Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 26 OE AGOSTO DH 19- 6. PAG. 4. EDICIÓN 1. alemanes Tos que se queden con el monopolio en Aínca, siempre ha de ser este arriendo, en manos extrañas, un peligro para la Hacienda espsnoía; tanto más, cuanto que los contratistas tendrán que vender á precio barato para cubrir los gastos, pues el tabaco apenas se usa en ei interior de Marruecos, siendo el principal objeto en ese país la exportación. Sépalo ei Gobierno y ¡a ComD. ñía Arrendataria. 6 UU. LER. WO CABEZA tas, maquinistas y repartidores no hace mucho tiempo. LTS repetidas Sociedades quisieron imponerse á un periódico, ei Diario Universal, cuyo director se vio obligado, ante la perturbación anárquica que venían produciendo en todos los servicios, á prohibir la entrada en aquella casa de algunos individuos de las directivas de las c tadas Sociedades, y El Liberal, de cuvo amp. 10 y generoso espíritu en favor de la clase obrera nadie puede dudar, tuvo que romper todo género de relaciones con la directiva de la Sociedad de repartidores, que á fuerza E L GENERAL MARTJTEGlíl quería i rtponer su criterio, á pesar vivaque no de EN SEGOV 1 A pertenecían á ella ni siquiera un 10 por 100 de POR TELÉGRAFO los repartidores de nuestro querido colega. Segovia, 25, 10 n. En el tren correo ha ¡le... No sería del todo inútil en estos casos ingado c! jefe del Estado Mayor central del vestigar hasta qué punto representan tales JunEjército, genera! Marti tegui, que viene con el tas ls voluntad y la opinión de los obreros, cuyo propósito de asistir á las prácticas de la Escue- título ostentan y en cuyo nombre quieren ejerla de tiro de Artillería. cen influencia decisiva y absorbente. Le han recibido el general director de las Escuelas, ei general gobernador militar, las autoridades civiles y jefes y oficiales. Se hospeda en el Ayuntamiento. POR TELÉGRAFO Mañana se celebrará misa de campaña en el p l Ferrol, 25, 6 t. En ocasión de estar Polígono de la Academia, y luego comenzarán prestando servicio de guardia eí capitán los ejercicios de tiro contra los globos del de Infantería de Marina D. Gregorio Gulías, Parque aerostático de Guadalajara. sostuvo acalorada discusión sobre instrucción de una sumaría, con el capiíán de la misma arma, D Andrés Méndez. Se dice que éste abofeteó al Sr. Gulías, y entonces el agredido desenvainó el sable y produjo una herida gravísima en la cabeza al Sr. Méndez, que fue 1 a huelga de Bilbao, cuya solución parecía conducido á su casa en una camilla. estar en buen camino, ha experimentado, El suceso es muy comentado. según noticias que hasta nosotros llegan, un retroceso por la actitud intransigente en que se han colocado las Sociedades obreras de resisten ciac Va ¡o preveíamos a! ocuparnos en este asunto. Se da el caso, constantemente repetido, de F 7 L REVOLVER Informados por sus resque ¡as Sociedades de resistencia, cuyas Juntas DE MAURA fectivos, c 7 P B s a directivas pretenden contratar y discutir con les, todos los diarios os patronos de igual á igual, de potencia á madrileños dijeron ayer que el Sr. Maura hapotencia, representen únicamente á la minoría bía sido víctima de un accidente casual, en áel personal de la mina, fábrica ó talíer, en cuyo Validemosa. sombre actúan, realizando el mayor absurdo Al ilustre jefe del partido conservador se le ientro de sus propias teorías, de que los menos disparó el revólver al intentar subir á su caie impongan á tos más. rruaje el día anterior, según unos periódicos; Mientras la libertad individual siga siendo según otros, paseando en su coche hace tres E) signo del progreso humano, lo que preten- días. áen esas juntas directivas de las Sociedades Discrepando en los detalles, como conviene áe resistencia será sencillamente irrealizable y á ia apreciable variedad de las informaciones si por acaso, en circunstancias de fuerza, los periodísticas, todos ellos coincidieron en el dueños de una fábrica, de un taller ó de una disparo; coincidiendo también en la grata notimina, tuviesen que aceptar sus condiciones, el cia de que el Sr. Maura había resultado ileso. acuerdo sería efímero é ineficaz porque se Nosotros, como todos los buenos ciudadarompería en breve plazo ocasionando un nuevo nos, leímos con verdadera alegría este final... y grave conflicto. ¡Que nada importa discutir de un político, Se comprendería que las Sociedades obreras para desearle vida próspera y libre de toda influyesen con toda su fuerza y su prestigio en cbse de contrariedades y desgracias... No unas elecciones para llevar á sus individuos á creímos los rumores de que ese accidente calas Coi tes ó á los Municipios, para lograr de sual fuese el disfraz de un hecho grave, en virese modo que, así como hay una legis ación tud de los cuales se volvió á recordar el famoso imperadora de los obreros víctimas de los ac- y providencia! chaleco... Pero sí nos sorprencidentes del trabajo, hubiese pronto leyes aná- dió un poquito el saber que D Antonio gasta logas creando pensiones y retiros para ancia- revólver. nos é inútiles; protegiendo y enseñando á los Meditando sobre este descubrimiento, vininiños, creando cajas de anticipos y ahorro que mos á encontrar muy lógico, muy razonable y fos líbrase de la usura... pero, cargar todo el muy oportuno, que e! insigne estadista tuviera peso y toda la fuerza de las Sociedades obre- un compañero de esa especie. El revólver simras para atentar á! a libertad de contratación boliza- -considerado iríamente- -los principios que debe existir entre obreros y patronos, so- mas respetables de un partido conservador. metiéndola á un visto bueno irritante, olvidan- La fuerza, que garantiza y defiende todo lo do que el mismo derecho que el trabajador tie- constituido; el orden, que sabe imponer con ne para abandonar un taller, no se le puede ne- su funcionamiento y casi con su sola presentagar al patrono, y que el obrero hábil pueda ción; e ¡individualismo, puesto que sirve para ganar trabajando á destaja más que e! perezo- Suponer el respeto hacia quien lo maneja; a voso ó el torpe, es pretensión absurda é ineficaz, luütad, por ser de hierro, y hasta la libertad, corao queda dicha. que se ha hecho conservadora, corao ya sabeV un? vez ro? s procede recordar por! a ana- mos por el mismo D, Antonio... logía que tienen estos casos, ai menos en su Simbolizando e! revólver todas esas cosas- ox- ígen, ya que no por la gravedad de sus con- y algunas más que quedan entre líneas- -lógico secuencias, lo ocurrido entre la Prensa madri- es que v. n político como Maura lo lleve en su leña y las Sociedades de resistencia de csiis- cumpdñú; y en tal csso nada tiene de particular que se Je dispare... Bien que en ios rao. mentos más culminantes de la vida, ciertas armas suelen dispararse r o r la culata... Mas... forzoso es borrar todos Io comentarios y terminar todas las meditaciones sobrs aquella noticia. El Sr. Sánchez Guerra ha recibido un terminante telegrama de Palma de Mallorca. No hubo tal accidente, no hubo tai casualidad, no hubo tal disparo. Es más: e! señor Maura no gasta revólver. El Sr. Sánchez Guerra nos merece entero crédito y nos brindamos gustosísimos á propagar su rectificación absoluta... Ni el Sr. Maura usa el arma que se le atribuye, ni ocurrió el suceso, ni hay pueblo que se llame Validemosa, ni existe Palma de Mallorca, ni siquiera hay islas Bateares... Dispuestos estamos á seguir rectificando y á declarar, por lo tanto, que tampoco existe el Sr. Maura y que el propio Sr. Sánchez Guerra es una creación de nuestra acalorada fantasía... -Gil. OFICIAL HERIDO LOS ESTRENOS El pecado original, revista, ó cosa así, estre nada anoche en el Gran Teatro. D Máximo Jiménez tomó en arriendo este tíatro conel siniestro propósito de darnos á conocer- ¡oh, picaro D Máximo! -una obrita que hace tiempo tenía embotellada y que con horror apartaban la vista de ella en to dos los coliseos. Presentarse D Máximo con El pecado original, que esta es la piececita del Sr. Jiménez, y ocurrir una defunción en contaduría, cvt cosa descontada. D. Máximo entonces concibió la idea salvadora de arrendar un teatto para tener el placer de estrenarla á su gusto. Pero en El pecado original ha llevado S pea nitencia nuestro amigo, porque la grita de anoche fue formidable, estupenda, despampanante. Y con razón. No he visto disparate igual. La obra se ha hecho con un solo ensayo- -tai era la fiebre que sentía su autor por gustar del aplauso, -y así salió el estrenito. Ni los cómicos sabían una palabra, ni nadie se entendía, ni vimos otra cosa que un desbarajuste sin precedentes. ¡Viva el bululú! El público pedía que le devolviesen el dinenero, y con justicia, porque lo de anoche fue sencillamente un desahogo de D Máximo, mayor que el de haberse permitido escribir una tontería como El pecado original. Pero pasados los primeros momentos, la gente lo tomó á broma, flameando los pañuelos y pidiendo otro toro. Un comiquito, lanzado por el Sr. Jiménez, anunció, que en vista de que Elpecado origínala no había tenido aceptación, los espectadores podían quedarse á presenciar la representación de Ton ijos. Y como el remedio era peor que la do encia, ante aquella amenaza, ¡a mayor parte del público abandonó el teatro. La verdad, no creíamos que el Sr. Jiménez fuese tan gracioso. FLOR 1 DOK Para el próximo día 3o se anuncia la apertura de! Cómico; en la Zarzuela, el 3i, con la T) olo ¡es, y ei i. de Septiembre inauguración de Apolo, con obras de repertorio. ALREDEDOR DE LA HUELGA POLÍTICA RECREATIVA ¡ARRE, BURRO! I os redactores de España Nueva, nuestros estimados compañeros Carlos Crouselies y Javier Bueno, emprenderán el próximo lunes un viaje á París, no á pie y sin dinero, como ahora es uso, sino en borrico y con al gunas pesetas. Les excursionistas se proponen eclipsar las