Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i! AÑO CUATRO NUM. 596. CRONICA UN 1 VER. -y SAL ILUSTRADA. B? MADRlD, 3i DE AGOSTO DE 1906, NUMERO EXTRA JO C É N T I M O S! mación del Principado de Bulgaria en reino destinado á ejercer absoluto predominio en los Bailones, y el Gobierno ruso contestó que permanecería indiferente á todo. La Neue Treie Presse y la Wiener Atlgetneine Zeitung publican largos relatos de los horrores ocurridos en Aukialos, cuya ciudad fue incendiada por cuatro sitios diferentes á la vez. mientras las hordas búlgaras pasaban á cuchillo á sus sorprendidos indefensos habitantes, asesinando al burgomaestre, quemando viva á su anciana madre y dejando gravemente herido al obispo. La Prensa entera austríaca se pregunta indignada por qué Europa y sobre todo las Potencias interesadas en la llamada cuestión de Oriente, permanecen impasibles ante tales exc- sos, ante una situación en donde las ambiciones del panbulgansmo, con el asesinato en masa por procedimiento y la traición por norma, amenazan la paz de los B ¡kanes y los respetos de la civilización europea. Hora es ya, dice uno de esos periódicos, órgano oficioso del Gobierno, de acabar de una vez con el perfecto acuerdo de las Potencias, con ese estado de anarquía salvaje, deshonra de Europa, que reina en toda la región de los Balkanes. ¿Por qué no proceder al reparto de ¿sos territorios entre las naciones limítrofes? Sólo de ese modo se puede poner fin á una situación vergonzosa é imposible de tolerar en los comienzos del siglo xx. No será, pues, extraño que en breve plazo y por iniciativa de la diplomacia austríaca vuelva á ponerse sobre el tapete U resolución definitiva del problema de Oriente, cabaS o de batalla de las cancillerías durante casi toda la segunda mitad del siglo pasado. tontainas, que no estamos en ei secreto, nos preguntábamos en medio de nuestras cavilaciones profundas: -Pue señor, ¿que sera una Real orden? A primera vista parece que ello mismo la dice: una Real orden es... una orden del Rey, claro que refrendada por un ministro responsable ante las Cortes, puesto que en eso consiste la sombra de soberanía nacional que disfrutamos y que ha costado tanta sangre. Pero como los que lo entienden decían y juraban que era anticonstitucional lo que á nosotros nos parecía natural y lógico, no hemos tenido más remedio que esperar á que la Real orden se publicara, para salir de dudas. Y, efectivamente, se ha publicado hace unos días, y ni hemos salido ni habrá ya quien nos saque. Vamos á ver si podemos exponer el asunto con toda claridad para que nos ilustre quien pueda La parte dispositiva de la Reai orden publicada el día 28 de Agosto de 1906 en El liaparcial, y al día siguiente en la Gaceta, dice así textualmente: En atención á las razones y fundamento! legales expuestos, S. M el Rey (q. D. g, se ha servido resolver que no se exija á los que pretendan contraer matrimonio civil, conforme á los artículos 86, 89 y siguientes del Código civil, declaración alguna relativa á la religión que profesen, ni más requisitos que los que la ley taxativamente establece. Oe Real orden lo digo á V. 1. para su conocimiento y efectos que correspondan, debiendo de comunicarlo en la forma más conveniente á los jueces municipales, encargados de los Registros civiles. -Madrid ij de Agosto de 1906. -T omanones. y EL DÍA DE HOY Cultos. Santos de hoy: Santos Ramón t- tonato, cardenal; Optato Abiano y Amato, obispos; Arístides y Bonajunta, confesores; Domingo del Val, en Aragón; Casidio, presbítero; Robustiano, Teodoro y Marcos; y santas Rufina y Anmia, mártires. La Misa y oficio divino son del Aniversario de la Consagración de la Santa Iglesia Catedral de Madrid, con rito doble de primera clase, con octava y color blanco. Se gana el jubileo de las Cuarenta Horas en las Religiosas de Don Juan de Alarcón. Visita de la Corte de María: Nuestra Señora ía Reina de Todos los Santos y Madre del Amor ¡Hermoso, tutelar de la Corte de María, en San Cines. Tiempo probable: Caluroso. Verano hasta el ai de Septiembre que empieza el otoño. La temperatura en Madrid en las últimas veinticuatro horas ha sido: Máxima, 33 grados. Mínima, 20. Duración de! día: i3 horas y 9 minutos. Los días disminuyen durante la semana un minuto por la mañana y otro por la tarde. Espectáculos. Inauguración de la temporada en la Zarzuela. Entierros. El de la niña María de la Encarnación Periquet y Méndez, á las once de la manan; desde la calle del Barquillo, núm. 5. EN EL ORIENTE EUROPEO 1 a grave situación de Rusia, por una parte, la enfermedad del sultán de Turquía, por la otra, y quizá los buenos oficios de Eduardo V i l intermediario actual de la paz de Europa, han alejada por un momento los temores de genera conflagración interbalkánica. Sin embargo, será muy difícil sostener un estado de cosas que los búlgaros mismos se obstinan en precipitar violentando las soluciones diplomáticas que hasta ahora han mantenido el es atu quo. La agitación belicosa de Bulgaria ha causado penosa impresión en los círculos políticos de Viena, impresionados por la insolente respuesta del Gobierno de Sofía á la nota turca protestando contra los excesos antihelénicos y de la brusquedad del presidente del Consejo (búlgaro, Petroff, ante las reclamaciones rusas. Es innegable que el Gobierno búlgaro está influenciado por determinados elementos que anhelan lanzar á Bulgaria en una guerra con Turquía para imponerse después de una eventual victoria á las potencias poco dispuestas hoy á secundar los planes panbúlgaros. La Prensa vienesa unánime censura ásperamente la conducta de Bulgaria á propósito de la retirada de su ministro plenipotenciario Naciovic, en Constantinopla, sin tener en cuenta que realmente después de las notas cruzadas entre ambos Gobiernos, la posición de Naciovic era insostenible en las riberas del Bosforo. El TJeue Wiener Tageblat refiere que según informes indubitables, el Gobierno ruso está decidido á mantenerse, en cuanto puede referirse á la política ba kánica, dentro de los límites del convenio de Murzzteg que la obliga á no tomar iniciativa alguna en tales asuntos sin ponerse de acuerdo previamente con Austria. Mace tres meses que el príncipe Fernando preguntó confidencialmente al Gobierno ruso cual sería su conducta ante I eventual transfor- SUPERVIVIENTES DEL SIRIO) OR TELÉGRAFO Buenos Aires, 3o, 4 f. El trasatlántico Italia, que conduce á los supervivientes del Sirio, caba de fondear en este puerto. MENTIRAS CONVENCIONALES 1 o que tiene no entender la política! Más de un raes me ha tenido preocupado eso de la Real orden sobre el matrimonio civil, traída y llevada incesantemente por los periódicos de todos los matices. Considerábase el dichoso documento como una especie de globo explorador destinado á averiguar de qué lado soplaba el viento en las alturas, y de su suerte dependía, al parecer, la de la nación entera, que había de tomar el rumbo de la libertad ó el de la reacción, según que las cuartillas del Exmo. Sr. Conde de Romanones se imprimiesen ó no se imprimiesen en la Gaceta. Porque á un ministro, no sé á cuál, se le escapó decir que aquello no se podría publicar hasta que el Rey lo conociera, toda la masa democrática tembló como si fuera de gelatina. Aquello no se podía decirl ¡Aquello no se podía pensar siquiera! Si las Reales órdenes había que consultarlas con el Rey estábamos perdidos. El acto resultaría antiliberal, anticonstitucional, anti... en fin, imposible. Y por eso yo, y conmigo otros infelices No hace falta que se fijen ustedes mucho porque está más claro que el agua: S. M el Rey (q. D g. se ha servido resolver, etc. etc. i El Rey es el que ha resuelto. Lo dice e 1 ministro con su firma. Y por si había duda acaba de este modo: De Real orden lo digo á V. 1... Es decir, que no sólo es el Rey quien ordena que para contraer matrimonio civil no se exija á nadie ninguna declaración religiosa, sino que además es quien manda al ministro de Gracia y Justicia que se lo haga saber al director general de los Registros. Encargo qut el señor conde de Romanones cumple coi; mucho gusto, añadiendo por su cuenta debiendo de comunicarlo en la formj más conveniente á los jueces municipales... Y ese debiendo de le costaría al consejero df la Corona, en un examen de Gramática caste lUna, quedar para Septiembre. Porque el debí de se emplea en sentido dubitativo, pero ¿en d imperativo? Jamás! ¿Enterados? Pues á otra cosa. El mismo día, en el mismo periódico y en H misma plana, se dan á luz unas declaracioner del ministro, que tienen todo el carácter de auténticas. Y habla asi ei señor conae. a La Real orden que publicara mañana la Ga ceta no ha sido consultada con el Rey, ni If conocerá S. M hasta que aparezca en el dia rio oficial. Es exclusiva de mi responsabilidad; ni siquiera ha sido objeto de deliberación y aprobación del Consejo de ministros. Proceder de otra suerte, sería anticonstitucional... ¡Súper! como dicen los chulos. Se desprenden del texto dos cosas: primera, que el Rey da uní orden, pero 10 se entera de que la da