Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. LUNES io DE SEPTIEMBRE PE i9 c 6 PAG. 7. EDICIÓN de Paracuellos de la Ribera, quiso apest e precipitadamente y fue arrollado por el tren, resultando con la pierna izquierda seccionada y con heridas graves en la cabeza y en los brazos. Créese que fallecerá. La población está rebosante de forasteros que han venido á presenciar la corrida de esta tarde. -tamo. NUESTROS GRABADOS p 1 Hospital de Santa Cruz de Toledo. El notable edificio cuyo estado de ruma ha motivado la visita hecha ayer por el ministro de Intrucción pública á Toledo, fue fundado á fines del siglo xv por el cardenal D Pedro González de Mendoza y terminada su construcción por los Reyes Católicos. Su portada pertenece al primer período del arte plateresco, y conserva, por consiguiente, reminiscencias del estilo ojival; los intercolumnios y la arquivolta están ocupados por una serie de estatuas y doseletes de prolija labor, y en los fustes de las columnas, en el friso y en el dintel de la puerta hay festones, ángeles, urnas y trofeos delicados y primorosos. En el tímpano descuella un relieve que representa al cardenal fundador, asistido por San Pedro y San Pablo, adorando la cruz que sostiene Santa Elena. La belleza de esta obra hizo que la respetaran los franceses en la invasión de 1808, habiendo faltado poco para que la desmontaran y la trasladaran á París. En el edificio de Santa Cruz han estado establecidos el Colegio de Huérfanos de la Guerra y la Academia general militar, esta última durante las reparaciones que se verificaron en el Alcázar, después del incendio ocurrido hace algunos años. 1 as provisiones de un trasatlántico. El interesante gráfico que publicamos da idea del dineral que representa el viaje de un vapor trasatlántico del viejo al nuevo continente. Se ha tomado como tipo el vapor alemán Deutschland, con 1.100 pasajeros- NADIE QUIERE EL REGAL 1 TO... DON PEPE. -Crear usted- que ciento de verai no poder servirle, ya que me le recomienda un amigo de la infancia... Vero no tengo ningún destino disponible. ¡H no ser que usteé quisiera la embajada en el Vaticano! E L CESANTE. -JVo; eso nunca... ¡Mntes ia mueríei ¡Un coñac con música! ¡Y de cigarra! ¿Quién lo bebía? Y calculen usteaes el asombro del parroquiano al pedir una copa de coñac y servirle el ca- marero una especie de caja de música. No, amigo Rueda; no es posible admitir cigarras en el coñac, ni aunque ofrezcamos á estos insectos líricos tres, cuatro copas, ó lar que sean necesarias, para su hospedaje. Dejemos á las cigarras en el campo, recomendémoslas á los doctores que tratan de meterse con ellas para que no Jes molesten mucho, y, sobre todo, procuremos beber el coñac tranquilamente, á sorbitos, y sin aplicar el oído, como no sea al pedir la cuenta, por si pretenden cobrarnos la cigarra también. Luí GABALDON FRANCISCO JOSÉ INDISPUESTO POR TELÉGRAFO simo, es muy peligrosa para la salud pública, porque de las alas del insecto lírico brotan en su canto un enjambre de microbios. Triste, dolorosa, noticia que muy bien pudiera inspirar á Puccini una página tan expresiva como la de la Vecchia Zimarra, y que se llamaría la Yecchia cigarra. Por fin ya sabemos á qué atenernos sobre el v 1 1 ay bichitos, como decía un cubano amigo particular. Pero no es esto sólo lo que trae intranqui mío, con mala suerte. La cigarra, la pobre cigarra, no la puede las á las cigarras, según tuvo el gusto de comunicarme una el otro día en la Moncloa, no, tener peor, y De una parte, la ciencia médica se prepara a aún pesa sobre ellas otra terrible preocupación. Léanse los siguientes versos que mi buen combatirla rudamente, de otra... Pero no adeamigo Salvador Rueda ha publicado en un núlantemos los acontecimientos mero extraordinario de Liberal de Murcia. Procedamos con orden. La teoría moderna microbiológica acabará Como desde el fondo de los caracoles, poniendo el oído, se oye el son del mar, con la poesía. oyendo una copa de coñac de oro, No cabe duda. se siente una leve cigarra sonar. Hasta ahora la cigarra, ese insecto barítono que duerme con su canto al estival crepúsculo, Yo no pongo en duda que desde el fondo adoración de los atenienses, debilidad de los de los caracoles se oiga el son del mar y hasta romanos y caprichoso modelo de imperdible, el ruido de la Bombilla, pero ¡caramba! que mereció de los antiguos poetas y fabulistas el en el interior de una copita de coñac, se pueda alto honor de ser rimada, siendo casi tan im- advertir el canto de una cigarra, por leve que portante en la poesía bucólica como los zaga- sea, me parece el colmo de la ilusión, y se lo les y las pastoras; pero ¡oh terrible desenga- niego á Rueda por muy buen oído que disfrute. ñol Desde hoy la que fue ensalzada en todos Dentro de una copita de coñac, generalmenlos metros, la musa campestre, será vista con te, no cabe otra cosa que un terrón de azúcar, espanto, con prevención ¡pero lo que es una cigarral ¡Imposible! La cigarra, según un doctor alemán famosí ¡Buen gusto iba á darle! A iena, 9, 8 m. El emperador de Austria, que sufre un ligero enfriamiento, ha renunciado á asistir á las maniobras que tendrán lugar en Dalmacia. Será representado por el archiduque Francisco José. CHARIVARI UNA IDEA DIARIA I AVADO DE LQS PA- Los pañuelos de rá ÑUELOS DE SEDA sefa mu flavan 1 giles, se difícilmente. Hay que enjabonarlos en frío, en juagados y enjuagarlos. Luego se hace hervii agua con tantos puñados de salvado como pañuelos haya que lavar, y se filtra el líquido al través de un paño; se sumerjen en este agua los pañuelos durante algunas horas y luego de exprimirlos se cuelgan. Hay que olancharlos antes de que se sequen del todo.