Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÜAÑO CUATRG. NUM, 6o5. CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. W DB SPTBRE. DE 1906, NUMERO SUEL TO, 5 CÉNTIMOS sobrenada, por muchas capas que le echen encima los extravíos humanos y las sinrazones de ocasión. La doliente España se sintió fatigada por el desastre, y desde la puerta de su maltrecha casa está viendo pasar el entierro de sus enemigos, cumpliéndose así el proverbio oriental. La hermosa tierra cubana arde otra vez en guerra asoladora como en los días infelices de nuestra dominación. Nuevas bandas de insurrectos se levantan contra los insurrectos de entonces, y maldicen de ellos como maldecían de nosotros y en la misma lengua que aprendieron de España, para maldecir luego de los españoles. La paz y las prosperidades esperadas fueroij sueños despertados ahora por el estrépito de los cañones y el clamor de los moribundos; las viejas tiranías del cetro monárquico se han reproducido bajo la fórmula de un presidente republicano, y la independencia, lograda coit sangre, está á punto de ser ahogada también en sangre por la intervención dominadora de los Estados Unidos. Los que entonces no quisieron leyes dictadas en español, tendrán mañana que sufrir leyes dictadas en inglés. Y allá, á otro lado del mundo, en las anchuras del Océano, las razas asiáticas que rehusaron de los españoles luces para sus menguados cerebros, padecen ahora la vergüenza del desprecio, cien veces más afrentoso que la tiranía, obra, al fin, del fuerte que oprime á otro fuerte porque le teme. Pero jqué infamante papel el de los filipinos! Sus amos, los yanquis, declaran su inferioridad mental para el Gobierno, y hasta rechazan la cúratela de los incapacitados. Un senador propone la ironía de regalar la conquista á la nación más odiada de la República, arrepentida ya de sus aventuras conquistadoras. Si aquellas razas positivistas fuesen capaces de sensibilidad moral, bastaría para nuestro desagravio ese arrepentimiento, que es el castigo que la conciencia impone á las malas acciones. Pero los yanquis sufren otra pena más positiva y dolorosa. Lloran estas guerras, y no lloran por la sangre que derraman en Filipinas y la que derramarán si intervienen en Cuba; lloran por los dollars que les cuesta la pólvora para derramar la sangre. No somos bastante hipócritas para ocultar que el corazón público asiste con alegría á esta venganza de la Historia. Es nuestra venganza EUGENIO SELLES EL DÍA DE HOY Domingo XIV después de Pentecostés, El dulcísimo nom- re de María. Santos Doroteo, Gorgomo, Jacinto, Alejandro, Tiburcio y Sevemno. La Misa y oficio divino son de Santa María de) a Cabeza, con rito doble mayor y color blanco. Se gana el jubileo de las Cuarenta Horas en la glesia del Buen Suceso. Visita de la Corte de Mará: Vuestra Señora del Rosario, en las Catalinas, en el Olivar, n San J osé y en San Martín. Tiempo probable: Lluvioso. Verano hasta el 21 de Septiembre, que empieza el otoño. Temperatura de ayer: Máxima, 3i grados. Mínima, ¡5. Duración del día: 12 horas y 46 minutos, disminuyendo durante la semana un minuto por la mañana y otro por la tarde. mientras que no presente el Gobierno á lau Cortes el proyecto de ley correspondiente. ¿Es ó no beneficioso para España ese régimen transitorio recientemente convenido? Unos lo alaban con exageración; otros lo censuran con ensañamiento. Los primeros, comparando los derechos pactados ahora con los que r e gían desde principios de Julio, se fijan en las siguientes cifras: TARIFA DE GUERRA NUEVOS DERECHOS VENGANZAS DE LA HISTORIA 1 a ingratitud de hijos criados lejos de la casa y la felonía de malos vecinos de ellos, movieron guerra desigual entre un hidalgo pobre, flaco, armado, si esto- es armarse, de espada mohosa y celada de cartón, y un gigante rico y fuerte cuanto desalmado y desaprensivo. Batalia semejante á las de los forzados jayanes y vizcaínos que molieron al caballero de la Mancha. Ni franquicias otorgadas, quizá tarde y con pereza, pero al fin otorgadas como ellos las pedían, desarmaron á los hijos, ni consejos soberanos y súpiicas del Santo Padre conmovieron á los malos vecinos. El sacrificio estaba asentado en el libro de caja de la codicia yanqui, y no hubo poder humano ni espiritual que la apartase del golpe preparado con artecías seguras cuando obran sobre políticos candidos como los de España, que reservan todas sus malicias para combatirse unos á otros. Sobrevino el encuentro, poco disputado y por ello poco glorioso para vencedores y vencidos. Llegóse á París. Jornada penosa de humillación de España, es verdad, pero de afrenta para los Estados Unidos, porque aquellos mercaderes, armados repentinamente de caballeros triunfadores, se portaron como suelen los advenedizos, gozándose en humillar al noble de raza. Impusieron pactos de ignominia á diplomáticos y generales. Y abiertas ya negociaciones de paz, todavía nos arrebaron las Filipinas por artero golpe de mano y contra todo respeto al derecho internac onal y á los deberes de la moda humana. La iniquidad se consumó con ayuda de fa ingratitud. Los hijos renegaron de sus padres, renegaron del alma de la raza, de lo que forma el ser de ella, de la sangre, de la historia, de la herencia, de la tradición, de las costumbres y de las leyes, todo ese patrimonio étnico y espiritual que sus ascendientes se llevaron del antiguo hogar español Pero jah! la Historia se venga de los que la olvidan. Existe, posado en su fondo, un sedimento de justicia permanente que al fin Vinos c o m u n e s Vinos generosos por el recargo sobre el alcohol hasta los 18 grados... Pescados en conserva, en envases hasta tres kilos. Pescados en envases de más de tres kilos Naranjas y limones... Uvas hasta cinco kilos... Uvas en otros envases... Almendras Corcho obrado Aceite en envases de más de 1 o kilos 3o 46 83 1 i5 10 10 3o 5o 3 8 8 40 1 Libres 2, So 5 Libres 3o Libres Los malhumorados se valen de distintos da tos, comparan las tarifas convenidas recientemente con las que se pactaron en 1892, y re sulta de esta comparación, lo que sigue: TARIFAS DE 1 S 9 2 NUEVO DERECHOS EL CONVENIO CON SUIZA íf PlNlONES Sólo podemos hablar hoy del arregloprovisional concertado con Suiza, porque desconocemos las condiciones del Tratado, y las ignoraremos Vino 3, So 8 Pescados en conserva... 16 40 Naranjas y limones 2 Libres. Uvas hasta cinco kilos... Libres. 2,5o Uvas en otros envases. Ídem. 5 Almendras. 3 Libres. Corcho obrado 5 3o Jugo de regaliz 7 7 Aceite en envases de más de 10 kilos 1 Libres. Y, claro está, se quejan de que industrias tan importantes como la de los vinos y la de las conservas resulten perjudicadas en más de un 100 por 100, mientras que las ventajas alcanzadas se refieren únicamente á las naranjas, los limones y las almendras, cuya exportación juzgan insignificante. Nosotros creemos que no debe olvidarse una cosa, y es que todas estas cifras, así las aducidas por la crítica como las utilizadas para la alabanza, son provisionales. Y que con ellas ha cesado la guerra comercial con Suiza, ventaja no despreciable. Lo definitivo irá á las Cortes, éstas resolverán y entonces será posible formar juicio completo acerca de la obr realizada. Pero fijándonos un poco en los antecedentes, vemos que nuestros plenipotenciarios se hallaban atados por el Arancel de Julio, y aun cuando no disponemos hoy de espacio para enumerar los aumentos que en dicho Arancel figuran, basta recordar las bases que presidieron á su confección para comprender que, al solicitar concesiones de la República helvética, no podíamos ofrecerle, en cambio, casi ninguna ventaja. En esas bases, votadas por las Cortes, quedaba consignado lo siguiente: Los productos industriales pagarán del i5 al 5o por 100 de su valor. Los que no tengan similares en la producción nacfonal pagarán del 10 al 35 por 100. sPodrán estar sujetos d aeréenos superiores a 5o por 100 de su valor los productos ó manufaclu ras que por tas dificultades de su elaboración y la conveniencia notoria de que se obtengan en el país