Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 3i DF AGOSTO DE 1006. PAG. i3. EDICIÓN t 2 Que una v? 7 firmado por la Cátmra ie Comeicio dicho Mensaje, sean invitados a suscribirlo cuantas entidades, corporaciones v Caniculares lo deseen. 3. Que con objeto de obtener el mayor número posible de adhesiones, se suplique a las diversas entidades y corporaciones que permitan la inscripción de las firmas en ios respectivos locales. 4. Que desde luego las personas que quieran firmar dicho documento puedan haceriO en la Cámara de Comercio. 5. Nombrar una comisión de la directiva, formada por los Sres. Sagarminaga, Artigarraga y Guesola, para que en nombre de la Cámara de Comercio exprese a! presidente ae la Diputación los acuerdos adoptados por quéila a situación. unta de autoridades. -Bilbao, 3 J 1 m. El día ha transcurrido En el Gobierno civil han canferencudo con tranquilidad. el general Tablas, el gobernadoi, el presidente Muchos obreros de las minas paradas acudel Centro minero, el ingeniero le Coras den a aquellas en que se trabaja, solicitando públicas, que han acordado la distribución de fuerzas en la zona minera. ser adrrvtidos. En Gallarta lian sido detenidos 14 huelAl terminar la reunión, me dije el general guistas por intentar cortar la cañería del agua. Tablas que el presidente del Centro minero En Aicocha han sido detenidos otros cuah. b a manifestado que se trabajaría en la ma. tro por volcar tres vagones de mineral yv r parte de las minas si ae pretegia el trabajo. Al reanudar sus tar s las fábruas, cuedan i El general Tablas respondió que tena prosin trabajo, por habeise significado en 1 huel- tegido, pues t. s fuerzas estarán distribuidas de ga, 1.200 obreros. n. do que apo en y garanticen la acción de la Las impresiones son buenas, creyéndose Guardia civil, a la cu. il se reservaba por ahora que cada día entraran a traoaiar mas obieros. la intervención con los huelguistas. teran. An dio que el núne o de guardias civiles 1 egados da al gobernador fuer a suficiente parff EN R dominar la situ cion, mucho mas c n el apovo SANTANDER, 3 1 X, moral de la presencia del Ejercita 51 goberrudor se mostró satisfechísimo di Imprecauciones m 5 Te A ¡a una de la tarde ha fondeado, proce- la actitud del general Tablas Este íijo que pot el elevado cargo que ejerce ni se p nia á sus dente de Bilbao, el crucero 7 io de la Piala A las dos y media ha llegado el tren espe- oidenes, pero que, en cambie, le frecía su apoyo más decidido por si necesitaba de stt cial que conducía a los batallones de cazadores de Arapiles y de Figueras al mando del coro- coooerauón en cualquier punto de la provincia. nel Santa Coloma. Me dijo también el gcnei al Tablas, que en el Al pasar por las calles, dirigiéndole al cuar- cuartel había reunido a los jefes y aficiales de tel de María Cristina, ia gente se reunió para sus fuerzas para advertirles que su misión era verlo desfilar. asegurar el derecho y garantir la libertad y En otros trenes han llegado l5o guardias e 01 den, pero sin intervenir en las cuestione civiles de 1 ifantena y 90 de Caballería. LJUÍ dividen a los obreros y patrañas, cuyo De estos últimos se HAU envi ¡do 5o a Castro- lato CSÍS son igualmente respetables. Urd. ales, de donde han pedido lefueizos. Les recomendó muchísima calma y tactC En el expreso de Bilbao ha llegado el gene- para demostrar que el Ejercita sal intejviene ral de división D. R. món González Tablas, en estas cuestiones cuando es indispensable roque se ha encargado del mando de las tropas bustecer la acción del instituto armado llamado aquí reunidas. a reprimir las alteraciones de ffirden púolico. Dicho general trae órdenes de apoyar eficaz Anunció el general á les jefes y oficiales mente la gestión del gobernador civil, que se que esta noche saldrá para la 2o na minera un ha hecho cargo del Gobierno miutar. tren mi itar conduciendo un batallan de Ara 1 J Tranquilidad. i o n La situación sigue meBilbao, 3o, jorando. En las minas de los alrededores de Bilbao trabajan casi todos los obreros. En la cuenca minera también trabajan y especialmente en Galdamés. Todas las noticias que se reciben acusan tranquilidad. Por falta de medios de subsistir, debido á sta prolongada huelga, los obreros se rinden á discreción. 1 legada de tropas. -Ha llegado el regimiento de B iién procedente de Logroño. cortar la ParaEn la línea circulación. de Triano, aldel ferrocarril gunas mujeres trataron de echarse á la vía para interrumpir la circulación de los trenes. Fueiz. s de! Ejército lograron disolverla J 76 BIBLIOTECA DE A B C íJS SECRETOS BBL BOCTOR SÍNTESIS El Sr. Síntesis se ve obligado á llamarle la atención y á recordarle que debe hacer las fotografías y entonces se dispone a instalar su aparato portátil e impresiona varias placas, cuando suenan por tercera vez las vibraciones del avisador eléctrico. Realmente impacientado, el maestro se prepara á recibir ásperamente la comunicación. Roger- Adams le oye murmurar al acercarse el receptor al oído: ¡Decididamente se han propuesto impedir que tra baje! ¡Parece que pierden ¡a cabeza cuando no estov ve presente! Antes de que preguntara quién había llamado, percibí a voz de! capitán, rápida, turbada. -Maestro... Se ha desencadenado la tempestad... Su intensidad es terrible. La atmosfera es un Duro relámpago... Estamos rodeados de llamas. Mojad las cadenas de los p rarrayos. -Hace mas de media hora auc lo hicimos. -Entonces, ¿que temes? -Ya han caído dos rayos. Hi muerto un hombre. Durante dos minutos que parecen interminables, el teléfono permanece mude. El Sr. Síntesis, dueño de s Hace sonar a su vez el timbre. Una voz le contesta. No es la del cao tán Christiarí Síntesis reconoce la del segundo de a bordo. ¡Maestro! Otro rayo ha destrozado el pulo de li Cíngreja y la toldilla al mismo tiempo. El departamento de usted esta ardiendo... ¡Mi hija! -exclamó el anciano. -Responda usted, Capitán; ¿y mi hija? -Sin herida aparente; pero desmayada. -Envíe usted á buscar al médico del Godaveri. -No es posible comunicar. El mar esta espantosa mente alborotado. ¿Y Christianí -Suelta 20 metros mas. -Es que si tardan ustedes mucho no van á peder subir, porque si el mar se alborota el cable no resistirá e! peso del Topo. -Bueno, pues esperaremos á que se calme. -Si embargo... ¡BastaJ Esa es mi voluntad. Y usted- -esntinuó reanudando el dialogo con el pteparador- -decía que veía cosas maravillosas. -Sí, maestro- -respondió aquél al mismo tiemoo CjUí pensaba en las alarmantes advertencias del capitán Chns tian. -Veo entre un gran número de polithalasianos y de radiolarios, grumos mucilaginosos, de forma redonda unos, amorfos otros, que constituyen una red viscosa. Indudablemente son Troneras También veo englobados en las mucosidades pequeños corpúsculos calcáreos, di 5-