Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SE AÑO CUATRO. NUM. 595. CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. ADRJD, 3o DH AGOSTO DE 1906. NUMERO SliELTO, 5 CÉNTIMOS meria pasan por representantes de las teorías democrático- cristianas. No puede negarse la grande impresión que ha de producir ese documento pontifical, condenatorio de todo modernismo, de toda intelectualidad, y que no es sino una nueva confirmación de la antigua teoría de Pío JX, queanatenvatiza á cuanto niega obediencia ciega á la tradición antigua y á la voluntad del Vaticano. En Italia, en Francia, en España, en todas las naciones católicas del mundo latino, se producirá una excitación extraordinaria entre ¡a juventud radica! Pero Pío X o se preocupa de esa probable consecuencia; va á su objeto y verdadero ignis ardens, según la profecía de Malaquías, arde con el fuego de la verdad católica. Y esto, siempre según el profeta Malaquías, será el preludio de la reíigio (popúlala, fórmula del sucesor del- Pontífice reinante DR. FRANCO FRATÍCHI EXTRAORDINARIO DE A B C f N 1 uesíro número de mañana tendrá carácter de extraordinario; estará esmeradamente impreso en magnífico papel satinado, y contendrá, además de amplia Información gráfica y de noticias, el suplemento núm. XXVI 1 del periódico para niños Gente Menuda, con arreglo al siguiente SUMARIO El gorrión cieg ¡lustrado por Medina Vera) -PRESTIDIGITACIÓN: ios huevos encantados (ilustrado) -LAS GRANDES CIUDADES: Buenos Aires. Plaza ¿e ta Victoria. -LA CIFNCIA AI, ALCANCE DE LOS agitación, de este viajar perpetuo. Ycsta cosa es el programa del Gobierno, que todos buscábamos inútilmente. El general López Domínguez podrí decit con orgullo y con justicia á quien se lo demande: ¿Que cuál es el programa del Gobierno La Guia de ferrocarriles. -Gil. El sultán de Turquía POR TELÉGRAFO onstanrinopla, 29, 1 1 n. El Sultán ha e perimentado una notable mejoría en la enfermedad que padece. Créese que el viernes podrá recibir al Cuerpo diplomático KIÑOS: Electricidad. Dibujar e cosa fácil, por Melüón González, y continuación de la historieta TEl paraguas maravilloso (con ilustraciones de Xaudaró) 1 HABLANDO CON RODRIGO SORIANO Este número se venderá en toda España al precio de DIEZ CÉNTIMOS AN D E EL MOVIMIENTO! POLÍTICA RECREATIVA UN NUEVO SYLLABUS ROMA, iS AGOSTO I 9 0 6 j l í j i adelanto algunos días solamente, tal vez no más que algunas horas, á la publicación oficial de un nuevo documento políticosocial religioso, de la Santa Sede. Se trata de un Syllabus complectens noslrce JElatis errores, del género del publicado por Pío IX el 8 de Diciembre de 1 64. Si mis informes son exactos, precederá al Sytlabus una Encíclica pontifici enntra las Meas de Jos nuevos tiempos y estará formado por un centenar de proposiciones con la conocida fórmula de 5 quts dixeril... anatbema sil. En la tipografía secreta del Vaticano se está imprimiendo el documento de referencia, el Cual, tomando base en el conflicto con Francia, tendrá carácter universal, doctrinario, ó, como se dice, apostólico, y se dirigirá principalmente contra las doctrinas de los demócratas cristianos, de los hoy llamados intelectuales y de los modernos críticos teólogos que redaman la libertad de la hermenéutica bíblica. Comprenderá, pues, en un grupo solo, proposiciones bíblicas, teológicas, sociales, políticas, disciplinarias, jerárquicas, etc. y será una mezcolanza de condenaciones, de la cual no escaparán ni las obras del Padre Houtin, ni las de D Rómulo Murri, ni las de Paúl Sabaíier, de Mons. Bonomelli, obispo de Cremona, de Schell, de Brunetiére... De esta catástrofe no se librará el obispo americano, el conocido Mons. Juan Ireland, de San Pablo de Minnesota (Estados Unidos) cuyas teorías americanistas incurren en condenación. Lot mismo sucede con las teorías exegétreas del célebre fraile francés Padre Loisy y de toda su escuela moderna racionalista ó antirradicionalista, Con las del Padre Lagrange, del Padre Sismondi y de todos los maestros de h T evista Bíblica. El Padre Lagrange ha tenido un anticipo de esos anatemas al someter á la censura del reverendísimo maestro de los santos palacios apostólicos su Comentario sobre el Génesis. Le ha sido negado el Iwprímatttr de su obra. -Alcanzarán los efectos del Syllabtts á los predicadores que como los Padres Genocchi y Se- AyerBegó a Madrid el ministro de Fomento, y hoy sale con dirección á Astorga. Ka llegado á San Sebastián el ministro de Gracia y justicia. El ministro de. Hacienda regresará mañana ó pasado de su último viaje. Dentro de dos ó tres días, tendremos nuevamente entre nosotros al ministro de Instrucción pública. Es posible que su llegada coincida con las del presidente del Consejo y ministro de la Guerra. ¡Y así sucesivamentel N o pasa día sin que en la información política publiquen Jos periódicos esas ú otras análogas noticias. Y es que jamás hubo en España un ministerio cuyos miembros vayan, vengan, viajen, se trasladen, se movilicen tanto como el que tenemos la inmerecida honra de poseer en el actual momento histórico. Sólo un ministro sufre el castigo de JsTpermanencia, símbolo de la inamovilidad administrativa que sigue siendo un ideal entre nosotros. Este ministro, ¿quita lo ignora? es el de la Gobernación. Todos ellos, como el toro, adonde los llaman van; Dávila, como la piedra, donde Je ponen se está, podríamos decir, parodiando la copla popular, y salvando, naturalmente, la figura retó- rica. Pero, ¿sirve de algo ese rápido y constante viajar de nuestros consejeros, que ya por ser endémico llama la atención de todo el mundo... O, como dice Ja Tabula: Tantas idas y venidas, ¿son de alguna utilidad? Hasta ahora, no, y aunque el movimiento se demuestra andando, estas andanzas ministeriales no nos demuestran que ios terribles viajeros se hayan movido de su sitio. ¡Oh dulce paradojal ¡Tanto como andan estos ministros y están constantemente parrados! Dícese que ahora van á trabajar de firme... Convengamos entonces en que son como ciertas medicinas: que se agitan antes de usarse. Una sola cosa resulta clara detesta- constante 1 a temporada parlamentaria se aproxima, según declaración dd propio jefe de! Gobierno. Cuantos en aquélla han de tomar parte acti va empiezan á preparar, Jas armas con que piensan entrar en el torneo, que ha de ser, á juzgar por los datos que se conocen, pródigo en escenas interesantes y en sorpresas. Conviene, pues, para tener cabal idea del terreno que cada combatiente ocupará, ir averiguando los propósitos y tos proyectos que á la campaña llevan. Con este objeto hablamos ayer con Rodrigo Soriano, y para encontrarle más desocupado y más dueño de su tiempo, fuimos á su domicilio en vez de encaminarnos á la redacción de España Nueva; pero hay que confesar que esa tranquilidad, buscada por nosotros, es muy relativa, porque el diputado por Valencia, hombre de lucha y de acción, trabaja y batalla siempre á todas hor- s y en todas partes. Su casa es una prolongación del periódico y á ella acuden cajistas que llevan pruebas de imprenta, ordenanzas que piden original, el secretario, cargado con un montón de cartas, señores que quieren hablar con Soriano... Este es siempre el diputado que vive en plena calle. Yo, nos dijo Rodrigo Soriano, puedo condensar mi programa en bien pocas palabras; pienso continuar, cada vez con más ahinco, mil campañas en pro de la moralidad. Este es el programa más patriótico que puede trazarse. Aqui tengo una serie de datos, de pruebas y de documentos en número suficiente para ocupar dos legislaturas. Y nos señalaba un estante abarrotado dé legajos. Por de pronto, y m: -ntras llega el i5 de Octubre, en que parece que se abrirán las Cortes, pienso ir a Barcelona, en donde asistiré á un mitin de la Solidaridad. Es éste un ofrecimiento que hice y que cumpliré de buen grado, porque es preciso poner en claro la situación de Cataluña y examinar de cerca los efectos d esa ley de Jurisdicciones. Después iré á Portugal, en donde me esperan los republicanos para crear lazos de unión y estrechar las simpatías que existen entre nosotros y los que en aquel país trabajan en pro de ideales que deben sernos comunes. Acabo de recibir un telegrama invitándome á ir á Buenos Aires; yo haría el viaje muy gustoso, pero considero necesaria mí presencia en las Cortes. 5