Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 24 DE AGOSTO DE I906; PAGPiS. EDICIÓN HUELGA GENERAL EN BILBAO POR TELEFONO Y TELÉGRAFO nformaciones exagerada. Bilbao, 23, l o m La opinión imparcial lamenta y censura algunos exagerados y absurdos informes que acerca de los sucesos de ayer se han comunicado desde aquí á varios periódicos de Madrid y provincias. Es cierto que en las anormales circunstancias que atraviesa la ciudad, y en la imposibilidad de acudir al mismo tiempo á distintos sitios, puede fácilmente incurrirse en exageraciones; pero no llegar al extremo de algunos corresponsales, que hacían aparecer á Bilbao n una situación gravísima é insostenible. Esas exageraciones son altamente perjudiciales en estos críticos momentos, y por lo mismo conviene apresurarse á rectificarlas. -Terán. oacciones. Bilbao, 23, 1 1. En la mina de Alontegui se presentó un numeroso grupo de huelguistas, pretendiendo paralizar los trabajos. Los obreros opusieron resistencia, y entre huelguistas y esquiroh se entabló una pequeña lucha á pedradas, resultando varios contusos por ambas partes. Por fortuna, los miñones acudieron con gran Oportunidad, bastando su presencia para que huyeran los agresores. v Se dice que á consecuencia de las coacciones ejercidas por los huelguistas, se han paralizado los trabajos en los astilleros del Nervión. J Este rumor no ha sido confirmado. I grandes depósitos de dinamita y hay 3.000 huelguistas, cuya actitud nada tiene de tranquilizadora. -jfíenchefa. ÍTapp no a Bilbao. San Sebastián, 23, 4 1. A las seis de la tarde saldrá el capitán general, Sr. Zappino, para Bilbao. Con él va la primera compañía del regimiento de Ingenieros. -Cruz. 1 os heridos. Por una confusión, fácilmente explicable, dije anoche que habían fallecido dos délos obreros que resultaron heridos en las colisiones habidas durante el día entre los huelguistas y las tropas Afortunadamente aquel rumor no se ha comprobado. Los heridos son ocho, de los cuajes tres se encuentran graves; pero todos mejoran. Telegramas fantásticos. Contrasta esto con las noticias alarmantes transmitidas por algunos corresponsales de aquí, que, naturalmente, como no tenían la confirmación oficial, han sido tachadas r la censura. Bastará un ejemplo para dar idea de lo mucho que hoy se ha fantaseado. El corresponsal de un importante diario madrileño presentó á la censura un despacho extenso, en ei cual se relataba con lujo de pormenores una sangrienta colisión ocurrida en Erandio, entre los huelguistas y la Guardia civil, y en la cual habían resultado muertos el teniente de la benemérita, Sr. Parada, y dos guardias. El interventor del Estado manifestó al periodista que no podía dejar circular tal noticia, de la que no había informes oficiales. Afirmó el corresponsal su certeza, y entonces se preguntó por teléfono á Erandio, de donde manifestaron que no ocurría novedad alguna. La persona que hablaba por teléfono era precisamente el teniente Paradé. Ha habido muchos casos como éste. Después de correr, un gi upo de curiosos, entre los que había algunos obreros huelguistas, comentaba en el Arenal los sucesos de ayer. Acérceseles al paso una pareja de la Guardia civil, y los del grupo, alarmados, comenzaron á correr hacia el kiosco de la música, donde estaba de retén otra pareja, que al ver que los del grupo corrían se dirigió á ellos; pero pronto quedó deshecho el error y restablecida la tranquilidad. Luego me contaban á mí, testigo presencia! del caso, aue en el Arenal había habido cargas de caballería, con muchos heridos y gran número de detenciones. Esta relación podía ser interminable, puesto que el caso se ha repetido con mucha frecuencia. T ranquiIidad en Bilbao. Como me decía hoy el diestro Bombita: toda España está intranquila y sélo en Bilbao hay tranquilidad Así es, en efecto, pues las calles y los paseos han estado animadísimos por tarde y noche, y ahora termina el concierto en el Arenal, donde hay numerosísima concurrencia. I o que dice un socialista. He conferenciado hoy con un caracterizado socialista, que me ha manifestado que ¡a huelga actual no puede tener razón alguna. Añadió que sólo debe realizarse una huelga general cuando preceda á una revolución y que para llevarla á cabo hace falta una organización perfecta y unión sin discrepancia de todos los obreros, cosa que no sucede, pues contra la Federación obrera están, pues, de una parte los obreros republicanos y los Círculos de obreros católicos que restan considerables fuerzas á la organización del proletariado bilbaíno. Dijo también que! os demás oficios han acordado la huelga por solidaridad con los mineros. 1 V I ás fuerzas. Hoy ha llegado de San Sebastián una compañía de Ingenieros. También ha venido un nuevo escuadrón del regimiento de caballería de Arlaban. I ncidentes de la huelga. En la mina Carmen han incendiado los huelguistas una chavola ó pequeña caseta de madera donde se guard? ban herramientas, En la mina Ventura han volcado tres vagones de mineral. En la fábrica de San Francisco se presenta un obrero llamado Benigno Eguiluz, pretendiendo que se abandonara el trabajo. Un capataz, llamado Alfonso Guisasoia, le dijor que se fuera. Eguiluz se negó y disputaron hasta que el capataz le dio un golpe en la c? ra y el obrero sacó un puñal para acometerle, pero no consiguió su objeto cor habeiJo ¡mp ¡ío Jos C varias. Se confirma que el Comité del partido socialista ha acordado aconsejar la huelga general, alcanzando á todos los oficios. Hay quien censura la actitud de los patronos, culpándoles de entorpecer la solución de la huelga; pues los obreros, según se dice, desean que termine cuanto antes esta anormal situación Ha visitado lal escuadra el Sr. Alvarado. Ha sido suspendida la corrida de toros de esta tarde. os panaderos. Esta medida de previsión ha producido mal Bilbao, i 3 3 í, Se asegura que esta t noche holgarán los obreros panaderos. t efecto, pues, en general, se la considera aquí Ante el temor de que esa amenaza se cum- innecesaria. -Terán. pla, las autoridades tienen dispuesto número suficiente de soldados que fabricarán el pan en I os tipógrafos de San Sebastián. caso preciso, evitando el conflicto que se plan San Sebastián, 23, 6 í. El gobernador tearía si el público careciese de tan indispensa- civil ha adoptado medidas de precaución para ble alimento. evitar que los tipógrafos se declaren en huelga, como querían, para secundar la actitud de los 1 nterpelación de los socialistas. tipógrafos de Bilbao. Bilbao, ¡3 3 í. Los concejales socialisEllos dicen que lo único que deseaban, era tas se proponen explanar mañana en el Cabildo que los diarios donostiarras no fueran á Biluna ¡nterpelación sobre los disparos de revól- bao con las noticias que comunican los corresver que la Guardia municipal hizo ayer contra ponsales bilbaínos. -C tos obreros en Arteacalle. L T etenciones. Más tropas. Bilbao, 23, 4 f. La policía ha preso á numerosos ácratas, que considérenles responsables de los disturbios de ayer. Han llegado, procedente de Victoria, otros dos escuadrones del regimiento de Arlaban. 1 a situación. Bilbao, 23, 4 í. La noche última y! a mañana de hoy han transcurrido en la ciudad dentro de la más absoluta tranquilidad. La población ofrece su aspecto normal, viénftose las calles y paseos concurridísimos. En casi todas las fábricas y talleres situados dentro de la capital se trabaja como de ordinario, habiendo reanudado la huelga solamente unos 40 obreros moldeadores de los Altos Hornos. Las tropas, la policía y la Guardia civil, ejercen una exquisita vigilancia, disolviendo los grupos tan pronto como se reúnen. En la zona minera sigue la huelsa, pero con carácter pacífico. La Diputación provincial hace activas gestiones Dará buscar una fórmula de avenencia. P i d i e n d o tropas. Bilbao, 23, 4 f. De Arboleda piden Insistentemente las autoridades militares e! inmediato envío de trepas, pues ailí exü ter 1 CGNPERENC 1 AS TELEFÓNICAS. (1.484 PALABRAS) BILBAO, l 3 1 J j p I paro general fracasado. La censura no me dejó comunicar ayer que el Comité de la Federación obrera había acordado la huelga general. El acuerdo no ha sido cumplimentado. Han trabajado hoy todos los oficios, menos los mineros y los tipógrafos. Ha habido algunas coacciones sin importancia. -En los Altos Hornos se presentó un grupo, excitando al paro. Solamente huelgan allí cuarenta moldeadores y diez en la fábrica de Abando. Donde más consiguieron fue en los Astilleros, donde han abandonado el trabajo trescientos obreros; pero este número carece de importancia, pues hay que tener en cuenta que en el Desierto, lugar donde están enclavados los Astilleros, hay otras muchísimas fábricas, como la de Aurrerá, que ocupa centenares de abajadores y donde no se ha holgado. En la otra parte de la ría dejaron de trabajar jlgunos pequeños talleres. Continúa la huelga iniciada ayer entre los mineros, pero reina completa tranquilidad. De ello he podido convencerme en la visita que he hecho esta tarde á- todos los centros mineros y fabriles.