Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES II DE SEPTIEMBRE DE 1906. PAG. 3. EDICIÓN 1. la salud para la moral pública- -según informes autorizados, -creemos que surge un problema digno de fijar la atención de Jos filósofos municipales... Los moradores de ese lugar pecaminoso han de desparramarse ahora por la capital. ¿No serán portadores de los males que se han querido combatir. Sabida es la influencia indudable de todos los conquistadores, más ó menos merecedores de este nombre. La irrupción de los bárbaros, cambió por completo ia faz del mundo, según nos dijeron en el instituto del Cardenal Cisneros. (Año 188 a. Desde luego, al hacer la psicología del habitante del barrio de Las Injurias, la posteridad se encontrará perpleja. Leerá- los artículos, los sueltos, las noticias, las informaciones de todas clases publicadas en los periódicos- -únicas fuentes de consulta- -aJ decretarse la famosa demolición, y sabrá por ellas que en la barriada se alojaban gentes verdaderamente temibles por sus hechos y por sus instintos; gentes desprovistas de todo sentimiento de solidaridad, y enemigas por lo tanto de este estado social, donde vivimos tan ricamente cuantos aceptamos sus venerandas leyes y sus principios sacrosantos. Pero, después, ai hojear los distintos relatos del terrible día del lanzamiento, cambiará forzosamente de punto de vista. En los artícu os, sueltos y noticias, en las informaciones de odas clases publicadas en los periódicos- -úni; as fuentes de consulta- -encontrará detalles muy humanos, propios de. gentes de buenos instintos, de excelentes hábitos sociales, de grandes deseos de confraternidad, acaso no cumplidos por culpa ajena... Mujeres que lloraban; hombres que lamentaban su desgracia; pobres mendicantes que daban muestras de dolor... Y muchas voces que decían, lastimera: ¡Nosabemosádóndeir... J ¿Adonde vamos. ¿Quién nos admitirá? No tenemos dinero... Al ser expulsados, los vecinos del barrio de las Injurias no lanzaron ninguna contra nadie. Las únicas que se oyeron, las dedicó á la Prensa un casero; es decir, un representante de la propiedad, violada por causa de utilidad pública. Este es un hecho muy significativo. No queremos adelantarnos en ese estudio psicológico, que creemos reservado á los tratadistas del siglo xxi y siguientes. Sólo nos permitiremos prestarles esta observación que íes ayudará en sus trabajos; el periodista, por su constante trato con el gran público, en quien influyey cuya influencia recibe, es un ser completamente sentimental. Por eso hace tan poca carrera, si bien es muy apreciado por sus contemporáneos. Acaso las mismas plumas que animaban á la autoridad municipal á destruir ese barrio terrible, sean las que han llorado entre líneas al narrar las escenas del lanzamiento, sintiéndose invadidas por una ola de entimentalismo. Y nosotros- -aplaudiendo esa sincera ehisión de nuestros compañeros- -creemos que no está desprovista de fundamento real. En ese barrio, ante cuyas ruinas acaso no llore ningún poeta, habría quizá gente maleante; pero habla, sobre todo, gente pobre. Y la gente pobre está fuera de nuestra sociedad porque carece del traje moral y material que exigimos á los invitados. Prueba de que no estaban alejados de nosotros, es que aceptaban los dos pilares más consistentes del edificio en que nos alojamos: la propiedad y el comercio... Había, en efecto, en el barrio de Las Injurias varios caseros que cobraban diariamente el precio del pupilaje, y un tabernero que ha hecho una fortuna muy decente. Y cuando el hombre tiene que pagar la casa donde habita, ¿no es ya un ser sociable... I Nadie puede ignorar tampoco que el establecimiento de una taberna es un signo indudable de cultura beneficiosa. PALOMERO EL ARSENAL DE CARlAGENA POR TELEOIUP LUNES, 1 0 H. onflicto en puerta. Se ha hecho pública la noticia de que el día 22 se despedirá temporalmente á la maestranza del Arsenal, á causa de haberse agotado el crédito correspondiente a! mes actual. Con este motivo se ha producido gran excitación entre los obreros amenazados, cuyo número excede de 1.000. Témese que el paro- se prolongue por naberse invertido parte de los créditos correspondientes al próximo trimestre. El alcalde me ha dicho que excitará el celo de los representantes en Cortes y que después de la sesión que el Ayuntamiento celebrará el miércoles, convocará á una reunión magna para tratar del grave conflicto que se avecina. La maestranza del Arsenal se propone el miércoles, después de acabar sus trabajos, dirigirse al Ayuntamiento en manifestación pacifica, con objeto de conocer los acuerdos adoptados y solicitar, además, deí alcalde y los concejales, que les acompañen para visitar al capitán general y á la Cámara de Comercio. El alcalde ha conferenciado hoy con el general Auñón y ha sacado de su entrevista impresiones pesimistas sobre este asunto, que preocupa hondamente á la opinión por llevar envuelta una grave cuestión de orden público, que pudiera originar tristes sucesos La Prensa local dedica enérgicos artículos al asunto del día, y excita él patriotismo de los representantes en Cortes y de las autoridades, comentando al mismo tiempo la irritante injus ticia de que en los demás Arsenales se trabaje sin interrupción con mayor personal y mayo- res gastos. -Montserrat. C LOS REVENDEDORES Reglamento. El Sr. Alba ha redactado las bases de reglamentación áquehan de sujetarse en lo sucesivo los revendedores de billetes de espectáculos públicos. Dichas bases son las siguientes: 1 a Para dedicarse á la reventa de billetes de espectáculos públicos, será requisito indispensable, además de la patente de la contribución industrial, la licencia del Gobierno civil, que le será concedida previa información de antecedentes y conducta del solicitante, y con sujeción á las prescripciones que á continuación se establecen, de cuya licencia se proveerán en el término de cinco días. 2. a Los revendedores llevarán como aistintivo una gorra con el número de la patente de que Se hallarán provistos, y los billetes que se expendan deberán ir marcados con un sello con el nombre y número del revendedor que lo hubiere expendido. 3. Los revendedores ae inuetes ae espectáculos públicos no podrán ejercer su industria en las inmediaciones de las taquillas ni en los pórticos y entradas de los teatros, para no entorpecer la libre circulación, como tampoco podrán vocear las localidades y sus precios en forma que ocasione molestias al público. Los delegados de los d ¡stntos, para evitar interpretaciones equivocadas, determinarán la zona donde han de colocarse los revendedores de cada teatro. 4- a La prima o sobreprecio que perciba el revendedor no podrá exceder del a 5 por 100 del valor ó precio del billete en el despacho del teatro ó sala de espectáculo á que corresponda. Solamente en las noches de estreno, y durante los tr ¿s días consecutivos á éste; en las de inauguración de temporada teatral, de debut de algún artista ó de los llamados días de moda que establecen algunas empresas, DO- drá el revendedor percibir el a 5 por 100 sobre el precio de contaduría. 5, a En los teatros por secciones, los revendedores no podrán obligar al público á tomar localidades para más secciones que para aquella ó aquetlas que les fueren solicitadas, 6. a Las empresas de teatros y cíe toda clase de espectáculos públicos n podrán expender en contaduría más de las dos terceras partes de localidades de primer orden y la mitad de las de gradas ó galerías, reservando para el despacho la 1 otra tercera parte y mitad, respectivamente; teniendo en cuenta que esta proporción se contrae á las localidades no abonadas. 7. a Los encargos de localidades que se hagan en contaduría, los anotarán por el orden en que los reciban, con expresión de la; personas que lo interesen, en un libro que al efecto llevarán en dicha oficina, visado por la autoridad y fiscalizado por sus delegados, expendiendo aquéllas por el mismo orden en que han sido anotadas, y solamente desde la antevíspera del día en que haya de verificarse la función á que se refieran. 8. a Estos encargos ó pedidos de localidades en contaduría sólo deberán ser atendidos en cuanto no excedan de las dos terceras partes de las de primer orden ó de la mitad de las de segundo, con relación á las dos terceras partes y á la mitad que pueden expenderse en contaduría. 9- a Solamente tratándose d e estrenos, debut ó días de moda, podrán expenderse en contaduría todas las localidades. io. Las infracciones de las disposiciones precedentes, ya por parte de las empresas ó de los revendedores, serán corregidas con multa por la autoridad gubernativa, con arreglo á las facultades que las leyes le confieren. 11. La imposición consecutiva de tres multas será causa bastante para retirar la autorización al revendedor multado y para suspender la celebración de espectáculos en el teatro ó sala de reunión cuyas empresas hubieren reincidido en las faltas que dieran ocasión á aquellas correcciones. EL ESPERANT 1 SMO P o r el grupo esperantista de la Cortina se nos ruega la inserción del telegrama siguiente: Ginebra, Septiembre. Congreso éxito inmenso. Entusiasmo y unión todos asistentes. Cálculanse en más de 3.000 los congresistas llegados todas partes mundo. Hay delegados India, japón, África, varios de América y Estados Unidos. Todas naciones Europa. España excelente numerosa representación. Sesión apertura solemne. Surgió incidente promovido catalán Pujóla, que empezó discurso. Habló nombre nación catalana. Sr. Ayza, de Valencia, coronel estado mayor, interrúmpele diciendo: Cataluña no es nación, es provincia española Catalanista desistió continuar y confundido sentóse. Todas sesiones celebradas gran unanimidad, grandes resultados prácticos obtenidos. Opinión unánime de este Congreso saldrá implantación oficial lengua internacional, todas naciones. Gobierno y autoridades Suiza, siguen interés trabajos Congreso, obsequiándonos y dando toda clase de facilidades. Recepciones, reuniones, paseos, excursiones congresistas, hablase sólo esperanto, confraternizando razas y pueblos más opuestos. Espectáculo hermoso, calles, edificios engalanados, banderas esperantistas. Gran animación. Sólo vense todas partes extranjeros con insignia esperantista, estrella verde. Así nos reconocemos y presentaciones son inútiles. Continuaré detalles. -J orunio. y