Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S? ANO CUATRO. NUM, 602. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. MADRID, 6 DE SPTBRE. DE 1906, NUMERO SUEL ¿TO, 5 CÉNTIMOS nablema arduo de ingeniería, sólo tropieza para su ejecución rápida con lo elevado de su coste, calculado en más de mil millones de francos. Y ésta será- -lo es ya á la hora de escribir estas líneas- -ocasión que no dejarán de aprovechar los norteamericanos para desarrollar su influjo en la América latina. Hasta ahora, las grandes empresas financieras en aquellos países de habla hispana y portuguesa, teñían como base obligada el concurso de las grandes bancas europeas. El oro belga, el oro francés y, sobre todo, el oro inglés, servían de fondo de reserva á todo lanzamiento de una emisión industrial enclavada en aquellos territorios; pero ahora, los yanquis, que no quieren perder más tiempo en predicaciones y propagandas pseudopolíticas, se han apresurado á ofrecer el dinero que haga falta para garantir el futuro gran ferrocarril intercontinental, con exclusión de todos los europeos. Y ae este modo, Monroe, á los pocos momentos de formulado el acuerdo, ha tomado su desquite del pomposo triunfo de Drago. No; no sera lícito resolver á cañonazos las cuestiones de intereses, ni la pólvora es argumento que debe dirimir las contiendas entabladas entre las naciones ni entre los hombres á propósito de la elemental- declaración de lo tuyo y lo mío. pero en tanto el oro sea el metal- patrón con que se regulen las transacciones mercantiles en el mundo, Jeremías Benthan seguirá sonriendo burlón, á pesar de las reuniones de todos los Congresos panamericanos habidos y por haber... contesto amaoiemente en la forma que sigue: ¿Es cierto- -le preguntamos- -que entre lo mi- ustenos de Estado y Hacienda hay alguna diferencias relativas al Tratado con Suiza? -Absolutamente inexacto, y además no é í posible que las haya. Precisamente, los dos plenipotenciarios españoles que suscriben el Convenio son, el primero, el ministro de Españ en Suiza, y el segundo, el director general de Aduanas. Los plenipotenciarios por parte de la República helvética, son dos consejeros federales, el secretario de la Unión Suiza de Labradores y el jefe del Departamento federal de Comercio. La inteligencia entre Estado y Hacienda, pues, ha sido perfecta y completa. ¿Intentó al o de lo que ahora se ha hecha el Sr. Merry del Val? -No. El objeto de su misión fue muy distinto; se limitó á una exploración, y con tal acierto desempeñó el encargo recibido, que las noticias, ideas y antecedentes que nos facilitó, han servido eficazmente para llevar á cabo ir acción Comercial última. Verdad es que el señor Merry del Val es uno de los diplomáticos que más honran el distinguido cuerpo á que pertenece, y es joven de gran porvenir. ¿Considera usted el Tratado actual mejot que el de 1892? -Tuve la fortuna de concertar aquel convenio con el Sr. Celty, presidente de la República helvética, en circunstancias análogas á las actuales. Aquél fue el primer Tratado que se hizo sobre los Aranceles de 1891; éste, el primero que se ha realizado con los Arancele! de 1906. Aquél inició con tal suerte el nuevo período de comercio exterior que ha durado catorce años; confiemos en que el que se pre sentará á las Cortes tendrá igual fortuna, pero como ha de quedar en secreto hasta que los respectivos Parlamentos lo examinen, no m es posible adelantar juicio alguno. Considera usted ventajoso que se haya comenzado por Suiza el nuevo régimen? -Indudablemente sí, porque, en el equilibrio general aduanero de Europa, la pequeña República helvética viene á representar come un centro de general gravitación. ¿Son muchas las ventajas inmediatas conseguidas? -La respuesta cieñen daría los numero como la ha dado ya el país productor de vinos, frutas y conservas, alegrándose de que se haya abierto nuevamente ese mercado npara la exportación de sus productos. La guerra de tarifas, recargada con las represalias que nos lo cerraban, se ha trocado en una paz para todos beneficiosa, y precisamente desde el día de hov cesan todas las hostilidades. ¿En qué consiste el nuevo Tratado provisional? -Nos otorga Suiza en este interregno é trato de mayor favor; como reciprocidad le concedemos nosotros la segunda columna de nuevo Arancel, que repugnaban aceptar la ma yor parte de los Gobiernos, y esta concesión de Suiza se traduce para nosotros en valores de exportación muy apreciables, sobre todo para nuestra necesitada vinicultura. -Algunos critican la precipitación con que se ha hecho el Tratado x- -No ha habido precipitación, sino simplemente celeridad; podría decir quizá actividad. Nos impelían á ello: primero, las circunstancias favorables de un momento psicológico; segundo, la substitución de los vinos españoles EL DÍA DE HOY Santos Zacarías, profeta; Petronío, Eleuterio y Fausto, y la treata Ljmbama, virgen. La Atasa y oficio divíno son de San Esteban de Hungría, con rito semidoble y color Manco, o negro de difuntos. Se gana el jubileo de las Cuarenta Horas en la parroquia de Santa María. Visita de la Corte de María: Nuestra Señora de CovacUmga, en San Luis, ó en su parroquia, ó la de Atocha, en el Buen Suceso. Tiempo probable: Lluvioso. Verano hasta el 21 de Septiembre que empieza el otoño. Temperatura de ayer: Máxima, 2 grados. Mínima, 14. Duración del día 12 horas y 56 mmutos, disminuyendo durante la semana un minuto por la mañana y otro por! a tarde. Estrenos En la Zarzuela, á 2 a hora, Los mosqueteros. EL CONGRESO PANAMERICANO guando los buques de guerra alemanes, italianos é ingleses bloqueaban los puertos de Venezuela, echando á pique su misérrima escuadra, la voz de un gran patriota americano clamó diciendo: ¡No es lícito el empleo de la fuerza para resolver cuestiones de dinero... y aquel grito, protesta de una conciencia honrada y libre, se ha constituido en fuente de doctrina jurídica in e nacional, sancionada por el Congreso panamericano, reunido en la paradisiaca bahía de Río Janeiro. Tal ha sido el acuerdo unánime de aquel Congreso, cuya virtualidad pue de traducirse en un triunfo de los americanos latinos y en un soberana reto á las concupiscencias germánicas y á las ambiciones yanquis. Mr. Root, secretario de Estado de la gran República, que como espectador ha asistido á las sesiones de aquella conferencia, podrá dar cuenta á Roosevelt de sus impresiones y de la escasa influencia que hoy por hoy pueden ejercer los Estados Unidos, del Norte sobre la América en donde aún se habla la lengua de Camoéns y de Cervantes. Está muy lejos la unión política de ambas Américas, pero no por eso los yanquis, hombres prácticos y serenos, deben desconfiar del triunfo de sus aspiraciones en lo porvenir, aunque ahora sea tan distinto el lenguaje de Monroe y el de Drago. Las relaciones comerciales, lentas, suaves, gustosas al paladar y gratas al bolsillo irán haciendo su camino y el valor positivo del dollar allanará poco á poco los obstáculos y acortará las distancias. lino de los acuerdos del Congreso ha sido ¡a construcción de un camino de hierro intercontinental, cuyo proyecto consiste en unir por medio de una vía prin- N cipal todas las líneas férreas brasileras, peruanas- chilenas, bolivianas y argentinas hacia el Norte, hasta el itsmo de Panamá, comunicándose con Méjico al través de la América central... pues bien, este proyecto, cuya construcción, con ser gigante, no contiene ningún pro- LOS ESTADOS UNIDOS Y MARRUECOS POR TELÉGRAFO T ánger, 5, 4 t. M r Gummere, ministro de los Estados Unidos en Tánger, presentavá en breve sus credenciales al Sultán, saliendo la misión para Fez el día 16 del actual. Se cree que ninguna misión europea irá á la corte de Abd- el- Aziz, mientras esté en Fez la norteamericana. EL CONVENIO CON SUIZA P e sei en esPrin cipal tema de las conversaciones políticas y de los escritos periodísticos el convenio comercial recientemente concertado con Suiza, y el Sr. Navarro Reverter el ministro más discutido y al cual se atribuye mayor participación en el éxito ó fracaso que de tal gestión pueda deducirse, visitamos ayer tarde al ministro de Hacienda; le rogamos que nos manifestase su modo de pehsar en e! asunto, y á nuestras interrogat o s dias I O QUE D 1 CE EL M 1 NISTRO DE HACIENDA