Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. DOMINGO 2 DE SEPTIEMBRE DE 1006. PAG. 11. EDICIÓN i. ñ. dhesión á Urquijo El Centro Industrial de Vizcaya ha acordado expresar su adhesión al Sr. lírquijo por a actitud y frases que tuvo en San Sebastián en el período álgido del conflicto. -Tetan. E N SANTANDER I a jornada de hoy. Santander, 1, 11 n. El estado de la Huelga es igual al de ayer. El día ha transcurrido tranquilamente, trapazando en pocas minas algunos obreros. En los mítines de Solares y el Astillero se ha cordado persistir en la huelga, 1 ncendio en una mina. En Peña Cabarga se ha declarado un vio lento incendio en la maleza dentro de Sa mina Complemento. Como autores del hecho han sido detenidos por la Guardia civil dos huelguistas. -Segura. do, dijo el ministro de Kacfenda, ayer mañana, á los periodistas que concurren diariamente á su despacho lo que sigue: Cuando salí para Cauterets, hice que, sin que nadie se enterara, fuesen conmigo el director de Aduanas, y otro alto empleado del ministerio, quienes tan hábilmente secundaron mis instrucciones, que no fueron vistos ni aun por las personas aue bajaron á la estación á despedirme. llna vez en Cauterets celebramos varias conferencias, dando esto como resultado que dichos señores marcharon á Berna, para entenderse directamente con el Gobierno suizo. Desde los primeros momentos se pudo observar que allí se había verificado una evolución favorable á España, y no fue por tanto muy difícil empezar á discutir partida por partida, pesando todas las ventajas é inconvenientes, resolviendo yo telegráficamente cuantas dudas ó dificultades se presentaron al Sr. Sitjes. Terminado este pequeño regateo, nosotros ofrecimos la segunda columna del Arancel y Suiza llegó á concedernos el trato de mayor favor, no sin que nos indicaran que esto suponía para ellos tanto como haber perdido la batalla, pues precisamente nuestra segunda columna levantó en aquel paré las más airadas protestas. Solucionado ya punto de por sí tan importante, se pensó en la fecha en que este convenio hubiera de empezar á regir, y Suiza, propuso el mes de Noviembre, fundándose en que para dicha fecha empezaría á regir también el Convenio con Francia, y nosotros pedimos la urgencia en la resolución, pues de no ser asi se causahan grandes perjuicios á todo el Anapurdán, que no podría dar salida á sus vinos de la cosecha actual, cuyo principal mercado es aqud país Su ¡za atendió nuestras indicaciones y quedó convenido que empezara á regir al día siguiente de canjearse las oportunas notas. Toda esta negociación duró nueve días, y para obviar al guas dificultades yo rae ofrecí á marchar á París, donde podría encontrarme con otro individuo del Gobierno suizo y solucionar cuanta? dudas puedieran surgir, á lo que aquel Gobierno no creyó necesario llegar, reconociendo la buena fe con que se procedía por parte de España. Quedaba aún por resolver la parte diplo- mática, y yo deseaba que todo se hiciera COTÍ la mayor rapidez, á la americana, sin pararse en fórmulas cancillerescas. Para elle me trasladé á San Seoastian, donde celebré una conferencia muy extensa con el Sr. Gullón, y quedó convenido que aJ día siguiente llamaría á nuestro representante en Bzrna, Sr. Rica, que veraneaba en la capital de Guipúzcoa, y le daría las oportunas instrucciones para que aquel mismo día marchara á Suiza. A las nueve vi al Sr. Rica, y á las once se trasladaba dicho señor á la estación para cumplir el encargo que se le confiaba. Mientras tanto informaba yo al Rey de lo que ocurría, haciéndole notar que para mí no era ninguna sorpresa que se hubiera podido llegar á un convenio, pues ya en el preámbulo del decreto estableciendo las represalias hacía notar que estas no durarían mucho tiempo. Se. firmó la plenipotencia á favor de! señor Rica, cuyo documento ha debido llegar allí anoche, y según me han avisado, hoy, á lai once de la mañana, se verificará el cange dí notas, y á las doce los comisionados españole 1 serán obsequiados con un banquete por el Ga bierno suizo Tan pronto como reciba aviso de habers En; nuestras ediciones de p r o v i n c i a s dimos ayer tarde noticia de haberse concertado un convenio comercial entre Suiza y España, y los datos exlraoficialmente conocidos relativos á ese convenio. El Sr. Navarro Reverter, que recibió ayer el telegrama en que los Sres. Rica, nuestro representante en Suiza, y Sitges, director general de Aduanas, le participaban que había sido firmado dicho pacto, mostrábase satisfechísimo, y elogió entusiasmado la gestión de los representantes españoles y la conducta razonable y elevada del presidente de la Confederación helvética. En cuanto á las negociaciones y su resulta- LOS TRATADOS DE COMERCIO COMERCIO EL CON SUIZA 180 BlBLiOTECA DE A B C LOS SECRETOS DEI. DOCTOR SÍNTESIS i JJ Entonces, el malaventurado profesor, enloquecido poi la idea de estar emparedado vivo, á 5.ooo metros pot bajo del nivel del mar, sin comunicación posible con e buque, sin esperanza de socorro, exclama- con voz que no tiene nada de humano; -iEl cable se ha roto! íEstamos perdidosí -E! capitán ha iao averia un momento... Ya viene... Yo me vuelvo á mi sitio. -Un instante, capitán: Necesito subir á todo tran e... Lo necesito, lo ordeno. ¿Lo ha oído usted... ¡Capitán... conteste usted... Conteste usted... 1 El teléfoiro sigue mudo. El Sr. Síntesis hace sonar nuevamente el avisador. ¡jNada! Grita con todas sus fuerzas ante la tablilla de pino, in terpela al oficial. Todo inútil. El aparato persiste en sv mutismo desesperante. -La tempestad habrá interceptado la corriente... -Balbucea el preparador, silencioso hasta entonces, después de haber sido brutalmente arrancado á su contera prlacicn científica.