Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O 26 D E A G O S T O D E tor 6. P A G 1 1 E D I C I Ó N 1 quearán seis toros, buenos mo os, de Palha (Portugal) y en la segunda, Atga eño, Rabel Molina LagatKfo) y Manuel Mejias Bienvenida) se las entenderán con seis reses de don Manuel Albarrán, antes de D. Antonio Halcón. El diestro madrileño Antonio Boto 1 egaterin está en negociaciones con la empresa taurina de Lima, para torear en aquella capital ín el próximo invierno. i- as proposiciones que los empresarios limeños han hecho al diestro Antonio Boto, no pueden ser más ventajosas: 5o.000 pesetas por seis corridas y un beneficio libre. Es, pues, casi seguro que 7 egaterin vaya á Lima este invierno. TDenavente. La comisión organizadora de los festejos de Benavente ha ultimado el cartel para las dos corridas que se verificarán los días 8 y 9 del próximo mes de Septiembre. Se lidiarán cinco toros cada tarde: en la primera, de D. Esteban Hernández, y en la segunda, de D. Juan Carrero. Actuarán de matadores en las dos corridas los diestros Lagartijillo y Guerrento y el novidrileño, tomara parre, en unión de los diestros Vázquez y Muñagorri, el aplaudido sevillano Serranilo, casi restablecido del percance que sufrió en nuestra Plaza el pasado jueves Los seis toros del ganadero portugués don Luis da Gama, están muy bien presentados y con pitones, y si de bravura andan tan bien como de fachada, la corrida dejará grato recuerdo entre los aficionados de la corte, al menos por lo que al ganado se refi re. En séptimo lugar se lidiará un toro de Veragua, que será banderilleado y muerto á estoque por el diistro Metralla. DON S 1 LVERIO meaiaas encaminadas á conseguir cuanto antes la devolución de los prisioneros. Esta mañana, á las diez, ha zarpado el ca- r ñonero Martin Alomo Pinzón. NOTICIAS Y SUCESOS I a salud ac general Castro. El cónsul de V enezuela en M? c! nc! i os ruega la publicación del siguiente tejegrarna que procede del ministerio de Relaciones Ex tenores de Caracas: Presidente completa convalecencia de in disposición pasajera. Con esto quedan contestadas las preguntas que acerca de la salud del general Cipriano Castro han dirigido muchas personas al Con sulado de Venezuela. en N uestros vinosdatosFrancia. por la DirecSegún tos facilitados ción general de Aduanas sobre la exportación de vinos españoles á Francia, durante los siete primeros meses del corriente sño y períodos correspondientes de ios dos anteriores, laí cantidades importadas son las siguientes: En 1906, 65.36o hectolitros; en 1905, hectolitros, 5) 424. n iyc. 4, 741.537 hectolitros. -Amor mío, el feliz día que vayamos al altar desbarataré la boda- -dijo á sil novia Julián- -si no usan eí Elixir que expende la Casa Gal el padrino, la madrina, el cura y el sacristán I a Gota de leche. Hemos tenido el gusto de Teer el mt? resante informe sobre La Gota de leche de Ma Una huelga en Baviera POR TELÉGRAFO jfc uremberg, 0.5, 4 t. Durante una mani- festación callejera, los obreros huelguistas de las fábric s y talleres de la industria automovilista, han recibido á pedradas y otros proyectiles, á fuerzas de policía que pretendían disolver el grupo. Los policías tuvieron que hacer uso de las armas, originándose una sangri enta reyerta, de la que salieron heridos unos 3o huelguistas y varios agentes. llero Luis Mauro, que matará el último toro. J iyiurcra. El día 8 del próximo Septiembre se celebrará en la Plaza de Toros de esta capital una corrida en la que se lidiarán nueve toros del Saltillo, actuando de espadas los diestros lagartijo, Machaquito y RegaUrtn. ESPAÑOLES SECUESTRADOS POR TELÉGRAFO L a novillada de hoy. que se verificará esta tarEn la novillada de á las cuatro y media en el circo taurino ma- lyyielilla, 25, 7 t. Los kabileños de Bocoya, cuyo territorio se extiende cerca del Peñón, han secuestrado ayer un bote en que iban pescando dos paisanos, Rafael García y Antonio Gálvez. El general Marina ha adoptado enérgicas 4 BIBLIOTECA DE A B C LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS J l al huir; enormes congrios anillados como serpientes se retorcían bañados por la luz en medio de una banda de tintoreras, esos feroces tiburones fosforescentes. El Topo seguía bajando y entrando en las profundidades mas inaccesibles para los seres vivos. Entonces el zoólogo, cuyas aficiones se despertaban ante tan brusco y espléndido panorama, salió de su estupor y empezó á inventariar el interior de su prisión. Advirtió primero que estaban sobre un suelo que se elevaba más de un metro sobre la base del aparato, y cuyo hueco por el pronto no supo definir. Además el interior del Topo, que semejaba al interior de una colmena, constituía una especie de laboratorio en donde encontró todos los instrumentos necesarios. Entre otros, dos microscopios, una caja de reactivos, tubos de ensayo, probetas, cápsulas de porcelana, un aparato fotográfico, etcétera, etc. El aparato submarino, seguía bajando y los organismos vivos eran cada vez mas escasos. El preparador, á quien el tiempo le parecía cada vez más largo, esperaba th vano ui- s frase de su impasible interlocutor. 1 fin, el Topo penetró en una masa densa de mttcosídades espesas que enturbiaban la transparencia del agua. Diríase que una especie de niebla opaca impenetrable hasta para la luz eléctrica misma les rodeaba. Las facciones del maestro se iluminaron de alegría y murmuró. -Ya llegamos. Al mismo tiempo el aparato chocó ligeramente, y ur imbre eléctrico comenzó á repiquetear sonoramente. El doctor cogió el receptor de ebonita de n teléfono, le le puso al oído y aproximándose al transmisor, pio ¿unció en voz a t las siguientes palabras: ¿Estás ahí, Christian? -bí, macstio- -respondió claramente la voz del capitán. rai- ierísrico que no puede engañar el ojo experto de uu médico, habían desaparecido por completo. La epidermis había recobrado su transparencia y su coloración, serpenteando las venas azuladas con toda ciaridad. Los signos ae 1 a gangrena habían desaparecido. ¡Este hombre es un demonio! -murmuró el zoólogo. ¿No lo decía yo? -murmuró el químico. -El patrón se ha -desincrustado Este medicastro es un tonto i el patrón un sabio. ¿Está lista la sonda? -preguntó el doctor. -Sí, maestro. Todo está listo- -respondió el capitán. -Venga. Acto continuo el marinero, que tenía en sus manos la palanca, soltó el freno. La polea giró con rapidez, el hilo se desarrolló y la sonda desapareció entre las aguas