Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 3i D E A G O S T O D E 1906. P A G 7 E D I C I Ó N i. de los ingresos por Aduanas, con una baja en los recursos del Tesoro. En suma, un mal negocio desde el punto de vista material, industrial, comercial y financiero. Desde el punto de vista moral bastará recordar el origen de nuestras estrechas relaciones diplomáticas con Francia y cómo se ha producido un movimiento de mucha simpatía entre los dos pueblos, movimiento que se acentúa contribuyendo á crear un estado de espíritu, de concordia y de paz. Y no creemos que consiga paralizar ese movimiento á cambio de ventajas que podemos calificar de quimeras, La teoría de las tarifas prohibitivas, apenas aceptable tratándose de un pueblo nuevo, activo y decidido á crear industrias es una desastrosa teoría si se aplica á países civilizados, trabajadores y poseedores de recursos especiales, de peculiares productos. En cambio la teoría de las tarifas de mutua reciprocidad es buena tratándose de un país que no puede, por circunstancias económicas especiales, producir á precios remuneradores, por la lucha que le es forzoso sostener con otros pueblos. Por eso la protección debe tender á establecer un equilibrio entre los productos nacionales y los extranjeros, y á facilitar que los unos y los otros se presenten en los mercados en condiciones de recíproca y ventajosa igualdad. Las tarifas prohibitivas, que cieran las fronteras, no son protectoras, sino destructoras de lo que cabalmente se ha querido protejer, Y es, por lo tanto, necesario que las dos partes ofrezcan derechos aceptables, que se haga un estudio comparativo de la producción interior y exterior y que las cifras adoptadas convengan realmente á la gran mayoría de los productores y consumidores de ambas naciones. Este sistema lógico no es difícil de implantar; basta con querer aplicarlo de buena fe y con reflexiva inteligencia. Desgraciadamente, lo mismo Francia que España, comenzaron por apresurarse á pegar palos de ciego; pero ya que eso no tiene remedio, aun lo más sencillo y lo mejor hubiese sido entablar las negociaciones antes de aplicar nuestro Arancel de julio; formar contradictoriamente estadísticas de producción y de precios de coste y estudiar ambas partes las condiciones económicas generales, no exponiéndole España á la denuncia por Francia del modus vivendi, y Francia á la aplicación de nuestra tarifa de guerra, á partir del i. de Octubre; ya que así no se hizo, tal vez todavía estemos á tiempo de evitar el conflicto que se aproxima, con provecho moral y material para ambas naciones. Y ya es sabido que negociar no equivale á ceder entregarse, sino á discutir sin pasión y con firmeza, procurando los respectivos negociadores racionales ventajas para el pueblo que representan. Pero, ¿surge el piano callejero, que vuelve á amenazarnos rudo y tiero con su golpe de música barata y del orto al ocaso nos da ta a? pues ys estoy aburrido y desvelado y maldigo hasta de quien lo ha inventado. Señor Alba, ¿no puede, en bien del arte, mandar esos pianos á otra parte? ROMERO Y OLIVA va de practica ei servicio obligatorio, tomando el término medio debido á las cifras anuales de población- -variables desde 20 millones en 1806 á cerca de 60 millones actualmente- -se llega á un aumento de riqueza de procedencia militar casi directa, que sube á 25o.000 millones de pesetas; y como la riqueza nacional alemana ante el crédito mundial no representa más que 200.000 millones, hay que sacar la consecuencia de que el Ejército alemán no sólo es el creador de la actual riqueza nacional, sino que ésta sale alcanzada en la respetable cifra de 5o.000 millones, que, al parecer, sería el déficit nacional sin la educación militar. Para otro día el comentario. JENARO ALA LA INSURRECCIÓN AUMENTA POR TELÉGRAFO JVflelilia, 3o, 5 t. La insurrección se agita rápidamente, contribuyendo á ello en parte el gran número de deserciones que á diario se registran en el campo rebelde. Las kabilas de Beni- Bugafar y otras próximas, han reconocido Sultán á Abdelaziz. Continúan las gestiones para el rescate de los prisioneros por los que exijen dinero. NUESTROS GRABADOS Prácticas de Artillería. En el polígono de la Academia de Artillería de Segovia continúan las prácticas, habiéndose verificado anteayer las de tiro de sitio. El objetivo era batir un globo observante. La batería apreció en 6.5oo metros la distancia de éste y 1.000 su altura; las piezas en fuego fueron cuatro cañones de i5 centímetros Be. sistema Verdes. El tiro estuvo perfectamente dirigido y el globo debió tener algunos impactos de balines, pues descendió, a! parecer, por consecuencia de haber sufrido algún deterioro. 11 1 veraneo de la Corte. Nuestro compañero Castelí anunció en su crónica del martes, al dar cuenta de la asistencia de SS. M M al concierto clásico verificado en el Gran Casino de San Sebastián, el envío de la fotografía obtenida para A B C en la terraza cuando pasaban las augustas damas. En el presente número reproducimos la foto grafía de referencia. LO QUE PRODUCE UN EJERCITO D ebuscando entre mis papeles tropecé hace pocos días con un apunte que tomé, va ya para tres años, de un discurso de propaganda inglesa en favor del servicio militar obligatorio con todas las consecuencias, que en aumento de gastos militares pudiera traer. La argumentación en esencia no es original; pero llevada á cifras, como la lleva el orador inglés, sí que lo es. No tengo inconveniente en dar publicidad á ideas y raciocinios, que á primera vista echan por tierra toda mi labor de crítica militar; en primer lugar porque soy escritor de mucha conciencia, y después porque prefiero combatir contradicciones agudas mejor que ñoñeces é imbecilidades. rjucs decía sir R. Giffen á ¡os miembros de British Association de Southport, en Septiembre de 1902, poco ¡más ó menos, lo siguiente: El servicio militar es un agente poderoso de la producción de riqueza como elemento educativo, físico, moral é intelectual de la juventud. Estadísticas cuidadosamente compiladas en Alemania prueban dos cosas: que el trabajador que ha servido en el Ejército dura, por término medio, cinco años más, como valor útil para la industria, que el que no ha servido; que el primero produce constantemente un 20 por 100 más que el segundo. Ahora bien; el jornal medio del operario alemán es de 1.25o pesetas al año; el valor medio de todo artículo acabado representa tres veces el coste del trabajo empleado en su elaboración GACETILLA RIMADA. íntegra, ó sea que cada operario crea anual ¡OTRA VEZ LOS CILINDROS! mente 3.750 pesetas de riqueza. Todos los años, en virtud de la primera obYo vivía feliz é independiente; servación hecha, trabajan en Alemania medio yo podía dormir tranquilamente, millón de hombres, que sin la educación milihuyendo el mundana) y áspero ruido tar serían bajas en las huestes productoras; en muelle y blando lecho sumergido. luego por esta parte tenemos un aumento de No llegaban á mí los roncos gritos riqueza de 1.875 millones de pesetas anuales, del pregón churreril ¡van calentitosl debido á esa educación. Pero además son cinni la dulce canción del melonero, co millones de operarios los que en el trani el grácil repicar del sartenero; bajo nacional alemán proceden del Ejército; el ¡hoy sale, hoy! ¡el gordoU, me adormía y en virtud de la segunda observación hay Y soñaba si al fin me tocaría. otro aumento d e i.25o millones de pese ¿Queréis para el dolor de los ríñones? tas anuales, que sumados á los anteriores No queréis para el bazo y los pulmones? dan más de 3.000 millones de riqueza anual, oía murmurar allá á lo lejos que Alemania debe al servicio militar, ó sea entre el agudo piar de los vencejos, 5oo millones de pesetas más que el presupuesni ¡el pollero, pollos! ni a ¡la cintera! to imperial completo, y dos veces y tmedia más con su voz prolongada y lastimera, que los dos presupuestos militares de Guerra ograba interrumpir mi buen reposo; y Marina. ni aun el coro de chicos sonoroso que en el cuarto frontero llora, juega, Y si ahora se calcula lo que suman estos ó salta, ríe, gnta, ó bien se pega. aumentos anuales en cerca de un siglo que lle- POSTALES bUROPEAS Alfredo Stevens, al cual llamaron el pintor déla v mujer, y uno de los últimos supervivientes de aquellos boulevardiers de la pasada generación en quienes se encarnó li gracia y el espíritu de París, La Parisine, según la frase de Néstor Rogueplan, ha muerto Desde hace ya algunos años, Stevens habí desaparecido. En los vernissages y en ios salones no se li veía ya dominando á las gentes con su hermos? estatura. La edad y una pertinaz enfermedad teníanle apartado de la actividad artística. Stevens nació en Bruselas en 8 i 3 Su padre, Leopoldo Stevens, fue ayudante del príncipe de Orange, y uno de los heroicos soldados de Waterloo. Pero su profesión de guerrero no e quita nunca sus gustos artísticos, siendo uno de los más distinguidos coleccionadores de obras de arte de su tiempo. Stevens (hijo) educado n ese amor, comenzó sus primeros estudios en Bruselas con el pintor belga Navey, glorioso discípulo de David. En aquella fecha, Camille Rogueplan, que hacía frecuentes viajes á Bélgica, tuvo ocasión de ver algunos estudios del discípulo de Navey, y presintiendo en él un artista de talento, se lo trajo á París, donde el joven belga debía descubrir á la Par: sine. Del taller de Rogueplan pasó á la Escuel de Bellas Artes, y más tarde al taller de Ingres. En esa época, dice el gran crítico de artí André Michel, el romanticismo envejecía y A clasicismo agonizaba para dejar el campo al realismo. Algunos años antes, Stevens, sensi p L PINTOR DE 1 mcn LA MUJER