Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 7 DE SEPTIEMBRE DE IQC 6. PAG. 8. EDICIÓN 1 ios copos de luz que doraban los tejadillos, y entre las sombras y con las campanas, por las ngostas callejas del pueblo, la gaita dulce y ganmosa gimió las tonadas risueñas del amanecer, sempiterna plañidera que cuando la distraen desús dolores suspira por ellos Esa mañana, una clara mañana agosteña el pueblo comienza sus fiestas Vosotios los que en la fiebre loca, aturdidora de las noches es pendidas, VIVÍS los sueños de tantas pobres gentes, no sabéis que ansias las trajeron, que dichas las gozan, que rápidas pasan D un año atrás, mientras en el olvidado rincón el tedio colgaba los hilos polvorientos de sus telarañas, todos allí esperaban; ellos, los débiles, los mutiles, los resignados, incapaces de em prender el camino, sintiendo los días como los mismos isócronos tic tacs de una hora larga, larga, que solo entonces suena, tarda y ten prana, para todos distinta; ellas, ¡as sujetas, las forzadas, deshojándolos silenciosas como tristes Ofelias que consume una eterna ilusión y una perpetua duda. Y entonces, quien sabe Por las callejas (impías, emperejiladas, el altogue mimoso canta. Mocmas arriba, qu aurora esperlouse Y sus trinos suaves, amorosos, llegan hasta los fríos lechos al modo de los clarores mañaneros que entran poi las rendijas, más gTatos, más alborozados, porque son como rayuelos que hablan, prometedores, tientes Vendrá vendrá Las celosas torreras que atalayan su llegada lo dicen, anunciándola con vítores de loco ju bilo y las torreras no mienten, las torrera son unas fieles amigas que gozan de nuestras ventutas Todo esa mañana es un feliz augu rio, porque todo en ella se renueva Las calles muertas, calladas, donde resuenan los pasos, se llenaran con el zumbido rumoroso y poli crono, que es el alma de las humanas colmenas, para las vidas grises, desiertas, en que de tarde en tarde se graban las mismas huecas memorias, habrá un nstante del bullicioso resurgimiento, que es el ansia de los espíritus des terrados y vegetadores ...Luego, cinco, diez, acaso algunos días mas, estirados lánguida, desesperadamente, con veladas, con paseos, en que se buscan siempre caras nuevas, y poco a poco van quedando las mismas... Días que pasan, cortos, voladores, cmelmente dichosos, porque son el placel que se siente escapar apenas llegado, refregando por los ojos hambrientos la visión ofuscadora de la vida y del mundo vislumbrados andando los años, al través de las nieblas, cenizas que hacen soñar. Todos esos días, a A hora primera, el viejo algT- ero sube aúi á la torre, y como un bravo caudillo arenga a los desalentados, esforzando clamoroso y vibrante el canto d las alegrías Y aun los pobres ilusos para quienes vivir es esperar, quieren creerle, lanzándose en el turbión que corre tal que una ráfaga inquieta, huyedora de un pueblo a otro pueblo, en los claros días del sol Para los que a ella volvemos, habiendo pasado en su espera los años niños, estas fiestas- -las fiestas de un santo Patrón, cuyo nombre ignoramos- -son el encanto agridulce de revivir las pasadas a cada nueva vue de la rueda sin fin. Y es entonces, cuando vaganvnte atemorizados, aun los que empezamos a sentirlas, vemos el vuelo de la tortuga que espoleábamos annelantes y es cuando por desandar lo vivido, aun los que ivimos muy poco, tornamos con pena a las bellas y amargas membranzas, mustios epitafios todos de las cosas que lueion. Y asi dolemos con los pequeños pueblos el volar de los días hermosos, y por eso quedamos como ellos silenciosamente tristes cuando una serena noche en que todo acaba, los últimos fuegos rompen la negrura silbando quejumbrosos y dejan caer lentas sus lagrimas de luz sobre la plaza festera. J VIER VALCARCE 1! v r i EL MINISTRO DE FOMENTO EN ASTURIAS EL SR. GARCÍA PRIETO Y SUS ACOMPAÑANTES DESEMBARCANDO DESPUÉS DE LA COLOCACIÓN DE LA PRIMERA PIEDRA DEL PUERTO DE SAN ESTEBAN Fot Martm