Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 5 DE SEPTIEMBRE DE 1906. PAG, n EDICIÓN 3. EL MARQUÉS DE LA VICTORIA m. Acaba Marín, 5, 11 con rumbo aldedezarpar de este puerto, El Ferrol, el cañonero de nuestra marina de guerra Marqués de la Victoria. POR TELLGRAFO num. 90, acudiendo con oportunidad el servicio de bomberos También hubo inundación- de pisos cajos, ó cuevas, en la calle de 1 a Verónica, números i3 y i 5 casa en construcción; en la calle del Zarzal, 10 y 12, y en la calle de Fuencarral, núm. IJ 9. E N OTROS P U N T O S T p n Morata de Tajuña. El jefe de la ración de Morata de Tajuña participa que está interceptada la línea desde el kilómetro 43 al 47, por desprendimiento de tierras. El servicio de viajeros se nacía con transbordo. Personal de la Compañía se ocupaba en rc componer los desperfectos. En el Gobierno civil se recibió anoche uñ telegrama participando que á consecuencia deí temporal se habían hundido muchas casas, otras quedaban en inminente ruina y las calles se hallaban inundadas. La vega ha quedado arrasada, siendo de gran consideración las pérdidas materiales sufridas. A causa de estas desgracias, se han suspen dido los festejos que en dicha población se debían celebrar los días 8, 9 y 16, T r e n detenido. El tren núm. 3 de la linea de Arganda sufrió detención, por causa del temporal, zn Colmenar de Oreja. j n i Ayer tarde R íoseco, espantosa tormenta de descargó aquí una agua que invadió las eras, llevándose muchas mieses. De un solo cosechero, D. Esteban Galván, se llevó el agua más de 3oo fanegas de trigo. Las pérdidas son enormes. El tiempo continúa amenazador. t. Están descargando Chinchón, 4, ytormentas. La lluvia caeaquí horrorosas de modo torrencial. DE CANARIAS OOJI TELÉGRAFO LAS PALMAS, 4 13 N. entiles- hombres. Se ha celebrado con toda solemnidad, ante el marqués de Guisla, la jura de los cargos de gentiles- hombres con que fueron agraciados por S. M el Rey, en su reciente viaje á Canarias, los marqueses de Celada, Sauzal, Acialcázar, el conde de Palmar y otras personas de significación de esta localidad. G Qelen Sárraga y Demófito. Esta tarde ha hecho escala en nuestro puerto el vapor Umbría, que conduce á Buenos l Manzanares. Aires á los propagandistas del libre pensa El río ha experimentado bastante crecimiento Belén Sárraga y Demófito. Una comisión federal pasó á bordo á salu- da n su raquítico caudal de verano. Se han tomado medidas de precaución en darlos y les acompañó luego á visitar la población Ésta noche han seguido viaje. -Artenis. ambas riberas para evitar posibles desgracias y daños. A iviendas ruinosas. Resentidos por el peso del agua y de la vejez, se han hundido los techos de la casa numero 19 de la calle de la Ventosa y de la número 3o de la calle del Águila, sin que produjeran desgracias. En los barrios de las Injurias, de las Peñuelas y de los Cuatro Caminos hubo inundación en algunas casas y los moradores de ellas tuvieron que lanzarse á la pesca de sus modestos ajuares, que eran arrastrados por la fuerza del agua. En los sembrados y en las huertas cercanas al barrio del Cabrero ha hecho daños de bastante importancia el agua y el barro que ésta arrastraba. E EL TEMPORAL EN MADRID reprodujo tormenta en MaAyer tarde se cuando conla menos intensidad drid, aun que anteanoche, descargando las nubes gran Cantidad de agua. Por consecuencia de ésta se inundaron tres pisos bajos de la calle del Mesón de Paredes, n salvamento. Los guardias civiles Zacarías Ferrer y José Regunjo han salvado de perecer ahogada á Elvira Campoy, de veintisiete años, que se había caído en una balsa formada por la lluvia en el sitio denominado E 1 Cruce, de la carretera de Carabanchel. Los guardias se metieron en la balsa para realizar el salvamento, con riesgo de Sus vidas. U J 92 BIBLIOTECA DE A B C LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 1 89 naber pasado la tempestad, continuaba la avería del teléfono. -Decididamente- -dijo interrumpiendo el diálogo de los dos marinos- -esta avería tiene otro origen que un desprendimiento de electricidad, ó está localizada fuera del aparato. Como la comunicación se verifica por medio de un hilo aislado en el centro del cable, ¿no creen ustedes que una torsión de éste haya podido originar la rotura del envolvente de gutapercha? Han largado ustedes 25 ó 3o metros, y tal vez se haya formado un lazo susceptible de determinar la rotura, impidiendo así el aislamiento. Formulo la hipótesis por lo que vale y á falta de otra causa más racional, -Es posible. Puede que tenga razón- -dijo el capitán asiéndose á esta esperanza. -Es fácil enrollar el cable en la bobina hasta darle la rigidez suficiente, sin exponerlo á los golpes de mar. Dicho y hecho. El capitán transmitió á los mecánicos la orden de cobrar el cable poco á poco. Funcionaron los dos cabestrantes con perfecta simultaneidad, y el cable comenzó á enrollarse en la bobina de fundición, sin sacudidas. Pero, ¡cosa extraña! lejos de ponerse tenso progresivamente, en razón del peso enorme de la parte sumergida, continúa flojo, sin exigir la menor fuerza de las máquinas. Y bruscamente sale de las aguas un trozo del cable, que después de chocar con el costado del barco, cae retorcido sobre el puente. ¡Ei cable de acero, qus parecía indestructible, se ha roto como sencilla driza! Un grito de terror y de desesperación se escapa de todas las bocas. A! desgraciado capitán le parece que sus cabellos se han convertido n otras tantas finísimas agujas que le atraviesan el cerebro. ua rapidez, lo imprevisto de esta catastroie, cuyas ¡Responded, capitán! ¡Christian, amigo mío, hermano mío, es al compañero de mi infancia á quien hablol ¡Dígame usted la verdadl- -La verdad es que respondo de todo. ¡Lo juro por mi vida! Y sin añadir ni una palabra, volvió á su puesto. ¿Hay alguna novedad? -preguntó al segundo, en cuya fisonomía creyó advertir alguna alteración. -Las comunicaciones están interrumpidas desde hace un momento. Creo que la tormenta ha estropeado el teléfono- -respondió el segundo entregando el receptor á su jefe. Este, impasible en apariencia, se sintió temblar. Luego añadió: ¿Está enterado el maestro de los incidentes c ¿ue acaban de ocurrir? -El preguntaba y yo le he contestado. -Ha hecho usted bien. ¿De modo que lo sabe todo? -Todo. -Y ¿no ha podido usted tranquilizarle? -Cuando lo intentaba dejó de funcionar el teléfono. -El maestro no corre ningún peligro á la profundidad á que se encuentra, puesto que la agitación del mar es superficial. Desgraciadamente supongo su angus tia, y creo que es necesario á todo trance subir el Topo marino. -Como usted mande. -No es sólo el concurso de usted lo que solicito, sino su opinión. En estas circunstancias debo conocer lo que usted piensa, no tanto á causa de la responsabilidad, que asumo por completo, sino de los peligros de la maniobra. -Mi opinión, capitán, puesto que usted me honra solicitándola, es que tal propósito es imposible por ei momento. A