Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C- JUEVES 25 DE AGOSTO DÉ 1006. PAG. 12. EDICIÓN 2. severancia exenta de prejuicios, podrá conseguirse una obra de reforma que ya es urgente acometer. El Presidente viene de mal humor. Esta fue la impresión de cuantos le vimos á la llegada, y esta impresión fue motivada por un incidente, que no pasó inadvertido para nadie. El general pidió al comandante de Marina la escampavía Guipuzcoana para primera hora de la mañana; el comandante debió contestarle que no podía disponer de aquella embarcación por estar á las órdenes de S. M la Reina, y el general replicó en tono vivo, dando pie para que pensásemos todos unánimemente lo que dejo dicho: el Presidente viene de mal humor. Pero, en fin, el asunto quedó arreglado. A la disposición del general estará la lancha de Sanidad. Además, Vega Seoane le ha ofrecido una canoa automóvil. Se conoce que el Presidente tiene prisa por llegar al Giralda. Inútil me parece decir que ese mal humor se ha interpretado también como síntoma de pesimismo ministerial. El general no ha hecho más que cambiar algunas frases de saludo con Canalejas, Mellado y las autoridades en el hotel. El capitán general, Sr. Zappino, le comunicó que se propone salir á las cinco de la mañana para Bilbao. El Presidente y el ministro de Estado estaban conferenciando á las doce menos cuarto. Trae cartera el jefe del Gobierno, pero en ella no viene más que un decreto, y ese es de Hacienda. El Giralda es esperado en las primeras horas de la mañana; pero se cree que Sus Majestades no desembarcarán hasta las ocho ó las nueve. El hecho de venir á desembarcar aquí es objeto de unánime aprobación. El deseo manifestado por la Reina, de que así se hiciese, había podido decidir, pero es que además el Gobierno no ha vacilado ni un instante. Si los sucesos de Bilbao hubieran tenido otro aspecto político, cualquiera que fuese, me decía el ministro de jornada, el Gobierno habría examinado la conveniencia de que el Rey acudiese al teatro de los sucesos, contando, como había de contarse, con la lealtad de un pueblo y con un ejército disciplinado; es más, el Rey hubiera sido el primero en querer acudir al peligro. Pero no se trata de un movimiento sedicioso, republicano, carlista ó bizcaitarra, sino de un conflicto entre obreros y i J AN S E B A S T I Á N La hermosura del DÍA 22, A L A S 2 N t i e m P 1 u e d i s frutamos bendii. 3o PALABRAS ción de Dios hace que ¡a gente haga vida de calle y de playa como ningún año. Esta mañana, muy temprano, saludaba en la terraza del hotel Inglés á don Andrés Mellado, que entre contemplar el mar y hacer pajaritas de papel pasaba el tiempo y se mostraba dispuesto á dejar transcurrir así los días hasta fin de mes. A su lado, Vincenti, el ex alcalde de Madrid, leía la Prensa local y comentaba los telegramas que hablan de! asunto de las vaquerías, que aquí todo el mundo condena enérgicamente. Leopoldo Cortinas, á tquien encontré todo enojado por la interpretación que en Madrid se daba á su intervención, me anunció que mañana mismo sale para- esa con el fin de llegar antes de aprobarse el acta de! a sesión y pedir aclaraciones, porque él, como presidente de la comisión de Policía urbana, no sólo se había opuesto á la apertura de las 53 vaquerías de marras, sino que había pedido que esta medida se extendiese á otras tantas que están en iguales pésimas condiciones que aquéllas. En fin, convidaba de tal modo á salir á la calle el tiempo, que el mismísimo ministro de Esíado, hombre metódico y encerrado casi todo el día en su concha con sus secretarios y sus taquígrafos, hizo su aparición en el Bulevar por primera vez en la temporada. Excuso decir que sobre é! cayó en seguida una nube de diputados y senadores ministeriales de los que aquí veranean, y á quienes cariñasaraente recordaba D. Pío que esta noche, á las once, llegaba el general presidente del Consejo. Entre los concurrentes al Bulevar habla muchos recién llegados: unos de Lourdes, donde acaban de celebrarse las grandes peregrinaciones con el esplendor de siempre, y otros de Bilbao, que han venido huyendo de la quema y pintando can tintas muy sombrías el estado y el aspecto de aquella capital. Vi también al capitán Robles, quien asegura haber ganado el asunto que tanto le interesaba en la famosa causa por estafa del Cantinero. La gente subió esta tarde al monte Ulía provista de gemelos y catalejos, para ver la escuadra francesa fondeada delante de Biarritz; pero ¡su gozo en un pozo! dominaba en el mar una neblina lo suficientemente densa para que no se viera lo que pasaba á pocas millas de distancia. Esta noche en el Casino se han dado cita muchas señoras para embarcar temprano en los barcos del Club Náutico, con objeto de ir (á esperar al Giralda, ó cuando menos de escoltar al bote en que se trasladen S S M M desde el yate al puerto. s TELEFÓNICA hasta de popular, puesto que con ella se tendería á suprimir un impuesto odioso que afecta á los pobres, creando otro que sólo pagarían los ricos viciosos, y se reconocía que para llegar á tan práctica iniciativa se necesita un ministro de ios arrestos del Sr. Navarro Re- verter. Entre la gente política se ha comentado también el telegrama del ministro de Gracia y Justicia anunciando que no tiene intención de consultar con la Corona la Real orden revocando la de Vadillo. Decían á este propósito, que aunque no todas las Reales órdenes se publican en la Gaceta, ésta, por su importancia y por afectar á más de diez mil jueces municipales, estaría ya en las cajas de la imprenta. ÁNGEL MARÍA CASTELL La ley de alcoholes A yer mañana volvió á reunirse la Comisión de alcoholes, que después de amplísimo debate llegó á un acuerdo, aprobando el dictamen de la ponencia, con las modificaciones convenidas en la anterior sesión. Por la tarde reunióse nuevamente para tratar de las modificaciones que se han de llevar á cabo en el Reglamento, y en esto, según parece, hay también ya unidad de criterio. Huelga conjurada t yer tarde se inició una huelga entre los en cargados del reparto de carnes en el Matadero. Motivaba la huelga la resolución del Instituto de Reformas Sociales denegando el descanso dominical, solicitado por aquéllos; pero advertido el alcalde de los propósitos de los repartidores, se presentó en el Matadero y pudo convencerles de que desistieran de llevar á cabo sus propósitos. LA INSURRECCIÓN CUBANA POR TELÉGRAFO patronos, en el cual hay que oír á las dos partes, y como una de las dos creyese ver una inclinación favorable á la otra, podrían agravarse las circunstancias. Por eso, el acuerdo de que vengan aquí los Reyes en vez de ir á Bilbao, no puede parecer sino muy bien á todo el mundo. Personas conocedoras de la política de Bilbao y que hoy han llegado de aquella villa, dan á la huelga un aspecto político que la explica de otro modo que como la explican ¡os huelguistas. Dicen que el partido nacionalista, de Bilbao, proyectaba realizar un acto, en virtud del cual esta agrupación sería presentada al Rey por el presidente de aquella Diputación, Sr. Urquijo, y que elementos enemigos de ese partido han buscado el único medio de impedir la realización de tal pensamiento, haciendo surgir el conflicto que precisa y especialmente había de resolver en primer término A SITUACIÓN Acaba de llegar el pre- dicho Sr. Urquijo, poniéndole en el trance sidente del Consejo de ersiguiendo á los insurgentes. POLÍTICA ministros. En la esta- de tener que aceptar todas las imposiciones de Varis, 22, i t. El Gobierno de Cuba los obreros, ó de renunciar á sus opiniones ha ordenado la detención del general Gómez, ción le esperaban el ministro de Estado, el ca- políticas del momento. pitán general, las autoridades provinciales, miDe otras cosas se ha hablado por aquí, entre que acompaña á la partida de rebeldes que se litares, marítimas y locales, bastantes senadores ellas, de que se atribuye á la comisión encarga- ha lanzado al campo. y diputados y algunos amigos particulares. da de estudiar la supresión del impuesto de Las tropas leales han comenzado la persecul Los Sres. Canalejas, Mellado, Crescente San Consumos, el acuerdo de encomendar á la Jun- ción de los insurrectos. Miguel y Vega Seoane, llegaron á la estación ta de Reformas sociales la redacción de un procon unos minutos de retraso, por creer que yecto de ley reglamentando el juego en Espaa impresión en Washington. el tren ¡legaba á las once. El general acababa ña é imponiendo un tributo cuyos rendimientos Nueva York, 22, 2 En el ministerio de salir para el hotel; pero en el mismo co- habrían de calcularse en 6o millones de pesetas de Negocios Extranjeros se ha recibido un teche que les condujo á la estación fueron dichos anuales, cifra que compensaría la falta de in- legrama oficial de la Habana asegurando que señores al hotel Paais, donde el general se gresos por la supresión de dicho impuesto de la insurrección quedará prontamente sofocada aloja. Consumos. La idea calificábanla de valiente y V presos sus principales promovedores. L J oticias pesimistas. Habana, 22, 8 m. El presidente ha publicado un decreto, elevando á 2.000 el número de guardias rurales, en vista de la peligrosa agitación que se observa y que cada día adquiere mayor incremento. Se sabe que en el combate sostenido por los rurales con los insurrectos, las bajas de aquéllos fueron un teniente y dos guardias muertos y varios heridos. Los rebeldes dejaron sobre el campo dos cadáveres. Una partida de 800 rebeldes avanza sobre Pinar del Río, donde sólo hay 3oo guardas rurales. En la reunión que anoche celebró la Cama ra, acordó ésta hacer constar el disgusto con que ve la actitud en que se han colocado los descontentos. Considérase seguro que muy pronto surgirá la crisis, determinando la caída del Gabinete. P L