Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 6 DE SEPTIEMBRE DE i9o6. PAG. 4. EDICIÓN i. por ¡os pottugueses, que podrían arrebatarnos una clientela difícil de reducir, y tercero, las vendimias de España, que necesitaban el arreglo de la actual cosecha. Pero esa actividad en nada ha influido sobre el fondo de las negociaciones, porque teníamos estudiadas las proposiciones de Suiza desde hace mes y medio, y, por su parte. Ja República helvética estaba también preparada para discutir nuestras pretensiones. Por eso, diez días de negociación, á dos sesiones dianas, han bastado para Ja inteligencia comercial. Después ha procedido con gran actividad y diligencia la diplomacia, dirigida por nuestro ministro de Estado. Sólo falta ahora que las Cortes den á lo pactado una forma legal y definitiva. ¿Cuándo regresan á Madrid ios negociadores españoles? -Por ahora se quedan en Suiza, en calidad de turistas. El presidente de aquella República, después del banquete que les dio, sentando á su derecha al Sr. Rica y á su izquierda el señor Sitges, insistió mucho para que visitaran el país; les concedió pases para todas Jas líneas y facilidades para todo. Han pedido al Gobierno algunos días de licencia, y éste se los ha concedido gustoso. -Todo eso sé y puedo decirho y acerca del convenio con Suiza y de las discusiones que ha motivado. Mañana... ya se encargaran los hechos de confirmar ó rectificar mis palabras. La bondad característica del ex ministro, del ex presidente de la Alta Cámara, no ha puesto á la pretensión del periodista más reparos que los que son naturales en todo soldado de fila perfectamente disciplinado, y como tal se considera él, reconociendo Ja jefatura de Maura y ajustándose á la conducta que este ilustre hombre público ha trazado á su partido para no entorpecer la marcha de la situación liberal y para darle, antes bien, facilidades compatibles con los intereses que representa, á fin de que el partido liberal cumpla su misión y sea robustecido por la unión de todas las fracciones, sostén de las instituciones, como lo es el partido conservador. Lamenta el marqués esa división latente en el seno de la familia liberal, y se duele de que no llegue á prevalecer una orientación fija y bien determinada; le inspira confianza la serenidad, la rectitud de convicciones del general López Domínguez, conocedor como pocos de Jo caros que le han costado á España los impremeditados radicalismos de algunos Gobiernos que al perturbar las conciencias suscitaron una guerra civil en la que el general jugó importante papel. Le intranquilizan la impaciencia y la inexperiencia de la gente joven del Gobierno, buena en el fondo, pero entregada á arrebatos, cuya consecuencia no es fácil prever. El marqués de Pidal juzga, por JO tanto, imprudente ¡a publicación de la última Real orden sobre el matrimonio civil, y al expresarse así, emite una idea exclusivamente personal. Considera que el paso dado por el Gobierno, envuelve indudable gravedad, por haberse concedido importancia política á un asunto que no podía tenerla La circular del marqués del Vadillo resolvía un caso concreto, determinado, que requería resolución. La del conde de Romanones no tiene fundamento semejante; no viene á aclarar un caso de duda ni á contestar á instancia alguna; es un acto político con síntomas de rebeldía ó de provocación, de suma gravedad. Cuando Alonso Martínez llevó al Código la importante fórmula del matrimonio civil, cuidóse mucho de adelantar, discutiendo con el Sr. Azcárate, que no proponía nada que no estuviese previamente convenido con la Iglesia, y con esta declaración que revelaba justa prudencia y previsión, asentó la fórmula de la más pura doctrina liberal. Entonces la Iglesia mostró su deseo de concordia, haciendo concesiones como la de admitir que se la hablara de matrimonio civil, á ella que no admite más que el del Sacramento, y como el de tolerar que al acto canónico asistiera un delegado del poder civil. La Iglesia no pide más sino que se casen los católicos como lo que son, y que los que no lo son tengan el valor de sus convicciones. Esta teoría no es nueva, es de todos conocida, porque el matrimonio religioso tiene por base la indisolubilidad, y el civil trae aparejado implícitamente el divorcio, que significa la ruina de la sociedad. La Real orden de Romanones, pretendiendo resolver casos, que de surgir pueden y deben resolverse por los Tribunales, es un alarde de política inoportuna que, además, por Ja forma en que se ha hecho, desautoriza lo que con tanta prudencia y tan cabal conocimiento de la realidad de las cosas hicieron Alonso Martínez d e s d e el banco azul y Montero Ríos, Gamazo, Canalejas y otros ilustres Jiberales desde el banco de la comisión. No es, pues, extraño que la citada Rea orden haya producido mal efecto en la Nunciatura y en el Vaticano, como indicio de una política apasionada y creadora de conflictos. Se comprendería que el Gobierno liberal hubiese notificado al Vaticano su propósito de modificar lo que había convenido con el Go bierno del Sr. Maura; convenido estaba ya, aunque á falta de la ratificación de las Cortes pero alegando el partido liberal sus conviccio nes, sus compromisos; pero alegando la pro pía oposición hecha al convenio en el Senado, habría llegado probablemente un estado má claro y definido que el actual estado de cosas. -jDe manera que usted cree, señor mar qués- -le interrumpí yo, -que si el part do Ií beral cae sin haber hecho más que lo que hastí aquí ha hecho, el convenio de la Santa Sede con el Sr. Maura se ratificará sin nuevas dilacitíhes, creando un estado de derecho -No sé cuál es el pensamiento de Maura; pero es lógico suponer que así suceda. El partido conservador no ha impedido la labor dei partido liberal; Montero Ríos, primero; Moret, después; López Domínguez, ahora; Cana lejas, luego, si es Poder, no habrán halladc por nuestra parte la menor obstrucción. Si por sus divisiones ó por su falta de orientación. deja el Poder el partido liberal sin realizar su programa, ese ejemplo no puede ser seguido por nosotros; nosotros cumpliremos exacta mente lo prometido Ni el Presidente ni el ministro de Estado quierer que se les hable de crisis no hay motivo para ella ni esperanza de qu lo haya según me decía hace una hora don Pío, como hombre que se alegraría de que la hubiese. i La combinación diplomática no dará que ha cer, porque sólo hay dos Embajadas que proveer, y para una, la del Quirinal, parece ys acordado el nombramiento del Sr. Ojcda en substitución del Sr. Pérez Caballero, cuyo nombre, fue llevado por Visconti Venosta y muy bien acogido en aquella corte. La otra, la del Vaticano, tardará en ser provista, porque han de ponerse de acuerdo el Presidente, que desea un político, y Romanones, que prefiere un diplomático. M AS LSOBRE PO ÍTICA UNA FIESTA EN SANLUCAR POR TELÉGRAFO CanJúcar de Barrameda, 5, 3 t. En la casa del alcalde de esta población, celebróse anoche una buñolada, á la que asistieron distinguidas familias de Jerez, el Puerto de Santa María y Sanlúcar. Los jardines de la casa estaban vistosamente iluminados á la veneciana. Ei elemento joven bailó hasta las altas horas de la noche, en que muchos de los invitados regresaron á Jerez en tren especial. Las señoras lucían espléndida toilette, valiosas joyas y riquísimos mantones de Manila. La fiesta es de hs que dejan gratos recuerdos. -Corresponsal. I CRÓNICA TELEFÓNICA í 1.435 PALABRAS SAN SEBASTJAV, 5 1 3 V El marqués de Pidal ha ce e ra b u n a d i d D E PIDAL. conferencia con el presidente del Consejo de ministros y con el ministro de Estado. Asegura ei marqués, á quien vi á primera hora de la noche, que su entrevista ha sido de pura cortesía, sin interés alguno político. Como quiera que la única nota política del verano ha sido Ja ya famosa Real orden del ministerio de Gracia y Justicia, sobre la cual varias personalidades, y todas de significación liberal, han hablado estos días, sin que hasta la fecha hayan expuesto su juicio, que yo sepa, otros elementos politices á quienes hay que suponer poco conformes con el citado acto del Gobierno, he creído cumplir un deber de información explorando la opinión del señor marqués de Pidal, cuya significación dentro de la política españolad cuya posición en su partido, por ser uña de las figuras más salientes de su derecha, por los elevados puestos que ha desempeñado y ha de desempeñar, y su amistad con el nuncio bien conocida, tanta aur toridad pueden rfarlei. pL MARQUES Entre Ja gente de Madrid se ha comentado mucho Ja noticia VÍA- publicada por la Prensa madrileña sobre las gestiones que realiza el señor Aguilera para la construcción de Ja Casa de Correos ó desistir de una vez para que el Ayuntamiento pueda disponer de Jos terrenos. Y á propósito de este curioso caso de duda se citaba otro no menos curioso: el de que va á comenzarse estos días la construcción del palacio de La Unión y El Fénix en la calle de Alcalá, edificio que se elevará un metro sobre el nivel actual de la calle, con arreglo á Ja rasan te de Ja proyectada Gran Vía, del mismo modo que la casa de la plaza del Callao está construida un metro más baja del nivel actual, con forme á Ja misma rasante; y ésta es la bendit hora en- que no se sabe si habrá Gran Vía ó no A GRAN El día continuó se n o y caluroso, sin Orcolagas que Jo remediara. La Reina paseó esta tarde con sus nietecitos, ofreciendo el tierno espectáculo de ver á la augusta dama bromeando con los Infantitos, que expresaban su alegría con inocentes carcajadas. En el Gran Casino hubo concierto, cantando en él la notable artista de la Opera de París, Mad. Fournier, que gustó mucho a! auditorio. En el parque del J ecreation LIUB continuaron Jas partidas de taion- iennis, con numeroso y distinguido público. En las pruebas de hoy ganaron la copa del Rey el Sr. Lapazarán y Mad. Samazenilh ÁNGEL MARÍA CASTELl, f? L DÍA E N SAN SEBASTIAN