, sin que existan causas que de un modo claro justifiquen tal aumento. Los datos env. aaos por los fiscales de Almería, Cádiz, Córdoba, Tarragona, Terue y Burgos, entre otros, prueban de modo irrecusable que la criminalidad avanza en progresión ascendente, y las consideraciones á que este hecho se presta no pueden ser más tristes. Al referirse después al punto concreto de la inspección de los Tribunales de Justicia, hace notar el clamor que en todas partes se levanta contra las recusaciones, por constituir éstas un medio adecuado para entorpecer y debilitar la administración de justicia. Pasaremos por alto lo referente al proceso criminal propiamente dicho, por constituir esta cuestión algo relacionado con la técnica judicial, para cuyo examen no es ¿a ocasión apropiada, y llegaremos á una de las últimas partes de la Memoria, á aquélla destinada exclusivamente al funcionamiento y á la finalidad jurídica que ha de realizar el Jurado. Siempre ha sido el tribunal popular asunto de controversia, no sólo en lo que atañe á su constitución interna, sino á la eficacia de sus fallos, y no ha carecido nunca de encarnizados enemigos que han procurado á todo trance desprestigiarlo y hacerle desaparecer. Nótase, sin embargo- -y así lo hace constar el fiesca, -una visible reacción en este particular, y así se deduce de los informes parciales por él resumidos, los cuales, después de escrupulosamente analizados y contrastados por el Sr. Ruiz Yalarino, le hacen llegar á esta consoladora conclusión NOTAS MUNICIPALES I a sesión celebrada ayer por los ediles ma drüeños fue breve y sin incidentes. Aprobada que fue el acta, manifestó el señor Aguilera que la Comisión encargada de examinar los presupuestos había cumplido ya su cometido. Sin debate se aprueban luego los dictámenes que figuraban en el orden del día, casi todo concediendo licencias para efectuar obras. Usó de la palabra el Sr. Largo Caballera censurando que se establezca vía doble para los tranvías en la entrada de la calle de la Montera. Contestó el alcalde que la protesta correspondiente se halla en tramitación. Presentó una proposición, también sobre tranvías, el Sr. Lequerica, proposición que se discutirá en otra sesión, y se levantó la de ayer. DE BARCELONA POR TELEPONO VÍHNES, 4 I I K, I os lerrouxistas Algunos krrouxistas, al oir á unos ciegos cantar soplas contra Lerroüx, les abofetearon y les rompieron sus instrumentos. WÍ P jw Xtro duelo. Un redactor de Liberal ha enviado sus padrinos al director de La Tralla, por una cuestión motivada por la condena de Mánau. NOTICIAS I I n donativo. La marquesa de Squilache ha enviado 10.000 pesetas al Sr. Aguilera para sostenimiento de las escuelas del Asilo de Santa Cristina, 1 I na boda. A últimos del corriente mes se verificará en esta corte el enlace de la bellísima señosita malagueña María de la Victoria Jiménez Barduena, con el distinguido joven D. Domingo Lacroix. En Madrid hace ya díns que la leche adulterada ocasionando averías tiene á la gente alarmada. En cambio el Petróleo Gal produce ai consumidor cabellera sin igual, apetito y buen humor RUIZ DE YELASCO ha trasladado sus almacenes á su antigua casa de la calle de Postas y Mayor, íl y 13 NO SS DEVUELVEN LOS ORIGINALES IMPRENTA T ESTEREOTIPIA DE A B C