Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO 2 DE SEPTIEMBRE DE iqc 6. PAü. 2. EDICIÓN 1. firmado, enviaré los documentos á la Gacela, Sres. Rica, ministro de la citada nación en Berna, y el Sr. para que, á poder ser, se publiquen mañana y Seguidamente se ceieüro un almuerzo, al empiece á regir el lunes el convenio. Mejor que la palabra convenio, dijo, po- que asistieron el presidente Sr. Ferrer y los dría apíicars: la de Tratado; pero no la empleo negociadores españoles y suizos. porque para esto hace falta el concurso de las Cortes. Por tanto, permanecerán secretos los detalles de la negociación hasta que el ParlaPOR TELÉGRAFO mento lo apruebe y ¡llagarcía, 1, 6 t. Ayer, á las diez de la Para comprender la rebaja que nos reporta mañana, embarrancó en un bajo desconoel Convenio, basta consignar que nosotros vecido, situado á ocho millas de la boca de la ría níamos exportando á Suiza por valor de unos Arasa, el vapor pesquero 7 ey de los betgas. i 3 millones de pesetas, de los cuales 10 coAnoche llegaron á esta población 14 náufrarrespondían á vinos, y el resto, principalmente, gos que recogió la lancha- aviso Urania. á conservas y frutas. Pues bien, ahora paga También se salvó la brújula y la documenbamos por los vinos 3o y 46 pesetas de dere- tación. chos por hectolitro, y con arreglo al convenio, Media hora después del cnoque ei vapor no se pagarán más que ocho. desapareció completamente. r- Suiza concede á España, ínterin se apiuebe Ó convenio, que es un verdadero Tratado con tarifas anejas, el trato de nación más favoreciDonjuán Tenorio se hará da, situación en que sólo se encuentran con en su mes correspondiente respecto de la República otras dos naciones; lo con la reforma siguiente cual hace más señalado el éxito conseguido. en la escena del sofá: España concede á Suiza la segunda columna- -Di, ¿no es cierto, ángel de amor, del Arancel c que en esta apartada orilla requiere mi coronilla ON FRANCIA Y LA Anoche se con- Pelróko Gal... -Y al vapor firmaron oficial- j contestará doña Inés: ARGENTINA mente las noticias! ¡Sí, Don Juan; no me des chasco! optimistas, que ya conocen nuestros lectorer, ¡Échate en le calva un frasco respecto á las negociaciones entabladas para de rodillas y á mis pies! l egar á un acuerdo comercial con Francia yji ¡r República Argentina, I ffn herido grave. Por rivalidades amorosas riñeron anoPOR TELÉGRAFO che en un baile de la calle de Medellín Julián erna, 1, 5 t. El nujvc Tratado de co- Robles y Manuel Pérez Conejo, resultando mercio hispano- suizo se ha firmado esta aquél con una herida inciso- punzante en el cosmaña, á las once, representando á España los tado izquierdo, calificada de grave por los facultativos de la Casa de Socorro del distrito de Chamberí. El agresor, que huyó en los primeros momentos, fue luego capturado. Un cierto afamado autor, á quien dolía una muela, pidió del Polo el Licor y terminó la zarzuela poraue le cesó el dolor. 311 domicilio, Santa Brígida, núm. 15, principal, clona Baltasara López Pérez, acompañada de uno de los huéspedes que tiene en la casa. Y al regresar, una hora después, se encontró con los muebles de la habitación en desorden, y notó la falta de 3.000 pesetas en billetes y 700 en metálico. Ni la puerta de entrada ni los muenies habían sido fracturados, y, según declaración de la interesad? sólo ella conocía el sitio donde guardaba el dinero. UN NAUFRAGIO R obo extraño. hora de ayer tarde sulio de A última NOTICIAS Y SUCESOS ¡Li ADOPTADOS DE RECOMENDADO! R. O POR 1.0 a POR LA REAL ACADEMIA DE MEDICINA MINISTERIOS DB GUERRA Y MARINA Toda clase de INDISPOSICIONES DEL TUBO DI. GESTÍVO, VÓMITOS Y DIARREAS. ETC. ci ni. ños y adultos se curan pronto y bien con los 8 ALIC 1 LATOS DE BJSMUTO Y CERJQ DE VIVAS PÉREZ De vetita en todas las farmacias acreditadas del mundo B CAFE NACIONAL. -Sirve leche de cabras 78 BIBLIOTECA DE A B LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 179 -Esposiüle; es muy probable- -contestareí maestro. -No me oyen allá arriba y no querrán arriesgarse á remontar el Topo en estos momentos... Christian es hombre de acción y de recursos, pero mi presencia es indispensable en el buque. De nuevo intenta hacerse oír y escuchar un ruido, pot imperceptible que fuese. Trabajo inútil. El teléfono no funciona; Aunque procura no dejar traslucir signo alguno de debilidad á los ojos del preparador, el anciano está sometido á una angustia espantosa. Se desentiende del experimento al cual se ha entregado en cuerpo y alma desde hace meses, desde hace años. Pero su nieta, que él llama su hija, la única afección de su vejez, la única alegría de su corazón de octogenario... Su nieta, en quien revive rasgo por rasgo la hija que perdió en la flor de la edad. Y el zoólogo le oye murmurar estas extrañas palabras cuyo significado no se le alcanza. ¿Y tú, Krishna? ¿Habrías dicho la verdad? T u alma. en la cual me obstino en ver solamente un conjunto de funciones cerebrales, ¿poseerá el don de adivinación? ¿Puede desprenderse de la materia y concebir el más alta. que escapa á mi percepción? ¡Oh, Pundit! ¿Has sido profeta y profeta de desgracias para el amigo de los hombres de tu raza? ¡Oh, Pundit! ¡Sea el que sea el lugar donde te encuentres, acude y salva á mi hija! uego, como despertando bruscamente de un sueno, pareció recobrar en un instante aquella impasibilidad que formaba uno de los aspectos de su carácter. -Tenemos que resignarnos á Ja incomunicación rerbal- -dijo. -Este es un incidente con el cual debí contar, Y puesto que por el momento existe imposibilidad mate rial de ordenar que icen el Topo, armémonos de pacien cia. Mis auxiliares no son chiquillos. En muchas ccasio- nes han acmunuuu tanto v uor como ingenio. De Christian estoy seguro hará cuanto sea necesario. En cuanto pasen algunas horas el mar se calmará. Aquí tenemos ¡odas las facilidades necesarias para esperar. La inacción a nada conduce; reanudemos nuestros trabajos. Pero estaba escrito que aquella audaz tentativa del ant a ñ o que hasta entonces había sabido triunfar de todas las dificultades, sería irrealizable por el momento. En medio del silencio espantoso que sucede á las últi mas palabras del S r Síntesis, el oído del preparador percibe un ruido singular, una especie de roce, el deslizamiento seco de un cuerpo rígido sobre la pared exterior del Topo mariw? Sorprendido, acerca la cara a una portilla alumorada por una lámpara eléctrica mejor que en pleno día, y entonces ve una serpiente larguísima y delgada que desciende á lo largo del caparazón metálico y se hunde entre los espesos copos formados por el conjunto de Baihybius. Su primer pensamiento fue éste: ¡Es un alga! Pero ¿y el ruido, ei roce característico de! metal co el metal? Un alga, aunque ruese ae una longitud y ae un peso considerable, produciría un rozamiento blando, imperceptible al oído. Y además, un alga no podía bajar á tan Enorme profundidad. Reflexionando así, el desdichado tuvo miedo de acertar. Aquella barra de rígidas sinuosidades no puede ser más que el cable de acero; pero para que el cable caiga así es preciso que ya no esté sujeto al buque. La duda no es posible. Un asa, formada por la toríión de la barra, tropieza en una portilla con ruido seco. Roger Adams reconoce, sin error posible, la densa trenza del metal que formaba el calabrote que se juzgó indestructible.