Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 4 DE SEPTIEMBRE DE 1906. PAG. 6. EDICIÓN 3 r solidaridad. P or Comisiones de las Sociedades de albañiles La Armonía y El Porvenir, visitaron anoche al gobernador civil para manifestarle que aunque ellos son opuestos á la huelga, por entender que nada se resolverá con ella, secundarán la actitud de sus compañeros de la Sociedad El Trabajo, sólo por espíritu de solidaridad. tes del trabajo, su relación con eí censo oure- 1 M p n R M A T I O M ro, las indemnizaciones que se han pagado... ¿Existe en España esta estadística? ¿Dónde se vende? ¿Se puede comparar con la estadística belga que yo poseo? ¿Puedo por esta comparación formar idea de la aptitud profesional de muchos obreros? Lo ignoro completamente. Se me antoja que hace años se nombró una Comisión magna que dictaminó acerca de los Manicomios judiciales, que el tal informe es un trabajo concienzudo. M e sería instructivo leerlo. ¿Se ha publicado? ¿Dónde se vende? ¿Se quieren más ejemplos? Puedo citar todos los procesos célebres, los informes médicolegales de todas partes menos de España. No creo que en España no se trabaje, porque continuamente estoy leyendo en Revistas extranjeras nombres españoles, pero es que no tratamos de que se conozca nuestra producción intelectual; por ello Suplico á V. E se digne disponer se forme un anuario de las publicaciones del Estado, que se venda á precio módico, y sabremos dónde se puede encontrar lo referente á los trabajos (especialmente estadísticos) de España. Más adelante rogaré á V. E que mande catalogar los Archivos y las Bibliotecas y publicar los catálogos, como se hace en todas partes del mundo. Es de V E antiguo discípulo, q. b s. m. SIDY- WALLEL MILITAR p o r el ministerio de la Guerra se han firma do las siguiente resoluciones: Generalato. Se encarga, en comisión, del Gobierno militar de Vitoria el general de bri gada D Pedro Ayala. Residencia. Se autoriza para que la fijen en Madrid á los generales de división D Manuel de La Cerda y D Santiago Díaz de Ceballos. Infantería. Ascensos. Empleo superior inmediato á los siguientes jefes y oficiales: Tenientes coroneles: D José Salamanca Márquez, D Ángel Juárez Losada, D Ernesto Rodrigo Oteiza y D Ramón TomasetiComandantes: D Antonio Cavanna Sanz, D José Taviel de Andrade y Lerdo de Tejada, D. Benito Márquez y Martínez, D. Francisco García Talens de la Riva, D Manuel Estévez García de la Torre, D Estanislao Salvador Bru, D Isidoro Peña Romeralo, D Emilio Gómez Trigo, D Juan López García, D Francisco Arrando Cutando, D Luis Heredia SaÜquet y D. Alfredo del Águila Breña. Capitanes: D José Atienza Talaya, D Pedro Martí Benetó, D. Teodoro Belaunde Daza, D Florentino Fernández Díaz, don Emilio González Arando, D Jesús Sanche? Parra, D Manuel Moreno Barrero, D. Adolfo Casado Isla, D Manuel Anglada Rodrí guez, D Francisco Jiménez Espina, D. Felfa Ros Berenguer, D Manuel Serón Tejero, D Miguel Alvarez Pérez, D Ángel Carnerero Díaz, D Manuel Ríos Fernández, don Rafael Elvira Prida, D José de Prada Castaño, D Manuel Moreno Vida) D José Pereda Gómez y D. José Hurtado Rodríguez. Primeros tenientes: D Ramón de Visa Con de, D Vicente Gómez Coronas, D Víctor Torradillos Prieto, D. Mariano de Usera Sánchez, D Juan Camacho Ferragut, D Jesús Marín Rafales, D Francisco Vázquez Maqueira, D Faustino de Saracíbar Cámara, don Juan Guzmán Ajenjo, D Luis Gomila Maymó, D Miguel Sanz de la Garza, D. Luis Resines Martínez, D. Valentín Palacios García Tudela, D Isaac Villar Moreno, D Mateo Cuartero Martínez, D. Ildefonso Guerrero, Delgado. D José Villalón Barceló, D. Francisco Marcos Rodríguez, D Vito de Miguel Uguarte, D Luis Fuertes Molinero, D Jaime Oleza España, D José Rubio Llegaría, D. Luis Lacoste Sucre, D Joaquín Paris Vargas, don José Martínez Salgado, D Alvaro Fernández Nespral y de la BalÜna, D. Manuel Canella Tapias, D Jaime Riera Ferrer, D ManueJ Rojas González y D José Rodríguez García Escala de reserva. Capitanes D. José López Iglesias y D Pío Sánchez López. Primeros tenientes D Antonio Juli Sobona, D Joaquín Gómez Domínguez, D. Poli- carpo Calleja Calvo, D Julián Jiménez M o ral, D, Elíseo Palau Jubert, D Mariano Solanlloch Guasch, D Jerónimo A tolinero Pérez, D José Arpa Tormos, D Manuel Pena Vidal y D Antonio González Pérez. Estado Mayor de plazas. Ascensos. Empleo superior inmediato al capitán D Pedro San Juan Expósito. Administración militar. Retiros. Se le con- 1 cede al comisario de guerra de primera cías? D Leopoldo Gómez. Gratificaciones. De 600 pesetas anuaies á los oficiales primeros D Francisco Noriega y Yerdú, D Menandro Amores y Zarza, don Emilio Garrido y Orduña, D Guillermo Pez zi y Gutiérrez, D Juan Madroñal y Medina, D Manue. 1 Hermoso y Palacios, D Manuel Antón Guerra y D Julio González MartínJ Artillería. Recompensas. Cruz de tercera clase del mérito Militar, con distintivo blanco, al coronel D Basilio Fernández Grande, UN RECUERDO Y UNA SÚPLICA Jll excelentísimo señor ministro de Instrucción pública. Excmo. Sr. Muy señor mío: Hace muchos anos... ¡era en Noviembre de 1884. Terminaba V. E de explicar el capítulo de Electroterapia y preguntaba á los discípulos. El interrogado, aun con el apoyo de los compañeros, daba fuertes bandazos; el método interrogativo se hubo de transformar en explicativo, pero el resultado fue el mismo. Aquel alumno, que había estudiado, ó al menos aprobado, un curso de Física en el Instituto y otro en la Universidad, r. o sabía lo que era una corriente inducida, no tenía idea de lo que era un telégrafo ni un teléfono... El interrogatorio cesó bruscamente. Una pausa prolongada nos hizo estremecer de horror. El estallido era inminente. Por fin saltó el rayo. La indignación hacía vibrar colérica la voz del catedrático. ¡Siyo fuese ministro de Fomento- -así se llamaba entonces el puesto que con gran contento nuestro ocupa V E. -no PASARÍAN estas cosas! JVo ¡Porque en la Facultad de Medicina de Valencia sólo habría treinta plazas de alumnos en cada curso, y éstas se proveerían por oposición VERDAD! LA TORMENTA DE ANOCHE 1 a tormenta que desde ayer venía cernién dose sobre Madrid, descargó anoche en forma violentísima. Comenzó poco antes de las once, y hasta después de la una, rasgaron las nubes grandísimos y frecuentes relámpagos, resonaron no pocos truenos y cayó cantidad enorme de agua, que inundó varios sitios, á la vez que el vendaval desgajaba algunos árboles: Por la fuerza de la tormenta, es de suponer que en Madrid y sus cercanías cayeran chispas eléctricas, y así se aseguró en algunos centros de reunión que había ocurrido; pero en los Centros oficiales nos afirmaron que, como hechos anormales, sólo sabían el paro de algunos tranvías durante la mayor intensidad de U tormenta y la inundación de la cueva de una taberna en la Puerta de Atocha. De madrugada el cielo quedó algún tanto despejado. J nterrupción telefónica. Por causa del temporal recibimos anoche incompleto y con algún retraso el servicio telegráfico, y no pudimos celebrar nuestra conferencia telefónica con San Sebastián; Dersonas salvadas. La Guardia civil del puesto de Nueva Numancia ha salvado del peligro inminente en que se hallaban anoche varias personas que se habían guarecido bajo el puente del Arroyo Abroñigal, arroyo que por efecto del temporal llegó á arrastrar mucha agua. Los guardias realizaron el salvamento valiéndose de una cuerda. La Guare ia civil salvó también á una pobre mujer enferma que, con un niño pequeño, se había guarecido bajo una atarjea del tranvía de vapor de Vallecas. T esperfectos en las vías. En el kilómetro 22 de la línea de Ciudad Real cortó el temporal la vía por 19 puntos distintos é interceptó el paso de los trenes. Estos tenían que srlir por la línea de Andalucía hasta Castillejo, desde donde pasaba á Algodor. La circulación ha quedado restablecida á las once y media. Esta tarde ha vuelto á reproducirse la tormenta con gran abundancia. Todavía no ha comenzado el curso. Todavía tiene tiempo V E para decretar el ingreso en las Facultades seleccionando los estudiantes como se hace en las Academias militares y como son los deseos de V. E Este es el recuerdo. Acoja ahora V. E. mi súplica con benevolencia. Los azares de ¡a vida me han hecho médico rural. Pero... ruego no se me tache de inmodesto, soy de los rurales que estudian. Compro libros, tengo cuenta corriente en la casa E Dossat, de Madrid, recibo prospectos y catálogos de Alemania, Inglaterra, Francia é Italia; estoy suscripto á un periódico de cada una de estas naciones, y además recibo todas las revistas y anales de mi especialidad, que se publican en estas naciones, y lo poquito que se hace en España. Conozco el movimiento científico del extranjero, incluso América de Norte á Sur. Por el gran número de catálogos y Boletines bibliográficos que recibo me es fácil adquirir cuantas Memorias é informes se publican, tanto las tesis doctorales como las de agregación y los discursos inaugurales; esto lo hago extensivo á la cultura general y recibo las publicaciones de los distintos ministerios, unas gratis, como las de primera enseñanza de la República Argentina, otras, y esto lo sabe muy bien mi librero, pagando en oro. En una palabra, todo me es fácil menos saber lo que se publica en España. Vayan ejemplos: me hace falta un mapa bueno de España. Tengo idea de que se ha publicado uno, pero no sé si lo hay y cuánto vale, pues no me es dado excederme de las 1.000 pesetas que presupuesto para libros; sé que el mapa de Francia se publicó por pliegos que valen un franco, que en este mapa están comprendidas provincias españolas hasta el Ebro. Deseo tener un mapa geológico de España y me encuentro en el mismo caso. Me gustaría saber la estadística de acciden-